Archivos Mensuales: agosto 2014

Historia de las Salazones.

Las salazones se obtienen a partir de pescados que, a través de un proceso de salado, lavado y secado, refuerzan el sabor, le otorga firmeza a su carne y los inhibe de la actuación de ciertas bacterias. Esta última característica hizo en el pasado que la salazón se utilizara como un método de conservación de alimentos ya que, tras salarlos, permanecían más tiempo con sus propiedades nutritivas casi intactas.

Historia

La salazón de pescado es, posiblemente, la especialidad gastronómica más antigua de cuantas existen en España. Su origen se remonta a la Edad de Bronce donde ya se explotaba comercialmente la sal para utilizarla en las salazones.

La pesca fue una de las primeras actividades realizadas por el hombre, orientada a solventar sus necesidades alimenticias. Su historia y evolución va unida ineludiblemente a la salazón, ya que se trata de un método de conservación de vital importancia y ha permitido el consumo de pescado a lo largo de la historia de la humanidad, facilitando su transporte y comercio.

Existen varias teorías sobre el descubrimiento de la conservación de alimentos por medio de sal. Una de ellas habla de la civilización mesopotámica como precursora, de hecho el arqueólogo Juan Bottéro apunta que en el segundo milenio a.C. comenzaron las salazones tanto de pescado como de carne en lo que actualmente es Irak. Igualmente aporta información sobre la conservación de alimentos en aceite y de un tipo de salmuera que servía de alimento y que llamaban “Shiqqu” utilizada para aderezar pescados y mariscos, posiblemente el primer y mítico garum de la humanidad.

Otra de estas teorías lleva hasta el antiguo Egipto, donde se utilizaba sal para conservar ya que secaban, salaban y prensaban las huevas de mújol.

No obstante serían los fenicios, hace 2.500 años, quienes comerciarían con este alimento y distribuirían su producción en factorías a lo largo de las costas mediterráneas. En los nombres de algunos lugares aún se puede apreciar este origen, por ejemplo en Málaga o “lugar donde se seca el pescado”.

Historia del salazón

La introducción de la sal en la dieta del ser humano fue beneficiosa para su salud ya que su aporte de sodio permitía compensar el exceso de potasio de su alimentación casi vegetariana. Por este motivo fue proverbial la asociación del pan y de la sal desde la Antigüedad; así lo confirma un antiguo proverbio latino atribuido a Plinio, que reza: “no hay nada más útil para la salud que la sal y el sol”.

Ya durante la ocupación romana, las ciudades clave en el comercio de salazones fueron Almuñécar (Sexi), Adra (Abdera), Cartagena (Carthago Nova) y Cádiz (Gadir). Las especies más apreciadas para el comercio eran la sardina, anchoa, caballa, bonito y atún. Tal fue la importancia de la sal en los primeros tiempos de Roma, que en ocasiones a los soldados se les pagaba con sal, utilizándose ésta como moneda de cambio. La suma de dinero que recibían los soldaos romanaos era el salarium.

Los romanos producían las salazones en factorías repartidas por todo el Mediterráneo y de las que existen aún numerosos vestigios repartidos por diversas ciudades, algunos de ellos en el sur de España como Mazarrón o Águilas. Los elementos característicos de estas factorías eran las piletas o tanques de salazón, unas cubetas en las que se maceraba el pescado con sal, en un proceso que duraba de veinte días a tres meses. Las mismas piletas eran utilizadas para la salazón de las carnes de los peces (salsamenta) y para la fabricación de las distintas salsas de pescado, de las cuales la más famosa y que alcanzaba altísimos precios en la época era el garum. La mayoría de ánforas descubiertas datan de finales del siglo I a.C. hasta principios del siglo II d. C., fechas que coinciden con el apogeo de la producción de salazones en el sur de España.

La salazón y sus salsas derivadas llegaron a alcanzar elevadas cotas gastronómicas. Todos los pescados a condición de tener una carne suficientemente gruesa, abundante y jugosa, podían ser salados, aunque las factorías utilizaban fundamentalmente atunes y especies afines como bonitos, sardas, etc. No hay que olvidar la fructífera captura de pescados como el esturión, murena, rodaballos, doradas, congrios, mújol, salmonetes y la caballa o escombro (Scomber scombrus) en la zona de Cartagena, especie que dio nombre a la actual Isla de Escombreras.

Tras la caída del Imperio Romano, visigodos, árabes y judíos mantenían la costumbre de consumir pescado en salazón pero sería el cristianismo, con la llegada de la cuaresma cristiana y su prohibición de comer carne, quien contribuyera de una manera importante a sostener esta industria.

En la actualidad los países desarrollados siguen utilizando la salazón en el pescado, pero no ya para conservar este alimento, puesto que existen métodos más eficaces que alteran menos las cualidades del pescado, sino porque confiere al pescado unos aromas y sabores finales deseados por los consumidores.

Después de tanto tiempo, España sigue produciendo exquisitas salazones de pescado, algunas de renombre mundial como las anchoas de Santoña y L’Escala, la mojama de atún de Barbate o la hueva de mújol del Mar Menor.

Características y proceso de elaboración

La salazón es un método utilizado probablemente desde el V milenio a. C. para conservar el pescado (también otros alimentos) mediante la deshidratación parcial del producto, el refuerzo de su sabor y la inhibición de ciertas bacterias. Se realiza utilizando sal propiamente dicha o salmueras (soluciones concentradas de sal).

El proceso tradicional para alcanzar esta preparación es:

Características del salazón

Limpiado. Al pescado se le extraen las vísceras, dejando solamente la carne y raspa.

Apilado. El pescado se coloca extendido sobre una capa de sal (aproximadamente de un centímetro). Se añade otra capa de sal y se van intercalando capas de pescado y sal. Sobre esta preparación se coloca un peso, equivalente a algo más de la mitad del peso del pescado.

Reposo. Se conserva durante una semana y media.

Lavado. Se saca el pescado y se lava con una preparación de agua y vinagre.

Oreado. Se sitúa al aire en un lugar donde no le incida el sol directamente y dependiendo del clima de deja unos días determinados.

Actualmente el proceso para obtener algunas salazones difiere en tiempos y materiales utilizados. En preparaciones como hueva o mojama las capas permanecen en reposo durante 24 horas, tras las que tiene lugar el lavado y su introducción en prensas que escurren el agua. Tras pasar por el secadero se envasan al vacío. El secado tiene lugar en la secadora, una habitación aislada con extractor de humedad que aplica calor seco (su uso es exigido por sanidad).

Elaboración del salazón

Tipos de salazón

Mojama. 
Su nombre proviene del árabe musamma o hecho cera. Se trata de tiras procedentes de lomos de atún (la parte más seca y a la vez noble de este pescado). La variedad de mojama que se realiza con el atún rojo del Atlántico capturado estacionalmente en almadraba alcanza altos precios en el mercado. Tras su elaboración los lomos reducen su tamaño, alcanzan tonos rojizos de mayor o menor intensidad y su textura se torna firme. Se trata de un alimento típico en la Región de Murcia, así como en las costas valencianas y andaluza.

Bonito seco. 
Se utiliza el pescado entero, abierto en forma de mariposa, sin las vísceras pero conservando la cabeza. Es sometido a secado en pila seca, lavado y salado ligeramente. Su consumo es mayoritario en la Región de Murcia, acompañado con tomates frescos.

Bacalao. 
Es una forma procesada de bacalao que consiste en practicarle la desecación mediante sal. Esta presentación hace que se pueda conservar en un lugar seco durante varios meses. La pieza de bacalao curada recibe el nombre de bacalada y posee una forma casi-triangular.
Hueva. 
La hueva son los ovarios encerrados en la bolsa oval de los peces hembra sometidos al proceso de salazón. Algunos de los pescados más comunes para la elaboración de hueva son la melva, el atún o el mújol.

Sardinas de bota. 
Se realizan con el pescado entero, sometido al proceso de salado en salmuera y prensado, para luego ubicarlos en un recipiente circular llamado bota.

Propiedades nutritivas

En su proceso de elaboración las salazones ven modificadas algunas de las propiedades nutricionales que contienen. Por encima de todas queda el alto nivel de sal, lo que conlleva que no sea aconsejable su consumo continuado en personas con problemas de hipertensión o de retención de líquidos.

El resto de nutrientes se ven reforzados tras el proceso de salado ya que, ante la pérdida de agua, su concentración es mayor.

Cómo tomar el salazón 

Estos productos son ideales para abrir apetito ya que la salinidad que desprenden actúa en este sentido, tomándose como aperitivo acompañados frecuentemente de frutos secos. Las almendras combinan a la perfección con finas tiras de hueva y mojama. Esta última también se toma aderezada con aceite de oliva virgen o en ensalada con atún y tomate. En algunas regiones españolas, los más atrevidos, incluso añaden mojama a aperitivos a base de piña y almendras tostadas.

El bonito suele maridarse con tomates frescos partidos, también a modo de aperitivo o como primer plato, aunque las verduras y hortalizas de la huerta agradecen que las acompañe en diferentes ensaladas.

Las sardinas de bota, por su abundancia y precio económico, fueron durante la posguerra un alimento muy consumido por las clases modestas del sureste español y Andalucía. En la actualidad su consumo ha disminuido, convirtiéndose prácticamente en una delicatessen, pero en la mesa aún se pueden degustar en crudo o frita acompañada con pimientos y tomate. También la carne de estas sardinas se toma en bocadillo acompañada de pimentón y aceite de oliva.

En otra receta típica se adereza con sardinas de bota son las migas donde, una vez concluida la elaboración del plato, se colocan sobre él y se sirve.

Fuente del Articulo: http://delicatessenmed.com/cms.php?id_cms=19

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
©RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Ruta de las Ermitas.

La gran extensión del término municipal de Benissa, la existencia de muchas partidas rurales dispersas por el mismo unido a las deficientes vías de comunicación existentes a principios del S. XIX, motivaron la construcción de pequeñas iglesias “las ermitas” en algunas de las partidas más pobladas, a instancia de la iglesia y con el esfuerzo de los que allí habitaban para cubrir las necesidades religiosas de los feligreses.

De igual modo se construyeron pequeñas escuelas cercanas a las ermitas, que atendían la educación de los niños, convirtiendo la zona en un pequeño núcleo urbano. En otras partidas menos pobladas, las casas señoriales contaban con su capilla privada, en la cual se realizaban actos religiosos.


Salvo el caso de la Ermita de Santa Anna, cuya edificación data de 1613, todas las demás tienen su origen en los primeros años de 1800.

ERMITA DE PINOS

En honor a Sta. Bárbara

Acceso:
A un 1 Km. del núcleo urbano, dirección Alicante por la N-332, tomando la carretera dirección a Xaló CV-750 y a unos 300 m. a la izquierda, se encuentra la carretera de acceso a Pinos C-749 y, a una distancia de 8´5 Km. después de pasar el restaurante Pinos, tendremos un camino a la izquierda con un indicativo de “ermita de Pinos”, que nos llevará hasta ella.

Descripción:
Data del S. XIX. Dispone de una pequeña casa adosada que fue empleada, en su momento, por el sacerdote. Delante de la ermita hay una gran plaza con una cruz y algunas casas alrededor. Tenemos a la izquierda de la ermita, lo que era la casa del párroco, y a la izquierda de ésta y, separada de ambas, por un camino, lo que en su día fue la escuela de Pinos. El camino que separa la ermita de la escuela, nos crea una ventana maravillosa con vistas de la cara N de Bèrnia en la que destaca una larga y estrecha pedriza, la cual llevará nuestra vista hasta “el arc”, un impresionante arco natural de piedra, en la cresta de la sierra de Bèrnia . A partir de aquí, podemos disfrutar paseando por los diferentes caminos y sendas, que nos llevarán hasta la misma fuente de Bèrnia.

Fiestas:
Su festividad se celebra el fin de semana siguiente de las fiestas de la Partida de Lleus y sus actos más destacados son: misa, “Entrà de la Murta”, cenas populares, juegos infantiles, carreras de pollos y danzas típicas.

ERMITA DE BENIMARCO

En honor a San Jaime

Acceso:
Tomamos desde Benissa la carretera en dirección hacia la Fustera (Playas), hasta llegar a un cruce a la izquierda con un indicativo de Benimarco, y a un 1 Km. aproximadamente, llegaremos a una gran plaza con una cruz central, estando la ermita al fondo de la plaza.

Descripción:
Data de 1884. Se encuentra justo en el linde con el municipio de Teulada. Se trata de una ermita reconstruida y tiene la particularidad de pertenecer a los municipios de Benissa y Teulada. A su izquierda y separada de ésta, tenemos lo que en su día fueron las escuelas. Desde aquí tenemos unas vistas impresionantes sobre una franja del litoral. De aquí podemos partir por la urbanización Montemar hacia las calas o playas de Benissa. Esta es una zona con alta densidad demográfica, debido a la gran cantidad de chalets que se han ido construyendo.

Fiestas:
Sus fiestas se celebran a finales de Julio y son compartidas con la población vecina de Teulada. Los actos más destacados son: la “Entrà de la Murta” y plantación del pino, disparo de truenos, pasacalles, misas, degustación de productos típicos, carreras de gallos y cucañas, “mascletà”, vaquillas y meriendas populares entre otras.

ERMITA DE SANTA ANA

Acceso:
El acceso a esta ermita, puede ser bien en vehículo o a pie pero, debido a la cercanía, recomendamos que se haga a pie, para disfrutar más del camino. Podemos dejar el vehículo en la parada de autobuses, y por detrás de la nave de Muebles Martínez, hay un camino asfaltado que en unos 15 ó 20 minutos nos llevará hasta la ermita. Al principio del camino, pasaremos por el lado de un antiguo lavadero (Pou d´Avall) en el que hay una fuente de agua. Lavaderos como éste, hay en muchas partidas rurales. Antiguamente servían para lavar la ropa, estando hoy en desuso. Continuamos iniciando un descenso hasta la ermita.

Descripción:
Data de 1613. Dispone de una bonita fachada en piedra arenisca con puerta de arco de medio punto. En la piedra esquinera de la derecha se grabó la fecha de construcción. Tiene una sola nave. Delante tenemos una plaza pequeña con una cruz central. En su interior hay un pequeño púlpito, un altar de estilo neoclásico, la sacristía a la izquierda y un cuerpo adosado que pretendió ser dependencia para el ermitaño. Siguiendo por una senda llegaremos a una fuente y al lavadero. Estamos en un lugar que invita al descanso y la tranquilidad, escuchando el suave sonido del agua brotar de la fuente, en medio de una abundante vegetación, formada principalmente por chopos. Desde la plaza de la ermita y mirando hacia el Sur, observamos el barranco de santa Ana, que se juntará con el del Quisi, y conducirá nuestra vista hacia Oltà y parte de la Sierra de Bèrnia. Veremos en toda esta zona, extensiones de cultivos mediterráneos como almendros, vid, olivos, etc., y a nuestra izquierda, una hermosa y frondosa pinada, que reforzará de verde este paisaje. Por la parte Oeste de la ermita, veremos parte de la población de Benissa. Desde la ermita podemos caminar por caminos y sendas, hasta la posibilidad de bajar a la población de Calpe, siguiendo paralelamente al Barranc del Quisi, por antiguas sendas.

Fiestas:
Su festividad se celebra el 26 de Julio con los siguientes actos: despertà con cohetes y dulzaina, misa, procesión-refrigerio popular donde la población trae su propia merienda, baile y fuegos artificiales.

ERMITA DE PEDRAMALA

En honor a San Vicente Ferrer

Acceso:
Tomaremos el mismo acceso que para ir a la ermita de San Jaime, pero no nos desviaremos hacia Benimarco, sino que continuaremos en dirección hacia Calpe, hasta llegar a un cruce a la derecha con el indicativo de Pedramala, desviándonos en este punto. Una vez en la carretera de Pedramala, a unos 400 m. Tendremos la señal de “Ermita de Pedramala’ a nuestra izquierda.

Descripción:
Data del S. XIX Delante de ella encontramos la plaza en la que se celebran los principales actos de las fiestas. Su elevada altura, a 245 m sobre el nivel del mar, hace que tengamos un mirador privilegiado y dominemos con nuestra vista desde el Peñón de lfach hasta el Moraig pudiendo ver en todo este tramo desde las playas de Calpe, toda la costa de Benissa, Moraira y el portet de Moraira. Al fondo queda el monte de Puig Llorença, y al fondo el espléndido y azulado Mar Mediterráneo que compartira con nosotros toda su luz y nos invitará a bajar hasta él y recorrer las espléndidas calas que posee el Término Municipal de Benissa. Si visitamos esta ermita por la mañana tendremos, iluminada directamente por el sol, la cara visible del Peñón de lfach, resaltando aún más su belleza. En la carretera de acceso a la ermita, y un poco más adelante, en la parte derecha, podemos encontrar también las antiguas escuelas de Pedramala.

Fiestas:
Sus fiestas se celebran a mediados de Julio y sus principales actos consisten en: Cenas populares, “Entrá de la Murta”, actuaciones musicales, misa y fuegos artificiales.

ERMITA DE LLEUS

En honor a los santos de la Piedra: Abdón y Senén 

Acceso:
El primer tramo será el mismo que el de la ermita de Pinos, pero justo antes de llegar a un puente que cruza la autopista A-7, nos desviaremos a nuestra izquierda tomando un camino asfaltado que nos llevará hasta la ermita.

Descripción:
Data del S. XIX. Llegaremos a una plaza con una configuración similar a la de la ermita de Pinos, con la casa del pá-rroco adosada a la ermita, y algunas casas más, existiendo también una pequeña escuela inaugurada en 1935. Delante hay una peque- ña cruz de piedra y un pozo, al que todos los habitantes de la parti-da tenían acceso.
Esta característica de pozo comunal estaba en todas las partidas rurales, desgraciadamente algunos, debido a la falta de conserva-ción, están en ruinas, ya que muchos de ellos eran de propiedad privada y de uso público.

Debido al emplazamiento de la partida ” Els Lleus”, en las con-fluencias de las faldas de la Solana y Oltà, podemos alzar la vista para ver las montañas que nos rodean. Tendremos la Solana a la derecha, Oltà a la izquierda y destacando en medio de éstas, la Sierra de Bèrnia.
Desde aquí parten numerosas rutas, que los aficionados al sen-derismo podrán disfrutar. El camino asfaltado que nos ha llevado hasta aquí, nos conducirá a la N-332 (Pou Roig) a escasos 3 km. De Calpe.

Fiestas:
Su festividad se celebra a finales de Julio o principios de Agosto y sus actos más destacados son: cena popular, música y baile en directo, misa y procesión, degustación de productos típi-cos tales como: mistela, dulces, aperitivos y pescado a la brasa.

ERMITA DE BENIMARRAIG

En honor a Sta. Teresita del Niño Jesús.

Acceso:
Para llegar a esta ermita, no hay más que continuar por la carretera nacional N-332 en dirección hacia Calpe, hasta llegar a una gran plaza a nuestra derecha, en la cual está la ermita.

Descripción:
Data del S. XIX. Es la ermita más reciente. Está construida paralela a la carretera, y a diferencia de las demás ermitas de Benissa, el acceso no está enfrente del altar, sino que éste queda a la derecha de la entrada. La campana, que está en todas encima de la fachada principal, aquí está a la izquierda de la entrada. Otra diferencia es la escuela, que en las otras esta separada de la ermita, y en este caso, esta adosada a la ermita.
Debido a la proximidad a la población, aquí no hay vivienda para el párroco.
Podemos destacar un gran pino a un lateral de la plaza, que nos invita a contemplar el paisaje hacia el litoral, destacando, al fondo, el impresionante Peñón de lfach y parte de la costa de Benissa y Calpe. Girando podemos ver Oltá, la Sierra de Bérnia y la Solana.
Y si nos gusta caminar, podemos hacerlo por los diferentes caminos, contemplando zonas de cultivo típico mediterráneo, zonas de pinada y observar el sistema de casas de campo típicas de la zona.

Fiestas:
Se celebran a mediados del mes de Agosto, destacando los siguientes actos: música en vivo, celebración de la misa, así como concursos para niños y adultos.

Fuente del articulo: http://www.benissa.net/ver/72/Ruta-de-las-Ermitas.html

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
©RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

La Finca.

La Finca es fruto de la unión de dos familias con raíces en el mundo de la cocina que, en 1984, fundaron un restaurante de base tradicional, que ha evolucionado día a día para ofrecer lo mejor de la cocina mediterránea.

José Mª García y Susi Díaz, a mitad de los años ochenta analizan el panorama gastronómico ilicitano y deciden apostar por un estilo personal, con novedades culinarias sin perder los fundamentos de la cocina local. A partir de esta intuición, adquieren una casa típica del campo ilicitano y, respetando su estructura tradicional, crean un restaurante moderno que une la comodidad con la funcionalidad.

La Finca está conformada por una gran familia de trabajadores, enamorados de su oficio de restauradores y cuya motivación reside cada día en la búsqueda constante de la calidad y la perfección.

La Finca, ubicada en una antigua casa de labor con más de 100 años de historia, inició su andadura en 1984 en el campo de Elche. José Mª García y Susi Díaz fundaron este restaurante con la máxima atención a los detalles y un permanente espíritu innovador.

La cocina de La Finca es el reflejo de su chef Susi Díaz, cuyo trabajo, en constante evolución, evoca sabores limpios y ligeros que potencian la pureza del producto.

La sala, dirigida por Irene García (sumiller y relevo generacional del restaurante) se convierte en un escenario en perfecta armonía para que los sabores de la finca cautiven tus sentidos.

Eche un vistazo a nuestro mundo y déjese llevar por una experiencia extraordinaria.

Precio de la comida

  • Menú: 59€- 70€ – Carta: 56€-67€ 
  • Carta de vinos con una atractiva selección

Más información

  • Acceso para minusvalálidos
  • Aire acondicionado
  • Aparcamiento
  • Comida en el jardín
  • Prohibidos los perros
  • Salones privados
Gastronomía Ilicitana S.L. 
CIF – B03431483 
Partida de Perleta 1-7 
CP 03295

GUIA MICHELIN

Comentario del inspector
Bonita casa de campo rodeada por una terraza ajardinada. Posee un moderno hall y un comedor rústico, con elementos actuales, donde prestan atención a todos los detalles. Atractiva carta de base regional con toques actuales y creativos.

GUIA REPSOL

Susi Díaz se ratifica en su refinada y gustosa creatividad que con  la colaboración de su familia, Irene y José Mª,  consigue que todo transcurra maravillosamente bien. Corazón de alcachofa con gamba roja, lomo de ternera a la brasa con emulsión de trufa, torrija caramelizada con sopa de coco. Precio medio 60 €.

Fuente del articulo: http://www.lafinca.es/es
Fuente de la foto: http://ocioelche.blogspot.com.es/2011/02/restaurante-la-finca.html

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
©RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Historia del Hércules, C.F.

A finales del siglo XIX unos marineros ingleses desembarcaron en Santa Pola para estudiar el eclipse de Sol del 28 de mayo de 1900.  ¿Y esto que tiene que ver con el Hércules? Pues resulta que los simpáticos científicos ingleses, para matar el aburrimiento, jugaban al fútbol en la playa. Y así fue como comenzó la historia futbolística alicantina.

En 1914 un muchacho deseó  crear un equipo llamado Hércules, grande y poderoso, como el semidiós mitológico. El joven era  Vicente Pastor de la Llosa Alfosea, apodado por sus amigos “El Chepa”.

¡Hércules, Hércules! Fueron los primeros gritos que se oyeron de un grupo de chavales que corrían, felices, tras una pelota de trapo, dirigiéndose a porterías señalizadas con libros y prendas de vestir.

Pero poco a poco fueron tomando forma. Ya en la prensa de Alicante aparece que el Hércules fue campeón infantil de un torneo local en 1918.

Se sabe que el primer partido oficial lo disputó contra el Athletic Club Benaluense en 1919, con la victoria del Hércules por 2-1. Por aquel entonces las camisetas herculanas eran a rayas blancas y rojas.

En 1922 el Hércules Football Club queda inscrito en la Federación Regional levantina.

Por aquel entonces destacaba el Club Natación, que llegó a la máxima categoría regional, pero por motivos extradeportivos se disolvió y tras esto, el Hércules adoptó sus símbolos, realizando su primer encuentro con la camiseta blanquiazul en 1928.

Aquellos sueños de unos chavales que jugaban en descampados, por donde está ahora la calle Alemania o en los terrenos del barranco de Benalúa, se convirtieron en realidad y el Hércules empezó a crecer.

A partir de ahí empezaba la lucha por ascender. En 1930 se llegó a disputar la final del Campeonato Amateur de Españacon la presencia de los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia. En 1932 se alcanza el título de campeón de la tercera división y acto seguido se realiza una gira por África quedando invicto en los encuentros que se disputaron.

Posteriormente apareció la figura de Don René Bardín Delille, ¿Qué quién fue? Fue un empresario llegado de Francia que impulsó el crecimiento del Hércules, aportando unos terrenos donde crear el ya desaparecido estadio, que acompañaría al Hércules durante casi treinta años.

Inicialmente tendría una capacidad de 8.000 espectadores, pero luego decidieron ampliarlo a 12.000.

El estadio Bardín fue una gran ayuda para el Hércules, que consiguió en tan solo tres años pasar de tercera a Primera División.

El 10 de Noviembre de 1935 jugó el Hércules en Bardín su primer partido de liga frente al Real Madrid.

Al final, el Hércules concluyó su debut en Primera División con una sexta posición.

Poco después, la Guerra Civil trajo consigo muchas tristezas e interrumpió la consolidación del Hércules CF a nivel nacional.

Las buenas noticias llegaron en 1941, cuando el guardameta herculano José Pérez García, se convertía en primer y único jugador blanquiazul hasta la fecha en vestir la camiseta de laSelección Nacional.

Fue entonces cuando se fusionaron el Hércules y el Alicante, pero por poco tiempo. En 1942 se cambia el nombre del club y pasa a ser el Hércules de Alicante. En 1943 pasa a denominarse Hércules Club de Fútbol.

En la temporada 1953/54 consiguió el añorado sueño de regresar a Primera División.

La alineación estaba formada por Seva Santos, Sedane, Navarro, Santos, Alvarín, Ernesto, Macalita, Pina, Mecarle, Rodríguez y Xirau.

En la temporada 1959/60 se sumaría a las filas herculanas un magnífico jugador, el granLuís Aragonés.

Otra importantísima figura apareció en 1971, José Rico Pérez,que tuvo que enfrentarse en esa temporada a una difícil planificación del club. Se solicitó del Ayuntamiento las opciones sobre el campo de La Viña y los 26.200 metros cuadrados adquiridos en el castillo de San Fernando. El Ayuntamiento accedió en el pleno de 12 de Julio de 1971 y el 26 de Agosto se firmó la escritura.

El 3 de Agosto de 1974, día histórico para el fútbol alicantino, se inauguraba el Estadio Rico Pérez. El coliseo herculano tenía una capacidad de 30.000 personas, y era fruto de los miles de herculanos que lo habían sufragado con su esfuerzo. Alicante ya tenía un estadio de gran nivel y todo esto gracias al Hércules.

En la temporada 1984/85 se fichó al jugador Mario Alberto Kempes, “El Matador”, que dotó al equipo de mayor calidad y confianza.

El Hércules, como se puede ver, contó afortunadamente con grandes fichajes, como el de “Pepe” Kustudic. Otros jugadores destacados fueron los legendarios argentinos Carmelo H. Giuliano y Miguel A. Santoro. También contamos con un delantero internacional que llegó desde Islandia para jugar con el equipo cuando se encontraba en Primera División, Petur Petursson.

El Hércules siguió trabajando durante años con esfuerzo y sacrificio para llegar a la élite del fútbol. De igual manera tiene su peso la buena gestión económica y la planificación que están introduciendo los dirigentes del Consejo de Administración del Hércules de Alicante. Con el apoyo de nuestra amada afición alcanzaremos el éxito deportivo para poder mantenernos entre los grandes, consolidar al Hércules y ocupar la tan ansiada posición que nos merecemos.

¡MACHO HÉRCULES!

Fuente del articulo: http://www.herculesdealicantecf.net/historia

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
©RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Embalse del Amadorio

      Hoy en Más allá de la ciudad queremos mostrarte un sitio bastante bonito para pasar la tarde o dar una vuelta. A unos 5 kilómetros de Villajoyosa, nos encontramos con el embalse del Amadorio, el pantano más cercano al mar de toda España.

       Se empezó a construir en 1947 y está funcionando desde 1957. La presa del Amadorio, de 63 metros de altura y 318 metros de longitud de coronación la encontramos entre la Vila y Orxeta. Este pantano abastece de agua a la Vila y a Benidorm y pertenece a la Cuenca Hidrográfica del Júcar.

      A lo largo del año varía su caudal notablemente. Tiene capacidad para 16 hm3, sin embargo, hace unos días y después de un verano muy seco y un otoño que está siendo muy seco y caluroso, se encuentra al 43,75% de su capacidad con 7 hm3. Según los datos que podemos consultar aquí (varían según la época que leas esta entrada, puesto que se actualizan a la fecha actual), está en niveles inferiores a los de años anteriores. (56,22% esta misma semana en 2012 y 48,13% media de los últimos 10 años).

     Alrededor de la presa podemos observar un par silos de cemento utilizados durante la construcción de la misma (a la izquierda de la imagen) y antiguas estructuras que se utilizaban para el acopio de áridos. Todo ello bien cuidado y restaurado.

RUTA

         Si cruzamos la presa, podemos realizar una ruta volteando el pantano. Hay muy pocas ocasiones en las que podemos acercarnos al agua. Tendrás que atreverte campo a través cuando veas que estás próximo a la orilla.

    La flora que podemos encontrar es la típica de clima mediterráneo, como el pino carrasco, las jaras, romero, lentisco, enebro, esparto, y algunas típicas de ramblas como la adelfa o el taray.

Pequeño islote donde anidan varias especies de aves. Al fondo, Peña de Orxeta.
          Respecto a la fauna, nos encontramos gran variedad de aves (distintas especies de garzas, grandes bandadas de gaviota patiamarilla, cernícalos, águilas…), mamíferos (conejos, ardillas, zorros, jabalíes o la gineta) y diversos reptiles y anfibios. Además nos podemos encontrar numerosas percas y bastante grandecitas.

         La ruta empieza atravesando un túnel por el que cabe un camión encima del otro perfectamente (solo hay que ver las imágenes) y después de él, nos encontraremos una carretera sin tránsito (más delante verás que está cortada, por eso no te encuentras ningún coche) pero termina esta carretera y te incorporas a una con tránsito, aunque bastante escaso. Así hasta llegar al puente de la CV-770, que es la carretera que une Villajoyosa con Orxeta y Sella. En este punto tienes dos opciones: A) darte la vuelta, o B) seguir por el arcén de la carretera hasta la presa. Yo recomiendo que te des la vuelta, porque la segunda opción puede ser un poco peligrosa, ya que esta carretera si que tiene tráfico abundante.

      Aprovecho para decir que en la actualidad está prohibido la navegación con embarcaciones de motor a explosión. Y que SÍ está permitida la pesca, aunque vete con cuidado no te vaya a pasar lo que a este hombre.

        Sin duda, un sitio que merece ser visitado unas cuantas veces. Al lado del aparcamiento, hay una pequeña área recreativa donde poder comer o merendar a la sombra de los pinos. Además, hay bastantes paneles informativos sobre todo lo que he contado aquí y mucho más.

Fuente del articulo: http://masalladelaciudad.blogspot.com.es/2013/12/pantano-del-amadorio-villajoyosa.html
Fuente de la foto:  http://www.beninoticias.com/programa-de-voluntariado-ambiental-que-actuará-en-el-entorno-del-pantano-del-río-amadorio-de-la-vila

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
©RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Jardín Artístico Nacional Huerto del Cura

En Elche, en el corazón de su palmeral, declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, encontramos el Jardín Artístico Huerto del Cura. Un jardín en el que podrá contemplar una gran variedad de especies botánicas, mediterráneas y tropicales, entre las que destaca una colección de palmáceas provenientes de todo el mundo y una completa variedad de cactus, que conforman en su conjunto, un entorno de gran belleza.
Entre sus especies únicas, destaca la famosa Palmera Imperial, nombrada así en honor a la emperatriz Sissi, quien visitó el jardín hace más de un siglo.

La amplia variedad botánica, perfectamente adaptada a nuestro clima, los estanques, piletas y su rocalla, bien merecen un paseo sosegado en el que poder disfrutar de la naturaleza en su máximo esplendor.

CATERING HUERTO DEL CURA

El Grupo Huerto del Cura cuenta con un servicio de catering que permite trasladar lo mejor de su cocina al lugar deseado, sea la sede de su empresa, una finca rústica, etc.
El Catering Huerto del Cura, referente en la organización de banquetes y celebraciones, cuenta con los mejores profesionales, que se ponen a su disposición, para ofrecerle un servicio personalizado y de calidad. Se sentirá atendido y bien asesorado, desde el momento de la solicitud del presupuesto hasta el día de la celebración de su evento.
Nuestra experiencia gastronómica, nos permite ofrecer un sello de máxima calidad a la hora de confeccionar los menús, en donde todos los platos han sido creados y estudiados teniendo en cuenta las últimas tendencias en restauración, para complacer los paladares más exquisitos.

Fuente del articulo: http://elcheconventionbureau.com/espacios/naturales/palmeral-de-elche/jardin-artistico-nacional-huerto-del-cura/
Fuente fotografia: www.euromarina.com

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

Finca La Font (Alicante)

Esa tarde teníamos la intención de visitar algunas fincas abandonadas de Alicante, dispersas aquí y allá, de los más diversos estilos, a la vista y ocultas de la civilización… De todo un poco y cada cual más interesante. Recorrimos varias de ellas, en busca de la que mejores oportunidades nos brindara: nada de curiosos, nada de visitas inesperadas y, a ser posible, alejada del tumulto. No todas cumplían todos los requisitos, de modo que, tras observar sus posibilidades, nos decantamos por la que he decidido denominar Finca La Font. Su ubicación ha favorecido su peculiar bautismo, y no es para menos: emplazada en una urbanización pudiente, a esta enorme finca no le falta detalle… Si bien es cierto que se trata de un caserón inacabado, tiene una serie de detalles que ha valido la pena inmortalizar. ¿Estáis preparados? 


No se trata de una finca oculta de la mirada de curiosos pues, además, el resto de caserones colindantes, cada cual más vistoso, están todos ocupados. En este caso, varios arbustos moribundos nos dan la bienvenida, siendo los únicos restos en un jardín que nunca fue acabado… Tampoco las vallas ni las puertas: no hay nada que impida el paso. Además, si somos capaces de mirar hacia arriba, tan sólo veremos ventanas y puertas abiertas e inacabadas en un total de tres plantas, con sótano, cochera y terraza. 


Nos introdujimos por el hueco de la cochera, dándonos de bruces con la entrada al antiguo sótano… Por lo visto, los propietarios del terreno decidieron levantar la nueva vivienda conservando el antiguo sótano bajo ese gran habitáculo que serviría para guardar vehículos, y no hay señales de que éstos tuviesen intención de sellar las oberturas. De todos modos, no descendimos debido a los peligros que pudiese suscitar… Tampoco en un primer momento quisimos adentrarnos en el nuevo sótano, a pesar de que las escaleras eran mucho más amplias… 


Poco a poco, fuimos descubriendo estancias… No sin pensar que la distribución de la futura vivienda era más bien complicada: diversas alturas en una misma planta, escalones donde no deberían estar, una rampa para mejorar la accesibilidad donde no tiene sentido que esté, además de montones de ventanas en lo que creíamos la cochera… ¿Nos estaríamos equivocando y se trataría de una especie de porche cerrado? En la misma planta baja, una enorme estancia repleta de vigas también nos daba la bienvenida… ¿Utilidad? La desconozco, al igual que la de todos esos montones de pintadas obscenas que se amontonan por todas las paredes… Una pena. 


Curiosamente, y muy en relación con lo de la rampa para mejorar la accesibilidad, encontramos un ascensor… O lo que quedaba de él. Al menos en la planta baja, carecía de puerta, pero sí podíamos ver el profundo hueco repleto de basuras. ¿Se trataría de la vivienda de una persona con movilidad reducida? Desde ahí, tomamos las escaleras para ascender a la planta intermedia, muy cuidadosamente debido a su pésimo estado, pero con todas las ganas del mundo de encontrar tesoros… Y no fue el único, pues además del hueco del ascensor con su respectiva puerta, encontramos los restos de un enorme salón con chimenea… Seguramente utilizada:

En esta planta, encontramos alguna estancia más… Curiosamente, ni un sólo baño ni habitáculo que lo pudiese parecer: nada de tuberías, nada de saneamiento. Puede que ni siquiera esos futuros baños estuviesen previstos pero, como poco, resultaba extraño… Por ese motivo, tomamos las escaleras hasta la última planta, con sumo cuidado debido a que estaban peor conservadas que el resto. Teníamos muchas ganas de encontrar lo que allí nos esperaba…

Tras atravesar diversas estancias, entre las que se encontraba aquella que albergaba los restos de la maquinaria de ese ascensor que nunca llegó a funcionar y que, ahora, recoge todas las basuras de aquellos que han decidido utilizar la finca para sus fiestas particulares, alcanzamos esa enorme y maravillosa terraza. Sus vistas son inigualables: carretera, coches, vegetación y, sobre todo, atardecer… La verdadera furia de Dios dio lugar a instantáneas como la que hoy quiero mostraros:

Disfrutamos un buen rato de las vistas… Queríamos obtener las mejores fotos posibles, y casi lo conseguimos. Sin embargo, ya era hora de descender… No sin antes, por supuesto, dirigirnos hacia el nuevo sótano, que al principio de la visita había quedado pendiente. Allí encontramos un oscuro taller de trabajo, con mesas cascos y restos de madera…

Una muy valiosa propiedad que está siendo echada a perder por el paso del tiempo y, sobre todo, los vándalos, que se podría decir que ya han hecho su labor y se han llevado todo lo que se podían llevar… Sin embargo, continuaremos volviendo cada vez que tengamos oportunidad pues, como habéis podido comprobar, desde allí  pueden disfrutarse unos atardeceres maravillosos… ¿Cómo serán los amaneceres?

La Tentación

La Tentación: redescubriendo la gastronomía tradicional alicantina

Hace casi un par de años, coincidiendo con el nacimiento de mi segunda hija y por azares del destino, mi suegro me llevó descubrir uno de los locales más especiales que conozco en Alicante. Hay que tener un ojo entrenado para poder vislumbrar la verdadera joya que se esconde bajo la fachada de la antigua y entrañable bodega Gambin, ahora rebautizada como La Tentación.
 
Os confieso que la primera vez que entré y miré la carta que tienen expuesta en una gran pizarra pensé: ¡No conozco nada! Es una sensación un tanto sorprendente, como quien va a un país extranjero y lee una carta en un idioma desconocido… ¿Marrajo? ¿Gatet? Menos mal que el padre de mi mujer, alicantino de pura cepa, recordaba todos aquellos nombres de su infancia y me explicó con todo lujo de detalle. Aquel día salí muy impresionado por el nivel tan sobresaliente de mi reciente descubrimiento.
 
En esta ocasión era diferente, ya sabía lo que me esperaba, y os aseguro que, rizando el rizo, ¡estuvo muy por encima de mis expectativas!
 
La Tentación: redescubriendo la gastronomía tradicional alicantina

Uno de los detalles más destacables de esta antigua bodega son sus productos de la terreta: mermeladas, mieles, aceites de Callosa d’en Sarrià, salazones de San Pedro, embutidos ibéricos, aceitunas y encurtidos… Por cierto, también podréis saborear cervezas alicantinas como Sacristán, Santa o Spigha.

Para comenzar, nos sirvieron una cerveza tostada de barril y una tradicional ensalada de capellanes. La cerveza estuvo tirada con verdadera maestría, enfriando la copa con agua y dejándola reposar a medio llenar. Coincidiréis conmigo con que no es habitual que le traten a uno con tanto mimo. La ensalada muy buena y el aceite exquisito.
 
Tras unos instantes fueron llegando el marrajo y el gatet aliñados con aceite. Un bocado exquisito que, aun cuando redacto estas líneas, se me hace la boca agua al recordarlos. Mientras dábamos cuenta de estos entrantes llegó lo que para mi es uno de sus platos estrella: El pulpo seco al soplete. ¡No hay palabras para describir lo sublime de este plato! Tenéis que ir y descubrir por vosotros mismos esta recóndita exquisitez. ¡Éxito garantizado!
 
Para redondear la sesión de tapeo continuamos con unas rosquillas de ensaladilla marinera con huevas de caballa, muy ricas, y unas extraordinarias tostas de pan griego, pericana y sensación de sabores (hueva, mojama, bonito, bacalao, ajo, pimiento, tomate,…) La presentación de las tostas, muy colorista, ya te pone en sobreaviso acerca de la gran combinación de sabores que te aguarda.
 
¡Ah! el pan está hecho por ellos mismos
 
Para terminar, codillo de cerdo lechal amenizado con una patatas de río con queso y sobrasada. El codillo se deshacía en boca como la mantequilla. Horas de horno habían obrado la magia dándole una textura ligera y un sabor consistente. No es nada fácil encontrar carnes de esta calidad. Recomendado.
 
Por último una tarta sacher verdaderamente casera con una original mermelada de naranja. Y a mi, que no me gustan las cosas excesivamente dulces, tan solo os puedo decir que me pareció perfecta. El cortado de crema de turrón que tomé la ultima vez no pudo ser en esta ocasión, pero eso me da la excusa perfecta para volver visitar este lugar tan especial.
 
Hasta ahora os he contado el aspecto gastronómico de La Tentación, pero no puedo terminar esta entrada sin hablar de los artífices de esta experiencia: Juan Antonio Planelles y José Manuel Rodríguez. José Antonio, voz grave acorde a su envergadura, sonrisa perenne y de agradable conversación, nos atendió con tanto amor como podría atenderte un familiar cercano. José Manuel, de mirada viva, es todo maestría en la cocina.
 
¿Habéis visto alguna vez una auténtica máquina de agua selz con más de 100 años de antigüedad?
 
¿Nunca habéis probado un amarguet? Ya no tenéis excusas para visitar La Tentación.
 
Fuente del articulo: http://www.hastalacocina.es/restaurantes/la-tentacion-redescubriendo-lagastronomia-tradicional-alicantina/

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR
A %d blogueros les gusta esto: