Archivos Mensuales: junio 2015

Las barracas a la vora del mar en Santa Pola

Este post se lo quiero dedicar in memoriam a mi Yaya Paquita. Forma parte de una entrevista realizada en el año 2011, como trabajo de la asignatura “Métodos y Técnicas de Investigación Antropológica”. Durante la misma, la informante, a través de una fotografía tomada en julio de 1945 en las Salinas de Santa Pola, narra como pasaba su familia las ansiadas vacaciones de verano, marchando carretera y manta, hacia las cálidas playas de la vecina localidad de Santa Pola.
Esta forma de veranear, por parte de los ilicitanos, significaba todo un ritual de preparación, antes, durante y después del viaje, que suponía toda una experiencia de disfrute tanto para las familias como para els fadrins, en los escasos días de asueto que se tenía entonces para descansar.
Normalmente se iniciaba el traslado por Sant Jaume, el 25 de julio, para regresar a Elche para la semana de las fiestas de agosto “amb molt mal humor”, como dice la célebre habanera, por haber gastado los ahorros de todo el año, aunque con la alegría de asistir un año más a las representaciones del Misteri o Festa d´Elx.

Comienzo a partir de aquí parte de la transcripción de la entrevista a partir de una fotografía. La descripción, así como el léxico es el empleado por parte de mi informante, en este caso mi abuela, que contaba con ochenta y dos años de edad. En la fotografía aparece de pie, la tercera persona por la izquierda.

En la fotografía aparecen mis abuelos maternos en su época de novios con toda la familia de mi abuela.
Se trata del período de “veraneo” de las familias ilicitanas que consistía en pasar quince días de julio (la segunda quincena normalmente) en la playa de Santa Pola, donde se alquilaba una “barraca” o construcción típica para la ocasión en el que alojaban las familias que no podían alquilar una casa o comprarla.
“Al empezar el mes de agosto arrancaban para regresar a Elche a ver las fiestas, la bajada de ángel y la alborada”.

Las vacaciones eran remuneradas para irse quince días.

yaya Paquita

En la foto aparece mi abuela con sus padres y sus cuatro hermanas con sus respectivas parejas maridos o novios y sus sobrinos. Por lo tanto viajaban todos juntos en un camión que alquilaban siguiendo una línea matricéntrica, es decir, con los familiares de la esposa. Los familiares de los esposos, cuñados de mi abuela, solían hacer una visita del día a la barraca. También aparecen otros vecinos que aprovecharon la ocasión para fotografiarse todos juntos.

☼ Cómo se desplazaban:
Alquilaban un camión y los que no cabían iban en autobús. Otros iban en carros tirados por burros pero tardaban mucho en llegar porque se paraban. Había carretera pero ya cerca de salar eran caminos más malos”.
El interior de la barraca estaba distribuida en habitaciones para los diferentes matrimonios, durmiendo los solteros separados de sus parejas, “¡cómo tenía que ser!”. Dormían en colchones en el suelo o en hamacas.
La comida la hacían en la porchada en una larga mesa y se cocinaba con leña cogida del saladar. Cocinaban las mujeres mayores y el resto, mujeres jóvenes y hombres se bañaba o tomaba el sol. Los hombres también iban a comprar la comida.

  Qué se comía:
“Arroz con conejo, pescado, carne, ensaladas y aperitivos. De postre fogasetas y coquicas de mantecas que traían hechas ya de Elche. Desayunábamos con la fogaseta y chocolate hecho con la leña que recogían los hombres. Para beber se consumía agua, vino, casera y vino dulce”.
“Los alimentos los compraban en la misma playa. Había una barraca que era una carnicería “la yáquets”  y allí comprábamos la carne. También pasaban hombres vendiendo pescado fresco, cacahuetes, bebidas y barras de hielo. La comida la conservaban en “pozales” de hielo”.

 ☼ Cómo se divertían:
 “Los hombres jugaban al dominó y las mujeres al julepe o al “31” juegos de cartas. También se jugaba a la lotería. Los niños se entretenían trayendo pozalicos de agua para hacer montonicos y casitas de arena. También traían maticas del salar para plantarlas en la arena. Los hombres construían un campo de fútbol en el saladar con unos palos.
Se bañaban en la playa todos juntos los hombres con “taparrabos” y los que no tenían en calzoncillos y las mujeres con bañador con faldita.

Se protegían del sol con crema de nivea, sobretodo las mujeres jóvenes que se tumbaban al sol en una toalla”.
Por la noche se podía ir al cine de verano que era un recinto cerrado y había que pagar para entrar. No había radio para entretenerse.

Tras la sobremesa y por la noche se cantaba en la mesa canciones populares de Elche, como “venim de la mar”, todos juntos con gente de otras barracas. Lo pasábamos muy bien. Como dice la canción cuando regresaban a Elche, las fábricas de zapatos aun permanecían cerradas y “no había res a fer” pues eran las fiesta de agosto.
Para mi abuela ese momento de las canciones era “lo más bonito, había una alegría muy grande y una armonía entre todo.

barracas_0 images

Posted on 5 Days Ago 

ESTE ARTICULO  Y SUS FOTOGRAFIAS SON SOLO A TITULO INFORMATIVO Y TIENEN LA OBLIGACION DE CONSULTARLO COMENTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

Alicante, los Fenicios y Los Salazones.

images.jpg

Desde que comencé a vivir en estas tierras, muy bien por cierto, una de las primeras cuestiones que llamaron mi atención sobre las costumbres culinarias particulares de la zona fue el frecuente uso en ensalada o como simple entrante de una gran variedad de pescados en salazón.

En mi caso, igual que como para cualquiera que haya nacido y vivido cerca del mar, el pescado seco o en salazón no era ningún desconocido, y aunque su sabor nunca ha sido del todo de mi agrado, sí que habia podido probarlo en más de una ocasión. En el caso de Alicante, lo que más me sorprendió fue la diversa variedad de tipos que uno podía encontrar en cualquier tienda de embutidos, ocupando casi siempre una parte importante del mostrador de productos.

La preponderancia y el gusto por este tipo de alimentos conservados por largo tiempo mediante procesos de secado y salado tradicionales se puede observar por todo el levante español, aunque son varios los puntos geográficos donde esta tendencia es superior a la media: Alicante, Murcia y Cádiz. Los tres son pistas importantes a la hora de poder indagar en la procedencia de esta manera de conservar el pescado, puesto que todos ellos, en su momento, fueron puerto de llegada de un pueblo viajero y comercial que, gracias a la habilidad de sus marinos pudo llegar a cualquier parte del mediterráneo. Hablamos, como no, de los Fenicios.

Un pueblo singular, de origen semita y situado en una región de Asia Menor dominada por el mar en su parte occidental y por una tierra agreste, seca, montañosa en la oriental, en la  que el único objeto valioso que existía era el Cedro del Líbano, un árbol frondoso con una madera muy cotizada en la antiguedad. Esta situación les obligó, digámoslo así, a buscar su fortuna en la mar, en la que pronto destacaron por sus habilidades marineras, comenzando una carrera para establecer puntos de comercio en muy diversos parajes, llegando incluso, según las fuentes antiguas, a circunnavegar África (periplo de Hannón)

Aproximadamente en el siglo VI a.c llegaron a España, fundando colonias por todo el Levante y Andalucía. En el caso de Alicante destacan plazas como Dénia, Jávea, Calpe, El Campello (Illeta dels Banyets), Alicante (Tossal de Manises), Santa Pola y Tabarca (nombre fenicio que ha sobrevivido).

Los Fenicios (cuyo nombre derivó en época romana a púnicos, por la palabra griega Phoinikés -los rojos-, que se les dió por su habilidad en la producción de los moluscos de los que conseguían el púrpura o tinte rojo para la ropa), eran obviamente especialistas en el tratamiento del pescado para su conservación a largo plazo, conocimiento que se transmitió a través del contacto con los grupos tribales íberos que habitaban la zona.

Resumiendo, creo que cuando saboreemos un poco de hueva, o de atún de zorra, o de cualquiera de las variedades que se pueden encontrar en la ciudad, sería bueno pensar en la trascendencia temporal que pueden alcanzar algunas costumbres, que repetidas día a día han conseguido salvar el escollo de dos milenios que nos separa de aquel pueblo curioso, negociante y un poco pirata que fueron los fenicios.

Buen provecho.

FUENTE. https://nvmantinus.wordpress.com/2008/02/10/alicante-los-fenicios-y-los-salazones/

ESTE ARTICULO  Y SUS FOTOGRAFIAS SON SOLO A TITULO INFORMATIVO Y TIENEN LA OBLIGACION DE CONSULTARLO COMENTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

La ofrenda de flores (la más antigua de España)

HOGUERAS 1969
LA OFRENDA DE FLORES MAS ANTIGUA DE ESPAÑA 

 La Ofrenda de Flores alicantina a su patrona es la más antigua de las que se celebran en España, ya que data de 1941, anterior a alguna de las más destacadas de nuestra geografía como son la de la Virgen del Pilar en Zaragoza que es de 1958, la de la Mare de Déu del Lledo en Castellón es de 1947, a la Virgen de los Desamparados en Valencia es de 1945.
 En cuanto la Ofrenda alicantina, a modo de recordatorio, saber que los primeros años se hizo en un recinto cerrado, al cumplir medio siglo la Ofrenda empezó a hacerse en la plaza del Ayuntamiento sobre la pared del consistorio, a donde se llevaba en procesión la imagen de la Virgen del Remedio, al principio la Ofrenda se realizaba en un solo día y las flores estaban expuestas hasta el 23, pues el 24 se desmontaban para la crema.

Es a partir de 1996 cuando se intenta realizar un dibujo floral con los ramos, del mismo modo que se hizo necesario dividir la Ofrenda, en dos días consecutivos para evitar una jornada maratoniana y desde hace dos años la Ofrenda se traslado a una peana colocada en la plaza enfrente de la Concatedral de San Nicolás, mas acorde con el carácter religioso del acto. La ofrenda de flores (la más antigua de España) con la que Alicante honra a su Patrona es, sin duda, uno de los momentos centrales de “Les Fogueres de Sant Joan”.

 Se espera que más de 50.000 personas se acerquen estos días hasta la Concatedral, para pasar por delante de la Patrona de Alicante portando más de 10.000 ramos de flores , durante los últimos años es destacable la gran cantidad de visitas que viene registrando San Nicolás.

 Son innumerables las personas que , durante estos días festivos, no quieren dejar pasar la oportunidad de tener cerca la imagen de la Madre de Dios, Ntra. Sra. La Virgen del Remedio, Patrona de todos los Alicantinos. La ofrenda, los días 21 y 22, comienza a las 19:00 hs.
 La Plaza del abad Penalva se engalana de Fiesta y donde dos grandes paneles con la Virgen del Remedio y La Santa faz serán rodeados por las flores que llegarán de manos de las alicantinas y alicantinos. Se entrará a la Plaza por la Calle de San José, que tiene como fondo la precisa portada barroca de la Capilla de la Comunión. Llegando a la Plaza, se accederá a la Concatedral por la puerta de esta plaza, entrando a la iglesia de cara a la Virgen.
 El final de la ofrenda, como siempre, se realizará en el interior de la Iglesia y será presidido pro el Obispo de la Diócesis. La Bellesa del Foc podrá dejar su ramo a los pies de la Virgen, que ya está junto al Altar Mayor.

 Los días 22 y 23 no cerrará el templo a mediodía para facilitar la visita a la Virgen El templo estará abierto desde las 08:30 h. hasta finalizar la ofrenda.

 iiFELICES FIESTAS DE FOGUERES 2015 a TODOS!!

FUENTE. http://concatedralalicante.com/la-ofrenda-de-flores-mas-antigua-de-espana.html

ESTE ARTICULO  Y SUS FOTOGRAFIAS SON SOLO A TITULO INFORMATIVO Y TIENEN LA OBLIGACION DE CONSULTARLO COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.

Edificio | Colegio Diocesano Santo Domingo

FACHADA PRINCIPAL

El edificio visto desde el exterior, presenta su fachada principal al Sur, con un lienzo de unos 110 metros, yendo desde la Iglesia a la Puerta de la Olma. En esa longitud, está comprendida, la Iglesia, el convento y la universidad. Toda la fachada es de sillería y debía estar finalizada la portada del Colegio, hacia 1555 ya que se colocan las puertas de madera en ese año. En ella se aprecian los tres pisos, con el bajo marcado por la cornisa o moldura, que separa los dos superiores con sus ventanas y las puertas de acceso a la iglesia, convento y universidad.

Por el lateral de levante, recientemente puesto al descubierto en una acertada labor de restauración del entorno al quitar las casas y parte de los patios del colegio, nos encontramos en la fachada con un gran escudo de armas de Loazes y, así mismo, una efigie del fundador, en la parte superior, con las insignias de arzobispo y una leyenda que, en latín, dice: “Dominus Ferdinadvs Loases erexit hoc Collegivm anno 1562”. Esto nos da la pista acerca de la finalización de la fachada del colegio.


PUERTA DEL TEMPLO

Terminada en 1561, es de diseño renacentista, con decoración plateresca y de dos cuerpos. Destaca en el entablamiento del primer cuerpo, un friso decorado con motivos vegetales. En las enjutas aparecen los escudos de Loazes y de la Orden de Predicadores. El cuerpo superior, tiene tres calles con hornacinas y está rematado por un frontón triangular clásico. En las hornacinas, se encuentran tallas de San José y de la Virgen del Socorro. (Esta última, gótica y de madera de olivo, recientemente bajada para su restauración, que ya ha sido efectuada).

LA TORRE

La TORRE, que vemos actualmente se comienza en 1693 y sustituyó al campanario primitivo, renacentista. Se culmina en 1738. Es de planta cuadrada y de ladrillo lo que contrasta con el resto de la fachada toda ella de piedra. Culminaba con aletones curvos radiales que le daban un aspecto bulboso. Está fuertemente ornamentada con figuras humanoides, angelotes y escudos. Con motivo de la magna exposición de la “Luz de las imágenes” del 2003 ha sido restaurada volviendo a lucir los colores originales.

PUERTA DEL COLEGIO

La entrada actual al edificio se hace normalmente, salvo contadas excepciones por la PUERTA DELCONVENTO, que es de tres cuerpos adintelados en las que se observan los tres órdenes clásicos. En el primer cuerpo, dos semicolumnas de fuste estriado y capitel dórico, que sostienen el friso con triglifos y metopas con bucráneos (cráneos de toros). En el segundo cuerpo, nos encontramos con columnas de fuste toscano y capitel jónico que enmarcan a tres hornacinas con forma de venra o concha vacías y el tercer cuerpo, hay unas pilastras corintias, que enmarcan una ventana.

PUERTA DE LA UNIVERSIDAD

La PUERTA DE LA UNIVERSIDAD,es la tercera de las portadas y la de más reciente factura. Aunque debía existir una puerta desde el siglo XVI, es en el XVIII cuando se construye la actual portada barroca, terminada en 1723. Su diseño se debe a Pedro Juan Codoñer y al fraile trinitario P. Francisco Raymundo. Consta de dos cuerpos, el inferior, con un arco de medio punto y flanqueada por dos columnas de capitel compuesto. En el tímpano se encuentran los escudos deLoazes, del Papa Pío V y del Rey Felipe IV.

En el segundo cuerpo, se encuentra en la hornacina, la figura de Santo Tomás de Aquino, el más importante santo de la Orden dominíca, flanqueado de dos columnas más pequeñas que las anteriores. Remata la fachada la figura alegórica de la Sabiduria. En la abundante decoración son perceptibles ya elementos rococó.

PUERTA DE CREVILLENTE

A escasos metros, nos encontramos con la PUERTA DE CREVILLENTE, llamada popularmente de LA OLMA, una de las cuatro puertas principales de acceso a la ciudad. Construida en 1548, está adosada al ángulo sureste del edificio. En ella aparece San Miguel Arcángel, con las armas de la Corona de Aragón y el Pájaro Oriol, símbolo de la Ciudad.

TEMPLO

Fue la primera parte que se construyó del conjunto monumental. La primitiva planta fue diseñada porJerónimo Quijano y debió terminarse en 1553. Pronto surgieron problemas con la cimentación por lo que hubo que suplementarse con los contrafuertes del lado izquierdo. Más tarde, en 1624 se realizaron reparaciones por Martin Chuzeta. En 1659, el arquitecto Pedro Quintana realiza la actual planta. Posteriormente intervendrían Francisco Verde y Aniceto de Ayra.

La Iglesia consta de una nave que mide aproximadamente unos 50 metros con bóveda de 21 metros de cañón semicilíndrica y capillas entre los contrafuertes. Por encima de éstas discurre una tribuna con balcones que en las iglesias jesuíticas servían para que la comunidad asistiera a los oficios. No en vano responde al modelo italiano de iglesia que realizó Giacomo Barozzi (Vignola) (1507-1573) en Roma durante el Renacimiento: “Il Gesú”. (Esta iglesia es la sede de la Orden de los Jesuitas y en 1985 celebró su IV Centenario).

El crucero se culmina con una cúpula semiesférica, apoyada sobre cuatro arcos torales y rematada por una linterna de iluminación. Termina la Iglesia con un Altar Mayor de ábside semicircular con una enorme pechina como techo y un retablo con unas tallas sobre ocho peanas en gran parte destruidas durante la Guerra Civil (1936-1939), de las cuales quedan las del cuerpo superior y algunas en mal estado.

Actualmente preside este altar el retablo de “Los Misterios del Rosario”, atribuido al discípulo de Juan de Juanes, Fray Nicolás Borrás, pintor de Cocentaina que debió pintarlo hacia 1565-75. Éste, igual que su maestro, sigue el modelo italiano, especialmente de Rafael. Se trata de una pintura al óleo sobre tabla y es uno de los más bellos retablos del Renacimiento y debió ser un encargo del mismo Loazes. Consta de 14 misterios (falta el cuarto de los gloriosos, que corresponde a la Asunción de la Virgen) distribuidos en tres calles, presidida por la talla de la Virgen del Rosario situada en una hornacina en la calle central, que correspondería al misterio que falta, y, 6 frailes dominicos –entre los cuales destaca S. Vicente Ferrer-, situados en los guardapolvos laterales.

En 1690 comienza la decoración de la iglesia por el pintor dorador Francisco Heredia que pinta parte del Presbiterio. Entre 1692 y 1695 el pintor valenciano Bartolomé Albert, realiza la pintura, al fresco, de la bóveda de la nave principal con escenas de la Gloria y con escenas de la vida de la Virgen, la bóveda del Coro.

En 1700 se pintan los dos grandes cuadros, de más de 4 metros de largo, que ocupan los muros laterales del Altar Mayor, por el lorquino Pedro Camacho Felices. En el lado del evangelio nos encontramos “La Confirmación de la Orden de Predicadores por el Papa Honorio III ” en él podemos ver a Santo Domingo arrodillado frente al Papa, ante la mirada de cinco cardenales, dos de espaldas al espectador y tres de frente. En el ángulo inferior de la derecha aparece una cartela en donde, en términos latinos, se nos recuerda el hecho de la aprobación de la orden de Predicadores el 22 de Diciembre de 1216, (hacia 1223, el mismo Papa confirmaría la Orden de los Franciscanos).

En el lado de la epístola nos encontramos “La aparición de la Virgen del Rosario y Jesús niño a Santo Domingo”, en la cual podemos ver a la Virgen con el niño Jesús en una nube rodeada de santos de la Orden dominica y entre los cuales se destaca Santo Tomás de Aquino con un libro y el Beato Reginaldo de Orleáns propagador del Rosario. Santo Domingo aparece de rodillas, orando y a su lado sus símbolos el perro con la antorcha que también vemos en el claustro de la universidad.

Al mismo tiempo se realizan los retablos del Altar Mayor por Laureano Villanueva, padre del famoso fray Antonio de Villanueva, Bartolomé Perales y José Caro (este último trabajó en el taller de Nicolás Salzillo). Hoy, este retablo, lamentablemente, está bastante destruido como consecuencia del bandalismo ejercido en la Guerra Civil, en donde desapareció el primer cuerpo y quedo parte del segundo cuerpo.

Así mismo a los pies del Altar Mayor, en el lado del evangelio, se encontraba según nos cuenta D. Josef Montesinos en su “Compendio Histórico Oriolano” un “mausoleo de piedras preciosas, con su busto vestido de Pontifical”. Fue erigido, en 1726, siendo rector el Reverendo P. Mro. Fray Domingo Terol. Este túmulo fue destruido durante la Guerra Civil.

Entre 1680 y 1687, se levantó la Capilla del Rosario en el lado izquierdo del crucero, cuya cúpula decorarían Senén Vila y Bartolomé Albert y el retablo, que es posterior, es de Antonio Perales.

El órgano fue lo último que se hizo. Su autor fue Fulgencio Llop, que lo realizó en un tiempo récord, desde marzo a julio de 1701. La iglesia fue bendecida el 30 de julio de 1701 y en octubre de 1706 sufrió un bárbaro saqueo por los partidarios de Felipe V, al mando del Cardenal Belluga.

Posteriormente, se procede al dorado del retablo del altar mayor, en 1727, por Julián Martínez. Y en 1737 se sustituye el primitivo órgano por otro más grande realizado por Martín Usarralde. La iglesia debido a su decoración, se ha considerado como un templo barroco, pero en realidad es una obra renacentista, profusamente decorada en la época barroca, siendo un excelente ejemplo del ambiente triunfal y exaltado de la Contrarreforma, en donde la iglesia no sólo debe acoger a los fieles, sino, sobre todo emocionar, lo cual logra con creces.

CLAUSTRO DEL CONVENTO

Es una gran obra cuadrada, algo irregular, de unos 40 metros de lado, diseñado por Agustín Bernardino, arquitecto francés de formación herreriana, lo que se pone de manifiesto por las bolas de la culminación y el chapitel de la cubierta sobre la bóveda. Comenzado en 1602 y terminado en 1614, cada lateral está formado por 7 grandes arcos sostenidos por pilastras dóricas y entablamiento del mismo orden, que sostienen otros tantos arcos sobre columnas jónicas del cuerpo superior. 

Las galerÍas superiores están cerradas por ventanas y óvalos, desde 1787 y se utilizaron para albergar laBiblioteca de la Universidad, con gran parte de los fondos bibliográficos suministrados por Loazes, sita hoy en día en el nuevo edificio que ocupaba el Palacio de Pinohermoso, formando la Biblioteca Pública de la ciudad. Contrasta con su severidad, el jardín que hoy día se encuentra entre sus arcadas. Actualmente se encuentran aulas y en el ala colindante con la Iglesia, la biblioteca del actual Colegio, con parte de las estanterías originales restauradas. En uno de los ángulos de este Claustro, nos encontramos con la Portada de la Sacristía.

PORTADA DE LA SACRISTÍA

Responde a un esquema de arco de triunfo muy decorado con motivos del plateresco y con el tema principal desarrollado en las enjutas, que es el de la Anunciación. Su traza se debe a Juan Inglés, hacia 1570, con diseño muy próximo al estilo de Jerónimo Quijano y a su Portada de la Sacristía de la Catedral de Murcia.

TRÁNSITO ENTRE CLAUSTROS

En el lateral de levante se encuentra la zona de tránsito con el Claustro de la Universidad, con un magnífico artesonado, realizado por el maestro Juan Piquer similares a los que veremos en otras estancias del Colegio. Desde aquí arranca la Escalera Principal

ESCALERA PRINCIPAL

Se debió realizar hacia 1567-68, bajo la dirección de Juan Inglés, que acababa de llegar de Tortosa. Es una magnífica construcción abovedada que nos lleva a la primera planta del edificio y que tiene como remate una cúpula con lucernario y un espléndido artesonado. En ella nos encontramos, en la planta baja, la Puerta de acceso a la bodega y en la mitad de la escalera la Puerta de acceso al Archivo.

CLAUSTRO UNIVERSIDAD

Fue diseñado por el trinitario P. Francisco Raymundo, y se realizó entre 1727 y 1737. En su construcción intervinieron Alfonso Ortiz, Pedro Juan Codoñer y Jacinto Perales.

Es un precioso claustro barroco, encuadrado en un edificio renacentista de unos 33 metros de lado (unos 7 m. más pequeño que el Claustro Mayor) pero mucho más ágil ornamentado. Las columnas de fuste liso toscano y capiteles corintios sostienen siete arcos. En las enjutas de los arcos se encuentran labrados los escudos de Loazes, los Reyes de la Casa de los Borbones, el Papa, la figura emblemática de Santo Domingo (el perro con la antorcha), el Oriol (símbolo de la ciudad), las barras del reino de Aragón, etc. En la galería superior, las columnas se apoyan sobre una magnífica balaustrada, que les sirve de basamento.

En el ángulo noroeste, nos encontramos con la Puerta de entrada al Salón de Actos, enorme estancia recientemente restaurada y donde tienen lugar las ceremonias más significativas del año escolar.

REFECTORIO

Es rectangular cubierto de nervaduras góticas muy evolucionadas de finales del siglo XVI. En el fondo, enmarcado por un arco de medio punto, nos encontramos con un gran lienzo del pintor valencianoSenén Vila pintado en 1683; se trata del “Milagro de Santo Domingo”. Rodeando toda la estancia hay un magnífico zócalo de azulejos valencianos del siglo XVIII, recientemente restaurado, sin lugar a dudas uno de los más bellos de toda la Comunidad Valenciana. Viene firmado por sus autores: diseño de Luis Domingo, pintura de Luciano Calado y fechado en 1775. Representan diversas escenas de caza, vendimia, desembarco en puertos de mercancías, etc.

Posted by Alicante en la Mochila on Martes, 23 de junio de 2015

ORIGEN DE PUBLICACION..  http://colegio.cdsantodomingo.com

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR
A %d blogueros les gusta esto: