Archivos Mensuales: mayo 2014

Barco romano hundido en la Albufereta

¿Sabíais que, a escasos 800 metros de la Playa de la Albufereta y a 12 metros de profundidad, se encuentra un barco romano hundido -´pecio`o ´Guache`- datado del Siglo I? Es uno de los pocos vestigios submarinos encontrados en las aguas de nuestra provincia, aunque los expertos creen que la riqueza ´escondida` en nuestro fondo del mar es enorme. 


El barco fue encontrado por casualidad por unos pescadores en el año 2002, y desde entonces y hasta el año 2005, personal del Centro de Arqueología Subacuática y del COPHIAM extrajeron más de 100 piezas de incalculable valor entre monedas y ánforas de aceite. 



Algunas de ellas pueden verse en el MUSA del Castillo de Santa Bárbara, por lo que os invito a subir y descubrir este maravilloso museo.
¿Os imagináis cuánta historia duerme muy cerquita de nuestras playas a la espera de ser encontrada?

Facebook…..Alicante en la Mochila ha compartido la foto de Sonia Castedo.
ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR
Anuncios

Pantano de Amadorio en Villajoyosa, una historia…


Así empezó todo…:

Villajoyosa encontraba en su huerta una de sus principales fuentes de riquezas y cohesión social alrededor del riego, un aspecto fundamental para comprender la construcción de obras como la del pantano. Pese a esto, la construcción de embalses no permitió alcanzar la intensidad de cultivos deseada, pero se continuó con las cosechas tradicionales con la novedad de incrementarlas, sin olvidar tampoco que el nuevo riego permitió aumentar cultivos exigentes en agua (frutales, alfalfa,moreras y hortalizas).También se introdujo el maíz, procedente de América.

En 1777 se reconocía a Villajoyosa el derecho a levantar la pared de la presa de 15 palmos, junto con la construcción de una casa para el guarda de seguridad. Tras una serie de contratiempos con el término municipal de Relleu, donde se encontraba la principal presa del río Amadorio en sus inicios, se consiguió seguir con las obras del pantano en Villajoyosa sin que Relleu lo pudiera impedir.

La población de Relleu siguió  demostrando su disconformidad respecto a la presencia del pantano, debido a las fiebres tercianas y al plaudismo, que causaban grandes mortalidades en la época entre la gente que habitaba las orillas de aguas estancadas. A primeros de 1790, la reja de hierro que se colocó en el cubo de la presa fue cortada, introduciendo así tierra y piedras con el objetivo de taponarlo y evitar así la salida de las aguas, lo que hizo peligrar las cosechas. Además, la casa del guardia tampoco se libró de la ira del pueblo de Relleu: la chimenea y el pesebre destruidos, junto con la puerta hecha astillas. Villajoyosa decidió solicitar amparo al Consejo de Castilla de 1790, acusando a las autoridades de Relleu.

A este problema se le sumaban las contrariedades en el reparto del agua, con mandadores que no hacían llegar el riego a sus propietarios. Hasta 1834 no se consiguió formalizar el problema. Ese año se redactó el “Reglamento de las Aguas de Villajoyosa”, cuya novedad fue la reorganización de sistema de reparto del agua, comenzándose a regar por días y horas.

A comienzos del siglo veinte, se citó un proyecto para elevar la pared del pantano hasta los 44 metros, incrementando así su capacidad en 4’4 hm cúbicos.

Fue en el año 1947 cuando finalmente se inició la construcción de la presa del Amadorio con la finalidad de aprovechar el caudal irregular del río y asegurar así el abastecimiento de agua a sus alrededores. Este mismo año se aprobó un nuevo reglamento de riego, en el cual se asignaba la propiedad del agua al de la tierra, inaugurándose así una nueva época para la huerta de Villajoyosa, en la que el pantano de Relleu quedó relegado a lo que es hoy: un ejemplo de la admirable técnica que lo levantó, del trabajo humano realizado en condiciones extremas y de la firmeza de un pueblo en la lucha contra la carencia de agua.

La construcción del pantano del Amadorio se inicia en 1947 y termina totalmente en 1960. Aunque desde 1957 ya se embalsaba agua en él. Con el inicio de su construcción llegaron inmigrantes a la población. Para los obreros que vinieron a trabajar se construyeron casas en las proximidades. Como consecuencia del tiempo que duraron las obras, muchos de los trabajadores se afincaron en la población, y cuando terminaron las mismas ocuparon puestos de trabajo tanto en la agricultura como en la actividad turística.

A partir del año 1957 se inicia una transformación importante en la agricultura del municipio. Hasta este año, la agricultura se basaba en el cultivo de almendros, algarrobos, olivos, hortalizas y frutas regados con el agua que provenía del pantano de Relleu. La transformación se produjo debido a la ampliación de hectáreas de regadío, que trajo como consecuencia un cambio en la estructura de los cultivos, produciéndose una regresión del almendro, algarrobo y sobre todo del olivo. Al mismo tiempo se producía un incremento muy importante en el cultivo de los cítricos y también de las hortalizas (pimientos, melones, pero sobre todo tomates).

Sobre el año 1980, todas la hectáreas eran de regadío. Para conseguir esto se instaló una estación elevadora, que subía las aguas del pantano al margen derecho del río Amadorio regando las tierras de esa zona.


…y así es en la actualidad:


El embalse del río Amadorio se localiza entre los términos municipales de Villajoyosa y Orxeta. El agua procede mayoritariamente de los ríos Amadorio y Sella y también de los aportes de los barrancos adyacentes (Monferri, Regall y Garrigós) y son destinadas al riego y al abastecimiento, a través del Consorcio de la Marina Baja, de las ciudades de Benidorm y Villajoyosa. Está gestionado por la Confederación Hidrográfica del Júcar y es el embalse más próximo al mar de toda España. Su superfície es de unas 100 hectáreas y su capacidad máxima de 16 hectómetros cúbicos.


 Se trata de un entorno en el que confluyen una serie de características ambientales y geomorfológicas singulares que lo hacen idóneo para desarrollar itinerarios interpretativos desde el punto de vista geológico, ambiental y de patrimonio histórico.

Se llevó a cabo un proyecto de restauración medioambiental consistente en una revegetación y regeneración del área degradada, así como el acondicionamiento del área recreativa y la construcción de un área de recepción y un carril bici. Tras estas actuaciones el Ayuntamiento de Villajoyosa se hace cargo del mantenimiento de las instalaciones turístico-recreativas.

En la actualidad, en el embalse no está permitido el baño ni la navegación de embarcaciones con motor de explosión, así como aproximarse a menos de 250 metros de la presa. Sí está permitida la pesca.

Pablo Giménez Font (2003). El pantano de Relleu y el riego de la huerta de Villajoyosa (1653-1879). Departamento de Análisis Geográfico Regional. Universidad de Alicante.

Enrique Claver Cortes (1982). El desarrollo económico de Villajoyosa. Ayuntamiento de Villajoyosa. 

http://lavilanaturaleza.blogspot.com.es/2013/10/pantano-de-villajoyosa-un-poco-de.html

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

El Remolcador Canalejas.

Remolcador CANALEJAS en el puerto de Alicante. Foto del libro HISTORIA GRAFICA DEL PUERTO DE ALICANTE

El pequeño remolcador a vapor CANALEJAS (después remotorizado) paso a la matricula de Alicante en el año 1893, aunque había sido construido en Inglaterra en el año 1883. No he podido averiguar su nombre en origen ni el astillero que lo construyo.

El buque pudo haber acabado su vida en el año 1938, al hundirse como consecuencia de las bombas lanzadas por aviones fascistas italianos durante la guerra civil. Posteriormente fue reflotado, y, segun e-mail recibido del Sr. Manuel Mohedano Torres, aparecia todavia en la LISTA OFICIAL DE BUQUES del año 1959. No sabemos cuando se desguazo definitivamente.

Este remolcador debió ser rebautizado de esta manera, en los años 1912 o 1913, al consumarse el asesinato del Sr. Canalejas. Supongo que se le cambiaria el nombre en honor del político ferrolano. ¿Como se llamaba antes?, ¿Es posible que fuese el vapor JIMENEZ?. Espero la colaboración de los estimados lectores para poder aclarar esta incógnita.

Según la LISTA OFICIAL DE BUQUES, año 1935, sus características técnicas eran las siguientes: …”Señal distintiva, EEFI; armador, Junta de Obras del Puerto de Alicante; construido en Inglaterra en 1883; casco de hierro; eslora entre perpendiculares, 20,05; manga, 4,40; puntal, 2,20; calado máximo, 1,90; registro bruto, 38,63 toneladas; registro neto, 11,76; carga máxima, 34 toneladas; desplazamiento, 100 toneladas; numero de motores, 2: caballos nominales, 77,50; potencia, 155 ihp; velocidad, 7 nudos”…
Es decir, un pequeño cascarón de nuez que, normalmente, no debería aparecer en los medios de comunicación. Afortunadamente, y debido a alguna actuación destacada, podemos reconstruir parte de su vida haciendo uso de las hemerotecas de diversos diarios. El pequeño buque fue utilizado por la Junta de Obras del Puerto de Alicante, muy a menudo, como buque de visitas a las obras del puerto.

La primera anotación que encontramos, es en el diario LA VANGUARDIA, edición de 12 de noviembre de 1913, en que leemos: …”Esta tarde la Junta de Obras del Puerto ha invitado al nuevo gobernador á una excursión á bordo del remolcador CANALEJAS, del servicio de la Junta, para que apreciara los trabajos. Han concurrido, además, el diputado señor Francos Rodríguez, las autoridades y varias personalidades”…
En el diario EL IMPARCIAL, edición de 14 de enero de 1914 leemos: …”El Nuncio en Alicante. Alicante, 13, 910 de la noche. A bordo del remolcador CANALEJAS visitaron esta mañana las obras del puerto el Nuncio de Su Santidad y el obispo de Orihuela.

Las dos autoridades religiosas marcharon por la tarde a Orihuela, siendo despedidas en la estación por los gobernadores civil y militar, el alcalde, el presidente de la audiencia, varias Comisiones oficiales y numeroso publico”…

El vaporcito tuvo un gran contratiempo, del que sobrevivió, en el año 1915, según leemos en el diario LA EPOCA, edición de 23 de enero de 1915: …”Naufragio de un remolcador en Alicante.- Alicante 22.- Hoy ha naufragado el remolcador CANALEJAS, propiedad de la Junta de Obras del Puerto, por habérsele roto las amarras. Por fortuna no había ningún tripulante a bordo”…

Fue personaje destacado en la varada del vapor SIENA, en Tabarca, según vemos en un apunte del diario LA EPOCA, edición de 2 de enero de 1916: …”Vapor Italiano Embarrancado. El SIENA encalla en la isla de Tabarca. Trabajos de Salvamento. Alicante 1º- En el bajo denominado Asparralense ó Llora, en la isla Tabarca, ha embarrancado el vapor italiano SIENA, de matrícula genovesa, que transportaba café y cacao.

Tan pronto como el comandante de Marina de este puerto recibió la noticia del accidente se puso al habla con el capitán del vapor italiano, y le ofreció el auxilio del vapor BALEAR, el único entre los que se hallaban en el puerto que tenía los fuegos encendidos.

Contestó el SIENA que únicamente necesitaba un remolcador y un buzo.

Como la isla Tabarca se encuentra próxima á este puerto, hiciéronse á la mar numerosas embarcaciones, cuyos pasajeros deseaban ver el buque. Un tiempo espléndido ha favorecido la excursión.
A bordo del BALEAR se dirigió al lugar del siniestro el comandante de Marina, y fue amablemente acogido por el capitán del SIENA.

Por la tarde acudieron al lugar del accidente el remolcador CANALEJAS, con el material necesario y varias barcazas.
Los pasajeros del SIENA, que son 23, han desembarcado en la isla. El vapor desplaza 2.820 toneladas”…
La noticia la complementamos según un apunte que aparece en la pagina web ALICANTEVIVO.ORG, y en referencia al vapor de La Veloce, SIENA, embarrancado en el peligroso bajo de La Llosa, se hace eco de un articulo de Don Enrique Cerdán Tato, “publicado en su archiconocida “GATERA” el día 15 de Febrero de 1994” en donde se hace referencia al remolcador CANALEJAS.
Leamos un extracto del apunte: …”Ese mismo día, a bordo del pesquero NEPTUNO se trasladaron al barco varado, un redactor de la citada publicación, el consignatario de la naviera La Veloce, en Cartagena, don Vicente Serra Andreu, y el perito naval Ferdinand Julias. El NEPTUNO se cruzó, a pocas millas de nuestro puerto, con el remolcador CANALEJAS que transportaba a Alicante a los veintidós pasajeros del SIENA, con sus equipajes”…

Otro auxilio prestado a un buque indeterminado es trascrito en la edición del diario ABC, edición de 20 de junio de 1917, donde se hacia el siguiente apunte: …”Vapor Embarrancado. Alicante 19, 8 noche.- En las proximidades de la isla Tabarca, en el sitio llamado La Llosa, a embarrancado un buque americano de gran tonelaje. Salio a prestarle auxilio el remolcador CANALEJAS”…

En el mismo diario ABC, edición de 3 de enero de 1932, se leía: …”El Viaje del Sr. Albornoz. Alicante, 2. 9 noche. El ministro de justicia vino desde Orihuela y almorzó con las autoridades.
Invitado por el Ingeniero Sr. Sánchez-Guerra embarco en el remolcador CANALEJAS y visito las obras de ampliación del puerto”…

Interviene de nuevo en funciones de salvamento en el año 1926, según leemos en el diario LA VANGUARDIA, edición de 24 de marzo de 1926: …”Anoche a primera hora entró en nuestro puerto el vapor «TINTORE», que por habérsele roto la hélice permaneció frente a Benidorm desde la madrugada última, siendo luego remolcado por el «CANALEJAS»”…

Otro episodio destacado lo narra el diario LA VOZ, edición de 10 de noviembre de 1928, que cita: …”En el Puerto de Alicante. Alicante 9 (12 n),- Frente al edificio de la Aduana se incendió una enorme pila de balas de yute, procedente de Calcuta.

Rápidamente fué extinguido por los aparatos extintores de la Junta de Obras del Puerto y las bombas del remolcador “CANALEJAS“.

Las pérdidas se calculan en pesetas 50.000. (Febus.)”…

Y, de nuevo, es utilizado por la Junta de Obras en una visita destacada. Asi lo cita el diario EL HERALDO DE MADRID, en su edición de 7 de mayo de 1934: …”Visita del Ministro de Obras Publicas a Alicante.
Expone el Sr. Muguruza al ministro y diputados con todo detalle lo que han de ser aquellos lugares, convirtiéndolo en una nueva Costa Azul, cifrándose las obras en setenta millones de pesetas.

El alcalde, Sr. Carbonell, pronuncia unas breves palabras demostrativas de su amor a Alicante, en las que recaba el apoyo del Estado y de todos los españoles para la realización de está gran obra.

Después de almorzar en el restaurante Diana, frente al mar, embarcamos en el remolcador «CANALEJAS».

Gratísima travesía de tres horas adentrándonos en el Mediterráneo, quieto en el día de hoy como una taza de agua, y durante la cual recorremos el nuevo dique y la zona designada para emplazar el puerto pesquero. Al desembarcar somos invitados a visitar el Club Náutico y a recorrer la población, siempre acompañados del alcalde, que no ha dejado de ocuparse de los periodistas ni un solo momento”…

FUENTE…. http://vidamaritima.com/
11 agosto, 2012Marina MercanteServicios

 ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
©RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Historia Del Agua De Alicante.

El abastecimiento de agua a la Ciudad de Alicante, cumple más de cien años.
El 16 de octubre de 1.898, a las tres y media de la tarde, el agua manó con fuerza del surtidor preparado al efecto, inaugurándose oficialmente la llegada de las aguas de Sax a la Plaza de Gabriel Miró
La Corporación Municipal, encabezada por el Alcalde de la Ciudad, D. José Gadea Pro, Autoridades Civiles y Eclesiásticas, fueron testigos de honor del evento. No faltaron las verbenas, repique de campanas, una corrida de toros y banquete servido en el Palacio Municipal.

¿DE DÓNDE VIENE EL AGUA DE ALICANTE?

La garantía del suministro de caudales y el nivel de rendimiento de dicho suministro han experimentado sensibles mejoras en las dos últimas décadas. La incorporación de las aguas del Trasvase Tajo-Segura, la renovación del sistema de distribución que ha supuesto la reducción notable de pérdidas y fugas, y la gestión automatizada de las infraestructuras han sido decisivas para ello.
En lo que concierne exclusivamente al Canal del Cid y los pozos del Vinalopó las mejoras en la traída de aguas y en la captaciones se vienen realizando desde los años setenta, con el objetivo de mejorar el servicio, ahorrar agua por fugas en la red, y conseguir acuíferos con mejor calidad de agua y mayores recursos y reservas.
No obstante, estas actuaciones e infraestructuras ya cuentan con veinticinco años de funcionamiento, tiempo suficiente para que se encuentren deteriorados y envejecidos, ya que además los pozos se encuentran próximos a un sector de actividad minera que repercute negativamente por las intensas vibraciones que producen y que obliga a un mayor control de los mismos.
La necesidad de mantener una constante renovación de equipos e infraestructuras, decide un plan de sustitución casi concluido de todos los sondeos de captación de agua, en los dos acuíferos que se explotan. Con la renovación de las captaciones, se pretenden extraer los mismos recursos hídricos que hasta ahora, pero con una sensible mejora en las características constructivas y en la estabilidad de las perforaciones. Con ello, mejorará de modo considerable, la fiabilidad y seguridad de las extracciones de agua, y por ende, las garantías de abastecimiento.
Otra actuación primordial para el abastecimiento, consiste en asegurar en las mejores condiciones, el transporte del agua desde su origen hasta el usuario. En el año 1996, se inició un Plan de mejora y sustitución de las canalizaciones generales de transporte. En concreto, se quiere sustituir las conducciones de mampostería, como es el Canal del Cid, por tuberías de poliéster reforzado con fibra de vidrio. Las excelentes características técnicas de este material, permiten garantizar de modo eficaz, factores tan fundamentales como son entre otros: estanqueidad de la tubería y su incidencia en rendimientos en el transporte, contaminación, pérdidas de calidad físico-química y bacteriológica del agua; respuestas más fiables frente a imponderables riesgos climáticos y geológicos. Esta obra coincide con la necesidad de incrementar los potenciales recursos para garantizar un suministro en continuo nivel de crecimiento, y ello a tenor de la demanda generada por las poblaciones a las que abastece Aguas Municipalizadas de Alicante.
El Trasvase Júcar-Vinalopó recogido en el Plan Hidrológico de Cuenca de la Confederación Hidrográfica del Júcar, contempla la llegada de 100 Hm3 anuales para riego y abastecimiento. De este modo, Aguas de Alicante contaría con una tercera fuente de suministro de caudales que se sumaría a las actuales de los sondeos del Alto Vinalopó y de la Mancomunidad de Canales del Taibilla, y sin contar con la reincorporación que se produce de las aguas residuales una vez tratadas. La ampliación de la capacidad de transporte del histórico Canal del Cid, con casi 70 km. de longitud, hasta 2.000 l./s. que es lo que permite circular el diámetro seleccionado para el mismo, supone incrementar de modo considerable los caudales actualmente transportados, anticipándose y dando cabida a los recursos que en un futuro llegarán procedentes del Trasvase Júcar-Vinalopó.

Estas nuevas incorporaciones de recursos y sobre todo la política de gestión y ahorro emprendida hace más de 20 años, serán las que posibiliten mantener las pautas de calidad del servicio de aguas, en una ciudad en continuo crecimiento y con una media del mismo superior a la nacional. En ciernes se encuentran actuaciones urbanísticas de gran magnitud que requieren estar preparados, así pues la consolidación de los planes parciales de Benisaudet, Garbinet Norte y PAU 2, el PERI de Rabassa, la expansión de Benalúa Sur, el desarrollo del PAU 4, y del PAU 1, o de la zona terciaria de servicios en torno a la OAMI y las zonas de Ocio del Puerto, o la posible transformación de la Estación de RENFE y su propio entorno, nos aventuran un proceso de crecimiento vertiginoso que requiere de una planificación y proyección realista del futuro y de los recursos necesarios frente a esta predecible demanda.

EL TRASVASE Y SUS PROBLEMAS

La realización de grandes trasvases entre cuencas lleva necesariamente aparejado la construcción de grandes embalses en las cuencas donantes, para obtener una máxima regulación, así como en las cuencas receptoras.
La incidencia medioambiental de un gran embalse va a depender en gran medida de la ubicación del mismo, sin embargo, podemos considerarlos con carácter general, como una de las infraestructuras más impactantes que se pueden construir.
Todo lo que queda dentro del vaso del embalse desaparece para siempre. De esta manera, los más de mil grandes embalses que existen en España, han supuesto la desaparición de otros tantos valles, incluyendo bosques, campos de cultivo, pueblos, restos arqueológicos, etc. De hecho, se estima que los embalses construidos en España desde 1940 hasta la fecha han supuesto la desaparición de alrededor de 500 pueblos.
Esto supone una alteración importante en el régimen de caudales del río aguas abajo, no sólo por la reducción del mismo que siempre se produce, sino también por las modificaciones bruscas de caudal que tienen lugar, como consecuencia del régimen de explotación del embalse, lo cual va a afectar de manera negativa a la fauna piscícola y a la vegetación de ribera.
Las fuertes oscilaciones de nivel que habitualmente tienen lugar en los grandes embalses, impiden el desarrollo de una vegetación de ribera en las orillas. Asimismo, en las aguas del embalse tan sólo suelen habitar algunas pocas especies de peces, muchas menos de las que pueblan un río sin regular. Todo ello, hace de nuestros embalses especialmente pobres en lo que a biodiversidad se refiere.
Finalmente, la construcción de grandes embalses lleva aparejada la creación de grandes canteras de donde obtener el material para la construcción del dique, así como de enormes escombreras, elementos que habitualmente suelen producir un gran impacto sobre el medio ambiente.

Evolución del consumo de agua en Alicante en los años .

La ciudad de Alicante y su comarca ha reducido el consumo de agua en un 20 por ciento en los últimos tres años, según explicó este lunes el director general de Aguas de Alicante, José Antonio Guijarro. Además aseguró que el suministro está garantizado, tanto por la oferta del recurso como por la “absoluta responsabilidad” ciudadana de toda el área metropolitana en el “consumo eficiente”, como por las inversiones en la red para reducir pérdidas y optimizar los recursos hídricos.
No han hecho falta demasiadas campañas para que los alicantinos demuestren que están concienciados del problema de la escasez del agua predicando con el consumo responsable. Las cifras de litros consumidos por habitante y día han descendido en los tres últimos años en todas las poblaciones principales de la provincia de las que se dispone de datos recientes y ya están incluso por debajo de la media nacional a pesar de que la población flotante –turistas, inmigrantes no censados o ilegales y personas que tienen aquí una segunda residencia– que soportan estos municipios sigue incrementándose y se mantiene entre las más altas del país.

LAS DESALADORAS.

-Los investigadores llevan años intentando minimizar el problema del alto consumo de energía de las desaladoras. De hecho, existe ya una tecnología para crear energía basándose en la propia salmuera: un dispositivo llamado PE (Intercambiador de Presión, Pressure Exchanger en inglés) transfiere energía directamente de la salmuera al flujo de alimentación sin los problemas de rendimiento de los ejes giratorios de alta velocidad de las fábricas actuales. Si se siguiera este sistema, la reducción de los costes energéticos y económicos podría suponer que por primera vez sería posible producir agua potable a partir de agua de mar con un coste inferior por metro cúbico que el obtenido por otras vías (pantanos, canales, trasvases).

¿QUÉ ES LA DESALACIÓN?

La desalación es un proceso de separación de sales de una disolución acuosa, pero que puede ampliarse al proceso de separación del agua de las sales, ya que existen tecnologías que realizan este proceso y el fin último a perseguir es la separación de ambos componentes para uso humano del agua dulce producto.
Los recursos hídricos susceptibles de desalación pueden tener básicamente dos orígenes: agua de mar o agua subterránea salinizada; estas últimas pueden proceder de acuíferos costeros en contacto directo con el mar y de acuíferos aislados del mismo.
La desalación representa una solución parcial a la falta de agua ya que las plantas desaladoras o desalobradoras  no dejan de ser más que fábricas de agua, cuando otras soluciones no sean ya posibles ya que los caudales que aportan sirven exclusivamente para abastecimiento humano. 
Durante el proceso de desalación se producen volúmenes importantes de agua de rechazo de elevada salinidad (43-90 ups) y con abundante contenido en productos aditivos empleados en la desalación. En las desaladoras próximas al litoral, el agua de rechazo se vierte principalmente al medio marino, donde debido a su mayor densidad forma una capa hiperhalina que se dispersa sobre el fondo, pudiendo afectar a los organismos allí presentes.

LAS DESALADORAS EN ALICANTE.

En la Comunidad Valenciana la mayor inversión en desaladoras prevista en el Programa se concentrará en la provincia de Alicante, donde prevé implantar 8 desaladoras, algunas nuevas y otras ampliadas.
-Desaladora de agua marina del canal de Alicante.
-Aqualia.
FUENTE..http://www.figueraspacheco.com/EPlaS/sost_ma/Aigua/AGUA_DE_ALICANTE.html

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Historia de la alfarería de Agost.

La alfarería de Agost ha sido y continúa siendo una actividad de gran relevancia para nuestro municipio, característica que rebasa el ámbito local por el hecho de constituir el único centro alfarero de toda la Comunidad Valenciana que mantiene esta tradición, y ser uno de los pocos a nivel estatal e internacional que conservan sus métodos artesanales de producción.

Ermita Santa Justa y Rufina

Las distintas fuentes documentales con referencias a la existencia de la alfarería en Agost, se remontan al siglo XVIII, aunque con toda probabilidad este oficio ya se realizaba en épocas anteriores. Testigo de aquellos tiempos, encontramos la ermita de Santa Justa y Rufina, fundada en 1821, y dedicada a las patronas de los alfareros.
Los primeros talleres, que estaban dentro de las viviendas, se ubican en el carrer les Cantereries, con una situación estratégica cercana a la fuente, de donde se abastecían de una de las materias primas, el agua.
Más tarde, a finales del siglo XIX el auge de la alfarería propició la construcción de las primeras alfarerías de tipo vivienda-taller. Esta expansión configuró el entramado urbanístico de la zona (Calle Ventós, Arc, Consell del País Valencià, Teuleria, etc.) aproximando algunas de estas alfarerías a las canteras de arcilla.Como muestra de esta circunstancia tenemos el edificio donde se ubica el actual Museo de Alfarería, una fábrica que data de esta época.

Con el cántaro a la fuente
De entre la gran variedad de piezas y modelos que se producen en nuestras alfarerías destaca nuestro producto más conocido y característico: el botijo blanco, muy apreciado por el buen sabor y frescura que proporciona al agua que contiene. Pero no es el único: más de cuarenta modelos se producen aquí. Con el fin de divulgar y mantener esa extensa variedad de productos, el Museo de Alfarería edita una colección rescatando cada año una pieza diferente de la alfarería tradicional de Agost, la “Pieza del Año”. A ella se dedican distintas actividades como exposiciones, charlas, visitas guiadas, materiales documentales, etc… La Pieza del Año puede ser adquirida en el propio museo.

En 2012, Agost cuenta con once alfarerías en activo, algunas de las cuales fabrican su propio barro y continúan cociendo en horno de leña o moruno.

En este enlace podéis consultar y descargar el catálogo de cantereria tradicional: Catálogo cantereria tradicional

Aquí tenéis un video sobre la historia alfarera de Agost:

Información facilitada por el Museo de Alfarería de Agost (www.museoagost.com).

Museo Alfarería Agost
ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Mucho más que un sanatorio republicano

El edificio protegido junto al hospital cuya rehabilitación le exige el Ayuntamiento de Dénia a Marina Salud existía ya antes de la Guerra Civil como sede de un innovador centro naturista de las provincias de Valencia y Alicante

A sólo unos metros de la puerta de Urgencias el hospital comarcal, y amenazado de ruina, se levanta un pequeño edificio. Un inmueble sin grandes alardes arquitectónicos que, según recuerdan los vecinos de La Xara, fue un sanatorio del bando republicano durante la Guerra Civil. Pero es a partir de 2006, cuando se puso en marcha el plan urbanístico para la construcción del hospital en esta partida de Beniadlà, cuando el llamado sanatorio republicano de Beniadlà comenzó a librar la más dura de sus batallas: la de la supervivencia.
El antiguo sanatorio republicano junto al actual hospital de Dénia.
Pese a que el plan urbanístico advertía de la necesidad de conservar el inmueble, protegido por el catálogo municipal de bienes a preservar, la UTE Marina Salud, concesionaria de la sanidad en la comarca y encargada de la construcción del hospital, nunca se tomó en serio esa advertencia. De hecho, no hizo nada al respecto. El hospital abrió sus puertas en 2009 y cinco años después ahí sigue el viejo sanatorio luchando por mantenerse en pie.
La semana pasada, el pleno del Ayuntamiento de Dénia aprobó instar a Marina Salud a cumplir con lo previsto en el plan urbanístico y rehabilitar el inmueble. Un edificio que, dado el papel que ejerció en el pasado, podría encajar perfectamente integrado en el proyecto sanitario.
Ahora bien, el viejo sanatorio republicano de Beniadlà es mucho más que un hospital de la Guerra Civil para el socorro de heridos del bando republicano. Aunque así permanezca en la memoria colectiva de los más mayores del lugar, en realidad el edificio existía ya bastante antes de la contienda que arrancó en 1936. Y tiene una historia anterior igual o más apasionante incluso.
De hecho, no existe constancia documental de que efectivamente el edificio jugara el papel de sanatorio en la Guerra Civil, aunque es muy probable que la memoria colectiva no erre en este caso. De hecho, en aquellos tres años de contienda, un buen número de inmuebles de la partida de Beniadlà fueron reconvertidos para servir a diferentes fines del bando republicano.
Lo que sí que está documentado es que, antes, era ya un sanatorio. Un centro, eso sí, bastante peculiar y muy innovador para la época. Allí tenía su sede el Sanatorio-Escuela Naturista de Dénia, que durante las primeras décadas del siglo XX editaba una publicación: “Helios. Revista vegetariano-naturista”.
El centro editaba en las primeras décadas del siglo XX la revista Helios, que difundía la actividad de las sociedades vegetariano-naturistas de Valencia y Alicante
Así está acreditado en el Arxiu Municipal de Dénia, que guarda una copia de un ejemplar del número 118 de la revista, del año 1926. Fundada y dirigida por Juan García Giner, la publicación tenía al sanatorio de Beniadlà como sede de dirección y administración, aunque se imprimía en Valencia, en los talleres tipográficos “La Gutemberg”.

La portada de la publicación es toda una carta de presentación en toda regla en la que el centro se da a conocer como el “órgano de las sociedades vegetariano-naturistas de Valencia y Alicante, del sanatorio-escuela naturista de Dénia, del Grupo Krisol, de León, y de la Confederación Nacional Naturista Española”.

En uno de los artículos que incorpora la publicación se comunica la dimisión de sus cargos del director del sanatorio, Enrique Jaramillo, y del de la revista, Juan García Giner tras el “leal ejercicio que estos señores prestaron al sanatorio”, del que fue “prueba patentísima la despedida que dieron los enfermos a estos fieles funcionarios al abandonar aquella casa donde tan cariñosamente prestaron sus servicios”.

Otro de los textos relata una excursión realizada por los huéspedes del sanatorio al Montgó. “Entre los montaraces excursionistas descollaron por su incansable voluntad el esforzado Sr. Gutiérrez, las simpáticas y encantadoras Irenita Sánchez y Paquita Taberner, Sres. C. Barrio, J. Sancho, Ruiz Sánchez y los camaradas Rafael Moruno y Julián Díaz, nuestro experto guía Tío Pepe y el humilde cronista”, afirmaba el artículo.

BENIADLÀ, EN LA RETAGUARDIA REPUBLICANA DE LA GUERRA

No resultaría nada extraño que, efectivamente, el viejo sanatorio que a duras penas pervive junto al actual hospital sirviera, durante la Guerra Civil, para auxiliar a los heridos del bando republicano. La partida de Beniadlà, no en vano, jugó un importante papel en la retaguardia republicana durante la contienda.
Numerosas casas de la burguesía allí ubicadas fueron incautadas en la guerra para atender a heridos y desamparados, o para otros fines útiles al bando republicano.

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

De cuando el “Canarias” bombardeaba el puerto de Dénia y las fábricas de juguetes hacían la guerra

           Apostado más allá de la bocana del puerto de Dénia, a sangre y fuego, el crucero franquista Canarias  lanzaba obuses a las antiguas fábricas de juguetes reconvertidas en fábricas de municiones. Mientras, la ciudad se defendía con baterías de defensa apostadas en Les Marines y en Les Rotes. Si era la aviación italiana la que bombardeaba, los niños corrían a refugiarse bajo el túnel del castillo. Los sindicatos gobernaban el Ayuntamiento, numerosos refugiados procedentes de la primera línea del frente republicano llegaban para buscar cama y lumbre, en el campo, la gente pintaba sus casetas de marrón para hacerlas invisibles a las bombas y, cuando acabó todo, los almacenes de la pansa  se reconvirtieron en cárceles. Dénia en guerra. La Guerra Civil.
Todavía está viva esa memoria. Todavía queda gente que vivió en aquella ciudad de retaguardia, siempre en vilo, con olor a miedo. Y algo más. Aunque no demasiados, todavía quedan rastros arquitectónicos y urbanos de aquellos tiempos. Para recuperarlos, la asociación “Vent de Progés” ha programado para este sábado a las diez de la mañana una ruta que sigue las huellas de la guerra por las entrañas de la población a través de diferentes escenarios. Lo hace consciente de que de vez en cuando es necesario volver a restaurar los recuerdos de aquellos años (1936-39), tal y como ocurre de forma más frecuente con otras época históricas de esta ciudad milenaria.

800px-Canarias_C211. Una canción sobre un barco que nunca fue hundido.La ruta correrá a cargo del arqueólogo Josep Ahuir y comenzará en la antigua lonja. No será por casualidad: por su importancia comercial, el puerto de Dénia fue uno de los objetivos militares de los enemigos de la II República y con él se cebó el Canarias (en la fotografía), al servicio de la marina de Franco. En agosto de 1937, este crucero protagonizó un sangriento bombardeo con tremendos efectos sobre la población civil. Era tal su capacidad de destrucción, que cuando su buque gemelo, el Baleares, fue hundido por un torpedero republicano en el cabo de Palos, se cantaba por las calles de Dénia aquello de que el Baleares ya está en el fondo del mar y pronto el Canarias irá a hacerle compañía, según relata el historiador Vicent Balaguer. Aquellos deseos desesperados, por cierto, no se cumplieron: el Canarias sobrevivió a la guerra.
Tal y como relata Ahuir, el puerto de Dénia, vital para el transporte de mercancías, aún fue objeto de más capítulos bélicos: en junio de 1938 fue hundido en sus aguas el mercante francés Brisbane. Hubo cinco muertos.

morand buena2. Las fábricas de juguetes que hacían la guerra. El itinerario transcurrirá después por las calles Fontanella, Sandunga y Pintor Victoria, donde se asentaban algunas de las fábricas de municiones que eran blanco de los bombardeos desde el mar. La más famosa, en esa última calle, fue la de Sahuqillo. Antes de que se estallara la guerra, aquellas factorías se dedicaban a los juguetes y tras el 18 de julio de 1936 fueron incautadas por el gobierno de la II República para dedicarlas a la industria de la guerra. Sus antiguos propietarios, en general vinculados a las derechas, volvieron a tomar posesión de las fábricas después de la derrota del régimen republicano.

3. Las prisiones y el paredón. En el centro de la ciudad, hubo dos edificios que sirvieron de prisión. Por orden, la ruta del sábado llegará primero a la que se emplazó en el actual colegio Maristas y después al almacén de Morand de la calle La Mar (en la imagen), ocupada ahora por diversos comercios y pubs y que fue cárcel desde marzo de 1939 ,una vez que las tropas fascistas entraron en la ciudad. Allí fueron encerrados numerosos seguidores de la República. Cuenta la leyenda urbana que los familiares de los presos se apostaban en el edificio ubicado enfrente: el día que no los distinguían, temían que hubieran sido fusilados o trasladados a Alicante a la espera de juicios sumarísimos.
tunel 2El acto más emblemático de la represión franquista acaeció en noviembre de 1939, cuando en la tapia del cementerio de Dénia fueron fusiladas 51 personas, entre ellas un antiguo alcalde de la ciudad, el socialista Salvador Beltrán. Por su lejanía, el camposanto no formará parte de la ruta, aunque sí constituye otro de los elementos de lo que “Vent de Progrés” llama “escenarios de la memoria de la Guerra Civil”.

4. Los refugios: que viene la pava. Como ciudad de retaguardia, Dénia fue sometida a duros bombardeos no sólo desde el mar sino también por parte de la aviación italiana que cruzaba los cielos procedente de las Baleares. Así, pues, era necesario buscar protección. Hubo refugios públicos y privados. Ahuir rememora por ejemplo los sótanos ubicados en la calle Marqués de Campo. En la fábrica Sahuquillo se emplazó otro, con una conocida forma de pirámide. Evidentemente, con el desarrollo urbanístico posterior de la ciudad todos los refugios han desaparecido a excepción de uno, excavado en 1937 bajo la dura roca del Castillo y que en la actualidad constituye el túnel que une el centro urbano con la parte norte de la ciudad, siguiente parada de la ruta del próximo sábado.
Hasta el túnel corría la población cuando llegaba la pava, el sobrenombre con el que se conocía a los aviones de Mussolini al servicio del fascismo español. Balaguer cuenta que fue en aquel subterráneo donde conoció a algunos de los niños de la guerra, como se llamaba a los refugiados que habían sido evacuados de primera línea del frente.
Muchos ciudadanos, en cambio, optaban por escapar del centro de Dénia, muy peligroso a partir de 1937, y vivir en las casetas de Les Rotes, el Camp Roig o Les Marines. Aunque se trataba de una zona más tranquila, sus propietarios no querían correr riesgos: de ahí que pintaran de color marrón esas pequeñas casas de campo para camuflarlas de los aviones.
placa tunelBalaguer también rememora que el último bombardeo sobre Dénia tuvo lugar apenas horas antes de que el 28 de marzo el ejército nacional ocupara la población. Para entonces, la ciudad ya estaba rendida. Aún así, hubo dos muertos en la calle Pare Pere. La historiadora Teresa Ballester contabiliza entre agosto de 1937 y marzo de 1939 al menos 25 fallecidos por causa de la aviación.

5. El búnker de Les Rotes. Para defenderse de los ataques desde el mar, la Junta de Defensa de la ciudad instaló cinco baterías de defensa, ubicadas en la playa de Les Marines, donde había dos, El Raset, el codo de la Escollera Norte y Les Rotes. Sólo quedan vestigios de esta última. Así que, tras la inspección del túnel del Castillo, el itinerario de Vent de Progrés dará un salto hacia el litoral para emplazarse en el conocido búnker de Les Rotes, todo un tesoro histórico por desgracia en la actualidad abandonado y sin señalizar.
bunker 1Vicent Ferrer, en su artículo Arquitectura Militar del siglo XX en Dénia (revista Aguaits), habla en realidad de una “plaza de artillería”  con un búnker en forma de U integrado en el terreno para no ser advertido por el enemigo y una cavidad hecha en el mismo hormigón que daba lugar a una caverna. 

Tal y como señala Ahuir, los escenarios de la guerra civil estarían concluidos con el sanatorio republicano de Benialdà, ubicado junto al Hospital de Dénia actual y casi en estado de ruina. De hecho, una campaña ciudadana evitó su total demolición hace unos pocos años.

CRONOLOGÍA.

FECHA ACONTECIMIENTO
14 de abril de 1931 Proclamación de la II República. En el Ayuntamiento de Dénia se arroja por el balcón el retrato de Alfonso XIII
18 de julio de 1936 Golpe de Estado. Comienza la Guerra Civil. Dénia cuenta a partir de entonces con alcaldes de PSOE, UGT y CNT
1937 Inicio de los bombardeos sobre Dénia. Llegada del crucero Canarias. Construcción de refugios
Junio de 1938 Hundimiento en el puerto de Dénia del buque francés Brisbane. Cinco fallecidos.
28 de marzo de 1939 Último bombardeo sobre Dénia. Horas después, las tropas franquistas entran en la ciudad.
1 de abril de 1939 Último bando desde Burgos. La Guerra Civil ha concluido.
Abril de 1939 Consejos de guerra en Dénia
Noviembre de 1939 Fusilados en el cementerio de Dénia 51 personas.

FUENTE..http://lamarinaplaza.com/2013/11/29/de-cuando-el-canarias-bombardeaba-el-puerto-de-denia-y-las-fabricas-de-juguetes-hacian-la-guerra/

 ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
©RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Baños de la Reina en El Campello

Visitar la playa y bañarse en el mar es una práctica totalmente habitual en nuestra tierra. Afortunadamente contamos con playas totalmente equipadas y con la suficiente calidad como para que sean visitadas y disfrutadas por todo tipo de público. Pero también existen aquellas otras que dan un matiz artístico e histórico a nuestro tiempo de ocio en el agua, porque no hay nada como sentirse parte de una misma historia sumergiéndose en el mismo mar que atravesaron infinidad de civilizaciones.
Y esta es la sensación que tenemos al llegar a los Baños de la Reina en El Campello. Se trata de uno de los yacimientos más antiguos de Europa (no en vano data de hace más de 5 mil años), en el que se han encontrado todo tipo de vestigios arqueológicos desde la misma Edad de Bronce, pasando por la ibérica o romana.
Tras un breve paseo lleno de siglos detenidos, llegamos a una serie de recintos naturales o balsas, donde cuenta la leyenda se bañaba una reina mora allá por el siglo XI, durante la ocupación islámica. Aunque otros, mucho menos románticos, piensan que se utilizaban como piscifactoría y crianza de peces.
Aunque, en un principio, se trataba de una pequeña isla, a principios del siglo XX se creo una pequeña lengua de tierra para unirla a tierra firme, permitiendo así el acceso para elbaño público, aunque para ello se tuviera que destruir parte del yacimiento.
Aunque en verano su mayor atractivo es bañarse en un lugar tan cargado de historia y leyendas, también durante el invierno tiene sus visitas, ya que se programan excursiones donde conocer sus orígenes, así como poder contemplar todos los tesoros que se han ido encontrando en este yacimiento arqueológico, uno de los más importantes de la Comunidad.
Foto | es.wikipedia.org  28 agosto 2012 por 
http://alicante.vayaciudad.es/los-banos-de-la-reina-en-el-campello.html

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

La Arciprestal e Insigne Basílica de Santa María.

 
     La Arciprestal e Insigne Basílica de Santa María es el templo más destacado de la cuidad de Elche. Se halla estrechamente vinculado a la comunidad ilicitana desde el nacimiento de la misma, a la civilización cristiana en el siglo XIII. En esta iglesia se reúnen los habitantes de Elche para rendir culto a Dios, para celebrar sus festividades comunitarias más destacadas, y para venerar a su amada patrona, la Virgen de la Asunción. Santa María ha sido escenario de visitas regias y en ella se tomaba juramento a las autoridades locales. Los muros de esta iglesia han sido testigos de la fe, la devoción y las creencias de generaciones y generaciones de ilicitanos ya que forman parte indisoluble de la historia de Elche.
       
La actual Basílica de Santa María es el cuarto edificio religioso que ocupa el mismo solar de la ciudad. El primero fue la mezquita musulmana que Jaime I de Aragón consagró al culto cristiano en 1265. Le otorgó la advocación de Santa María en su gloriosa Asunción a los cielos. En 1334 se edificó sobre sus restos una iglesia de estilo gótico que se mantuvo en pie hasta 1492. Entre dicho año y 1566, se levantó el tercer templo dirigido por el artífice Julián Alamiques. En 1572 todavía se concertaba la construcción del campanario de esta iglesia renacentista. Unos intensos y continuados aguaceros caídos en Elche en los primeros meses de 1672 causaron grandes daños al edificio cuya reparación fue imposible y se ordenó su demolición.
El 2 de Julio de 1673 fue bendecida y colocada la primera piedra de la iglesia actual. Fue levantada según los planos del arquitecto Francisco Verde que dirigió las obras hasta su muerte en 1674. Hasta 1678 fue responsable de la construcción Pedro Quintana. Bajo su dirección se inició la nave central de la iglesia que, tapada por su parte Este, fue utilizada para el culto a partir de 1686. Entre 1681 y 1719 dirigió las obras Juan Fauquet y, a continuación, los arquitectos siguientes. Fray Francisco Raimundo (1720-1730) que culminó la cúpula en 1729, Marcos Evangelio (1759-1767), que realizó algunas reparaciones y obras interiores, y Lorenzo Chápuli y José Gonzalvez de Coniedo (1772-1784), responsables de la construcción de la Capilla de la Comunión, la última parte del templo en levantarse. La construcción de la iglesia duró más de ciento once años.
La portada Mayor de la iglesia es obra del escultor Nicolás de Bussy y una de las principales muestras del barroco valenciano. Fue concluida en 1682 y esta formada por tres cuerpos superpuestos. En el inferior se encuentra la puerta de acceso flanqueada por tres conjuntos de columnas entre las que destacan las salomónicas. Sobre ella se abre una hornacina con una imagen de la Asunción de María que es coronada por la Santísima Trinidad. A ambos lados, las figuras de San Pedro y San Pablo. Una hornacina superior nos muestra a San José con el Niño Jesús. El conjunto se halla adornado con motivos vegetales y frutales, pebeteros con llamas, rocallas, cariátides y otros relieves y figuras.
 
 Santa María cuenta con otras siete puertas menores distribuidas por todo el edificio. En los laterales de la nave están las de San Agatángelo, patrón de Elche, esculpida también por Nicolás de Bussy (1680) y la de La Resurrección. En los extremos del crucero se abren las puertas del Órgano (al Norte) y la del Sol (al Sur), ésta última obra de los hermanos Irles, canteros de Elche, que la adornaron con símbolos marianos. Al Este se halla la puerta de la Comunión que comunica con la Capilla de igual nombre. Finalmente, dos puertas sin ornamentación, la Chica que nos introduce en la sacristía del templo y otras de reducidas dimensiones en la base de esta torre campanario.
El altar mayor de la iglesia con su tabernáculo de mármol de Carrara y embutidos de porcelana y alabastro, fue diseñado en 1742 por Jaime Bort y construido en Génova por Pietro Antoni Garoni. El escultor José Artigues, autor de la pechinas de la cúpula (1727) que nos muestran los cuatro evangelistas, inició también la talla del retablo principal y camarín de la Virgen de la Asunción, patrona de la ciudad. A su muerte en 1733, Juan Bautista Salvatierra continuó los trabajos de talla, que fueron dorados por Diego Tormos.
 La Capilla de la Comunión fue la última parte de la iglesia construida. Es de estilo neoclásico y está presidida por un retablo de mármol que nos muestra al Sagrado Corazón de Jesús. Se halla rematado con las figuras de las tres Virtudes Teologales: Fe, Esperanza y Caridad. En esta misma capilla podemos contemplar las imágenes originales de Santa Teresa de Jesús, Santo Tomás de Aquino y de los cuatro Evangelistas, talladas en madera y decoradas para imitar mármol.
También es de gran interés la sacristía del templo cuya decoración no se vio afectada por el incendio de 1936. Los muebles, cajoneras, imágenes y pinturas son originales de los siglos XVIII y XIX. En el interior de la misma, destaca la antigua capilla de San Pedro con su bóveda de cantería plana adornada con el monograma de María y la interesante escalera de acceso a las tribunas.
El largo periodo de tiempo empleado en la construcción del templo se explica por la detención de las obras en aquellos momentos en que no se contaba con recursos económicos suficientes. Estas detenciones hicieron que, además, fueran necesarias reparaciones importantes. En 1829 el edificio se vio afectado por los terremotos que se centraron en nuestra comarca y en la Vega Baja del Segura. Entre 1903 y 1905 se acometió una restauración de gran envergadura que dirigió el arquitecto ilicitano Marceliano Coquillat y Llofriu. En estas obras se desmontó completamente la cúpula que fue levantada de nuevo tras reforzar bóvedas y arcos.
La iglesia fue consagrada el 3 de octubre de 1784 por el Obispo de Orihuela, José Tormo de Juliá. Este mismo prelado, que había contribuido generosamente a la conclusión de las obras, le concedió en 1789 el título de Insigne. Santa María es el único templo cristiano que goza de un privilegio papal. Otorgado por su S.S. Urbano VIII en 1632, que le permite ser escenario de una representación sacra, “La Festa” o Misterio de Elche. Esta celebración tiene lugar cada año durante la festividad del Tránsito y Asunción de la Virgen, el 14 y 15 de Agosto. La vinculación del templo a esta escenificación mantenida durante siglos por los ilicitanos, hizo que después de haber proclamado a Asunción de María a los cielos como dogma de la Iglesia Católica (1 de Noviembre de 1950).
 
Cuenta la tradición ilicitana que la imagen de la Virgen de la Asunción, patrona de Elche, fue hallada el 29 de diciembre de 1370. apareció en el interior de un arca de madera que flotaba sobre las aguas del Mediterráneo y en cuya tapa se leía “Soy para Elche”. El milagroso hallazgo tuvo lugar en la cercana playa del Tamarit y fue protagonizado por el soldado guardacostas Francisco Cantó. En el interior del arca se encontró, además, el consueta o libreto del Misterio de Elche. Los habitantes de los pueblos cercanos disputaron por la posesión de la imagen. Puesta sobre una carreta de bueyes, a los que se taparon los ojos, no detuvo su marcha hasta llegar a la ermita de San Sebastián de Elche. En este oratorio se entronizó la imagen hasta 1648 en que pasó definitivamente a presidir el altar mayor de Santa María.
Cada año la ciudad de Elche recuerda la aparición de su patrona con las fiestas de su Venida. Se celebran los días 28 y 29 de diciembre y en ellas se representa la llegada a galope del guardacostas Francisco Cantó a la plaza del Ayuntamiento en donde anuncia el hallazgo de la Virgen. El pueblo es convocado mediante un bando leído en diversos puntos de la cuidad. Se organiza una romería que se dirige al huerto de las Puertas Encarnadas –que representa la playa del Tamarit – donde recoge la imagen de la Virgen. De regreso a Santa María, un sacerdote le da la “Bienvenida “ y se entona el himno de la Venida (1911). El día de la festividad tiene lugar un solemne procesión por las calles céntricas de la ciudad. Los años acabados en número par, la representación del hallazgo se realiza en la misma playa del Tamarit (hoy de Santa Pola).
  
La imagen de la Virgen de la Asunción es una figura tallada en madera, de tamaño natural, que nos muestra a María de pie, con las manos juntas en actitud de oración. Está adornada con vestidos y mantos de gran riqueza que le son cambiados según el momento litúrgico del año. Su cabeza aparece cubierta con una toca de tisú de plata y sus sienes están ceñidas con una corona imperial como signo de Reina de la Creación.
En la festividad de la Asunción se expone yacente y se cubre su rostro con una mascarilla con los ojos cerrados para simular su dormición. La imagen encontrada en 1370 desapareció en el incendio del templo de 1936. La actual fue realizada por el escultor valenciano José Capuz en 1940 e imita a la figura original en todos sus detalles..
La Virgen de la Asunción es Alcaldesa Honoraria de Elche desde 1958 y fue coronada canónicamente el 29 de diciembre de 1970.
La patrona de Elche recibe veneración en su camarín del altar mayor del templo. Es una pequeña escancia con planta de cruz griega en cuyo centro de eleva el altar de la Virgen. El recinto está profusamente adornado con tallas de madera doradas.
En su origen estuvo decorado con pinturas alegóricas de Fray Antonio de Villanueva. Actualmente contiene óleos del pintor ilicitano José Cañizares inspirados en la tradición de la Venida de la Virgen a la ciudad y en el Misterio de Elche (1965). Cuando la imagen de la Virgen no se halla en el camarín, su bocaporte se cubre con una pintura –que reproduce la figura mariana- del pintor local Francisco Rodríguez S. Clement (1940).
  
La principal celebración que los ilicitanos dedican a la Virgen de la Asunción es la “Festa” o Misterio de Elche. Es una representación de origen medieval que tiene lugar los días centrales de agosto de cada año en la que se recrea la Muerte, Asunción y Coronación de María. Es totalmente cantada e interpretada por hijos de la ciudad. Sus versos están escritos en valenciano y se vale de una espectacular tramoya que transforma la cúpula de la iglesia en el cielo desde donde bajan tres aparatos escénicos (la Granada, el Araceli y la Coronación), ocupados por hombres y niños. Se trata de la única obra de sus características que se ha mantenido viva hasta nuestros días gracias al privilegio del Papa Urbano VIII (1632). El Misterio de Elche es Monumento Nacional (1931) y ha sido declarado por la UNESCO Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad el 18 de mayo de 2001.
  
La “Festa” se inicia en la noche del 13 de agosto con la “Nit de L´Albà” en la que los ilicitanos realizan una ofrenda de fuegos artificiales a su patrona. En la tarde del día 14, festividad de la Dormición de María, se escenifica la primera jornada del Misterio. La Virgen manifiesta sus deseos de reunirse con su hijo. Éste le envía un ángel con una palma que le anuncia su cercana muerte. Tras despedirse de los apóstoles reunidos y morir, un coro de ángeles llamada Araceli sube su alma al cielo. Esa misma noche tiene lugar la “Roà”, acto comunitario en que se vela a la Virgen dormida. En la mañana del 15 de agosto, fiesta de la Asunción, se realiza la procesión entierro por las calles de Elche. Y por la tarde, la segunda parte del Misterio: los preparativos del sepelio de María son interrumpidos por unos judíos que, finalmente, se convierten y son bautizados. La Virgen, resucitada, sube al cielo donde es coronada por la Santísima Trinidad.
 
Durante la octava de la Asunción, entre el día 16 y 22 de agosto, la Virgen es expuesta yacente sobre un impresionante lecho de madera de ébano y adornos de bronce y plata. Es una magnífica muestra de la orfebrería portuguesa del siglo XVII, que se coloca en el altar mayor. Todas las tardes se celebra una solemne eucaristía con predicación, se canta la Salve y se entonan los Gozos de la Asunción en donde los ilicitanos piden la protección de su patrona. La devoción del pueblo de Elche hacia la Virgen se ha ido incrementando a lo largo de los siglos. En momentos de angustia es sacada en rogativa y las oraciones de los ilicitanos son constantes, tanto en el interior de la Basílica como en las frecuentes visitas que a cualquier hora del día y de la noche pueden realizarse. Su figura está iluminada y es visible desde las mirillas de la puerta Mayor del templo.
  
La especial devoción de los ilicitanos hacia su Madre, hace que el Domingo de Resurrección participe su imagen en la llamada procesión de “Las Aleluyas”. En ella tiene lugar un solemne encuentro entra las imágenes de Cristo Resucitado y de la Virgen. Y, a continuación, ambas figuras son conducidas hasta la Basílica bajo la lluvia incesante de “Aleluyas”. Son éstas unas pequeñas estampas impresas en papeles de colores con figuras religiosas que como signo de alegría ante la Resurrección de Jesús, son lanzadas desde balcones y terrazas. Esta costumbre conservada en la ciudad desde tiempo inmemorial, convierte la luminosa mañana en una festividad comunitaria y gozosa ante el triunfo de Nuestro Señor Jesucristo sobre la muerte.
La patrona de la ciudad ha recibido a lo largo de la historia diversas donaciones de sus fieles como señal de respeto y cariño. La más importante es el llamado Vínculo del Doctor Caro. Es un conjunto de bienes inmuebles que le sacerdote ilicitano Nicolás Caro legó en el siglo XVII, con el deseo de que sus rentas sirvieran para dignificar los cultos a la Virgen ilicitana. Entre tales inmuebles figuran algunos huertos de palmeras que en 1940 fueron arrendadas al Ayuntamiento de Elche y convertidos en Parque Municipal. Tanto los ilicitanos como nuestros visitantes disfrutan de esta magnífica zona de recreo gracias a la Virgen de la Asunción. El parque forma parte del conjunto de huertos tradicionales de ciudad, uno de los signos que identifican a Elche y que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad (Noviembre 2000)
  
Campana “Maria de la Asunción”. Es la campana más grande, su boca tiene un diámetro de 121 centímetros y pesa 1172 kilogramos. Fue realizada en 1719 y presenta una inscripción alusiva: “Anno 1719 Assumpta est Maria in coleum, gaudent angeli” (Año 1719. Asunta es María al cielo, se alegran los ángeles”)
Campana “Dijuni” (Ayuno). Fundida en 1719, tiene un diámetro de 106 centímetros y pesa 900 kilogramos. Presenta la siguiente inscripción: “Noli fieri hipócrita anno MDCCXVIII ieiunas “ que puede traducirse como “Guárdate de que sean hechos ayunos por un hipócrita. Año 1719”
 Campana “Maria Bárbara “. Fue refundida de una campana anterior en 1984, en los talleres de Salvador Manclús de Valencia. Tiene un peso de unos 400 kg, y su boca un diámetro de 88 cm. Presenta la siguiente inscripción: “María Bárbara refundida en 1984 segundo centenario de la consagración de la Basílica”.
Campana “Ave María”. Es la de menor tamaño del campanario, mide 68 cm de diámetro y pesa 238 kg. Sin embargo es la más antigua de toda la iglesia y proviene del templo renacentista, anterior al actual. Está señalada con una inscripción en donde se lee: “Ave María, Luis Aries me feci, siendo fabriquero doon Yvan Caro, anno 1654”.
  
Matraca. Durante los días del tríduo sacro de Semana Santa (del Jueves Santo al Sábado de Gloria) las campanas enmudecían en la antigua liturgia. Su sonido alegre y musical era sustituido, como señal de luto por la muerte de Jesús, por el sonido sordo de las matracas o carracas. Estos instrumentos, hechos de madera, llamaban a los fieles desde los campanarios y otros, de menor tamaño, eran usados en los Santos Oficios. La Matraca de Santa María ha sido restaurada por Relojería Valverde de Murcia, en marzo de 2001.
     
 Desde lo alto de este campanario se lanza a la media noche del 13 de agosto la gran palmera de fuegos artificiales llamada “Palmera de la Virgen”. Es la culminación de la “Nit de L´Albá” o Alborada que marca el inicio de la festividad de la Asunción de María. Es sufragada por el Ayuntamiento de la ciudad en nombre de todos los ilicitanos   su grandiosidad queda resaltada al apagarse durante unos instantes todas las luces de la población. Como manifiesta un documento del siglo XVII referido a este acto, por unos momentos “la noche se hace día”. Inmediatamente después se voltean todas las campanas de la iglesia y se enciende una silueta de la Virgen hecha de fuego que es contemplada por todos los ilicitanos desde las azoteas de sus casas.
     
Este campanario estuvo rematado en el siglo XVII con un gran chapitel de madera en cuya cúspide se situó una veleta con forma de figura humana o giraldo. Esta construcción contenía algunas campanas de pequeño tamaño para llamar a la oración. El chapitel fue destruido en un incendio fortuito que tuvo lugar en la Nochebuena del año 1792 cuando el campanero de la iglesia subió lumbre para calentarse del frío vendaval que soplaba. Ya no fue reconstruido posteriormente y en 1864 el párroco de Santa María, Rvdo. Pedro Rocamora, restauró la parte superior del campanario y le dotó de la barandilla que hoy vemos. Dicho Sacerdote sería consagrado posteriormente como Obispo de Tortosa, diócesis en la que ejerció su ministerio entre 1894 y 1925.

 
 
El 16 de Marzo de 1871 visitó la ciudad de Elche S.M. el Rey Amadeo I de Saboya. Estuvo en el Ayuntamiento, en Santa María y en el huerto de la Virgen. En su visita a la actual Basílica, subió a este campanario desde donde contempló la población completamente rodeada de huertos de palmeras. Impresionado ante esta hermosa visión, concedió verbalmente el título de ciudad a Elche. El 12 de Mayo del mismo año, fue confirmada la concesión mediante el correspondiente decreto: “Atendiendo a los deseos manifestados por el Ayuntamiento constitucional de la villa de Elche en sentida instancia de perpetuar de un modo solemne la memoria de mi visita a población tan ilustre por sus hechos gloriosos, que le valieron justas inmunidades y franquicias como próspera e importante (…) la villa de Elche, en la provincia de Alicante, llevará desde hoy el título de Ciudad con el mismo nombre”.
 
Textos expuestos en los paneles explicativos que se encuentran en las tres estancias o habitaciones del campanario.
Autor: Joan Castaño
Montaje y fotografía: José David García
FUENTE: http://www.campanariomiradorelche.com/historia-de-la-basílica-1

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Los Tranvías de Alicante.

Primitivo tranvía de Alicante. Fotografía de Jeremy Wiseman

El pasado 4 de septiembre entró en servicio una nueva línea de tranvías en Alicante, la número 2, que enlaza la estación central de Luceros con San Vicente de Raspeig.
Esta ampliación ha convertido a la capital levantina en la que dispone, en la actualidad, con la mayor red tranviaria española.
Plano de la red de tranvías de Alicante en los años cuarenta. Archivo histórico del BBVA


En el pasado, como la mayor parte de las ciudades españolas de cierta entidad, Alicante también contó con una red de tranvías, cuya explotación se inició en 1893, primero con tracción animal y, posteriormente, también con pequeñas locomotoras de vapor. En 1924 la empresa Transportes Eléctricos, S.A., financiada por el Banco de Vizcaya, emprendió la electrificación de la red, la última gran operación de esta clase realizada en una red tranviaria española, que quedo concluida dos años más tarde. Lamentablemente, Alicante no fue ajena a la moda de suprimir los tranvías y sustituirlos por autobuses, imperante en nuestro país tras la Guerra Civil y, finalmente, sus últimos tranvías clásicos sucumbieron en 1969. 
Primitivo tranvía de mulas de Alicante. Archivo histórico del BBVA


En homenaje a la principal capital tranviaria española, al menos en lo que respecta a kilómetros de red en servicio, en la entrada de hoy ofreceremos diversas imágenes de los tranvías alicantinos del pasado.
Los tranvías eléctricos  tomaron el relevo de las mulas en los años veinte. La imagen corresponde precisamente, a la mism línea de San Vicente, ahora inaugurada nuevamente. Archivo histórico del BBVA

Pareja de coche motor con remolque en la línea 2. Fotografía de Christian Schnabel

Alicante heredó algunos tranvías eléctricos de la red de Murcia, clausurada en 1929. Archivo histórico del BBVA

Tranvía eléctrico Nº 35. Archivo histórico del BBVA

Central de tracción de los tranvías de Alicante. Archivo histórico del BBVA

Los tranvías de Alicante registraban una gran demanda en festividades como la de la Santa Faz. Archivo histórico del BBVA

Ante la falta de recursos para adquirir nuevos coches, Alicante se especializó en la reconstrucción de sus tranvías antiguos. Archivo histórico del BBVA

Tranvía de Alicante fotografiado en 1960 por Christian Schnabel

No todos los tranvías de Alicante recibieron nuevas carrocerías, como es el caso del Nº 12, fotografiado por Christian Schnabel en 1960

Coche Nº 35 cubriendo la línea Nº 5 al barrio de San Blas. Fotografía de Christian Schnabel

Pareja de motor y remolque primitivos, fotografiados en la línea de Muchamel por Christian Schnabel
Tranvía fotografiado por Christian Schnabel frente a la antigua estación de Renfe

Tranvía Nº 34 de Alicante antes de su reconstrucción. Archivo histórico del BBVA

Tranvía Nº 34 tras su reconstrucción. Archivo BBVA


http://historiastren.blogspot.com.es/2013/09/los-tranvias-de-alicante.html

A %d blogueros les gusta esto: