Medina Laquant: entre moros y cristianos

“… el otro es Alicante que yace en la sierra de Benacaal, e della salen otras muchas sierras en que fizieron muchas villas buenas, en que labraban muchas buenas (tierras y tejen) telas de paños de seda a los que moraban, y heran malas gentes e de mala manera e heran sotiles en sus obras…”

Los datos que tenemos sobre los autores árabes son escasos, incluso el nombre de Alicante podría indicar meras referencias de rutas comerciales, edificios o referirse al ámbito del castillo.

Lakant-al-Hosun (¿castillo?) Lakant-al-Kubra (¿alcobre?) Lakant-al-Sugra. El Alicante musulmán surge en fecha imprecisa tras el tratado o pacto de Teodomiro, en el que el Lucentum romano, con categoría de MEDINA pasará a integrarse en el señorío de los Banu-Jattab, tras el matrimonio de un miembro de ésta tribu.

En este tratado se ocupan las faldas meridionales del Monte Benacantil, y su antiguo fortín, porque la religión islámica no permitía a los recién llegados convivir en la misma ciudad que los hispanorromanos. No se tienen evidencias del asentamiento de éstos ejércitos en el Benacantil a excepción de los datos facilitados por Ibn Hazam.

En La Cora de Tudmir puede leerse:

“… el otro es Alicante que yace en la sierra de Benacaal, 

e della salen otras muchas sierras en que fizieron muchas villas buenas, 

en que labraban muchas buenas (tierras y tejen) telas de paños de seda a los que moraban, 

y heran malas gentes e de mala manera e heran sotiles en sus obras…”

Este poblado debió de sufrir los efectos de la racia normanda (858-859) e inestabilidad política ante el poder Omeya del recién instituido califato, por lo que se posee la descripción de la ciudad y del castillo en el documento de la Cora de Tudmir.

En el siglo XII Al-Edrisi, habla sobre la actividad, la riqueza y organización urbana, mencionando el nuevo emplazamiento de la ciudad musulmana diciendo: “Alicante es ciudad poco importante, pero de bastante población; hay en ella un mercado, una mezquita mayor y una menor. El esparto que allí crece se exporta a todos los países marítimos. El suelo produce frutas y legumbres en abundancia, principalmente higos y uvas. ES muy fuerte el castillo que defiende ésta ciudad, y difícilmente hasta él, a pesar de su poca importancia, Alicante es un lugar donde se construyen buques para el comercio, y barcas.”

 Por el lado occidente, hay una isla que se llama Plana, con un excelente puerto donde se ocultan navíos enemigos” Por su actividad constructora de embarcaciones, debió de aportar naves de ataque y apoyo para la toma almohade de Mallorca, en manos de los almorávides. El castillo se supone incurso en el rearme de los ss. X-XI. En 1242 Jaime I recibe de Ibn Zayan el intercambio de Alicante por Menorca. Alicante debía de ser una unidad de carácter pluri-funcional, con castillos, aldeas, alquerías y huertas con pagos de impuestos. Su economía más destacada era de Legumbres, hortalizas, frutas, esparto, higos, uvas, vinos… La ciudad de la época mantenía lazos de comunidad homogéneos con el territorio circundante, prestando servicios defensivos con su castillo.

Durante el período musulmán la ciudad estaba formada por el castillo, la mezquita, el zoco, el cementerio, la Puerta Ferrisa y la muralla. Su urbanismo era radial en abanico, con una arquitectura militar fuerte con su castillo, la muralla, y las torres defensivas. Estaba situada en la costa mediterránea en un entorno mediato de castillo y poblado, e inmediato de huertas y con una economía artesana, de agricultura, comercio terrestre y marítimo.

En tiempos de moros, Medina Laqant era una pequeña población con una medina amurallada y la alcazaba en el monte Benacantil. La Puerta de la Medina orientada al SO, al lado de la Mezquita mayor, se llamó Puerta Ferrisa. Ésta puerta Tiene una inscripción coránica casi borrada que podría haber sido un camino hacia Elche. Desde la puerta se llegaba a la Mezquita mayor (la actual Iglesia de Santa María), con murallas ascendentes hacia el castillo.

En la vertiente meridional del Monte Benacantil, la ciudad con reducido espacio se instala desde la playa hasta lo abrupto adaptándose a su irregular topografía, donde había barrancos con arrastres de lluvia. La Plaza de Santa María era un lugar de bajadas de agua hacia el mar. Otros barrancos de la población eran de la calle de San Rafael, la de Labradores y la Rambla de Méndez Núñez.

No se tiene total seguridad de si los muros eran defensivos o como separación entre barrios de etnias diferentes, mozarabías, grupos comerciantes o marineros. En el documento de la Sesión de Cortes de 1265, se aprecia que las murallas se trazan desde el castillo, bajando hacia el mar, entre las calles de San Nicolás y San Agustín.

La muralla del antiguo recinto romano dejaba fuera el barrio de Santa Cruz, conectando recintos defensivos de la Ereta y el Torreón de la pólvora, hasta la Iglesia de Santa María, donde está situada la Puerta Ferrisa, único que se conserva de la época musulmana. Entre el mar y la montaña, la ciudad de reducida dimensión llega hasta el antiguo espolón, sobre la playa del Postiguet, adaptándose a la topografía del terreno, salvando desniveles y barrancos con arrastres de aguas. La ciudad se extiende desde la Plaza del Pont, centro y origen del pueblo musulmán, y en su expansión hasta el actual Barrio del Carmen. Esta pequeña ciudad asentada en la vertiente meridional del cerro del Benacantil estuvo sometida bajo el dominio de Zayan desde 1239. Depuesto por Ibn Hud en 1241, expulsado por Alfonso el Sabio en 1247, quien la toma militarmente confiriéndole la institución concejil, acción jurídica que se daba a las ciudades que se conquistaban por las armas a los musulmanes.

Tras la conquista se hace un primer asentamiento cristiano de orden militar y partición en 1252, para la defensa armada del castillo y de la ciudad, entregándose después casas y bienes inmuebles a los habitantes, con exenciones como portazgo del pan y del vino, del depósito obligatorio en el Alfolí, de servicios armados y pagos comerciales, beneficiando a los comerciantes locales sobre los forasteros, ofreciendo recursos financieros.

Se amplió su término municipal con las siete aldeas de Novelda, Aspe el Viejo, Aspe el Nuevo, Nompot (Monforte), Agost, Busot y Aguas (1252). La conducción del agua potable se hace desde los manantiales de la Fuensanta al interior de la ciudad, autorizando la construcción de molinos de viento y tahonas. El muro defensivo sobre el cauce de la Rambla de Canicia les servía de foso y límite urbano occidental hasta el siglo XVI. La ampliación de la ciudad se encuentra en el Llibre dels feits del Rey Don Jaime I.

El caserío crece formándose nuevas calles como Labradores y la Mayor.Algunas de estas calles urbanas eran ya caminos extramuros como la carretera de Elche, camino de la Huerta de Sueca o nueva trama urbana. Se mantuvo la función y el carácter urbano del primitivo recinto musulmán, con gran interés estratégico, aunque los musulmanes quedaron relegados a ocupar peores sectores de la ciudad, en lo más alto del monte, en la Morería, con viviendas de menor tamaño y valor. Desde la conquista, el recinto islámico se amplía con la Villa Vella, que era una vila nova fuera de las murallas.

En los siglos XIII-XIV hay una similitud de oficios en una y otra zona. La nueva clase dirigente de la ciudad construyó aquí sus viviendas y los caballeros aragoneses del rey Don Jaime II después de la conquista, se establecieron en las calles de San Agustín y la Rambla, espacio urbano donde se edificaba desde la época de Alfonso el Sabio. Resultado de ello la vila nova se configuró al modo de las ciudades medievales levantinas de nueva fundación con trama octogonal con ejes a Labradores hacia el mar, donde se ubicó la Iglesia de San Nicolás y la Mayor perpendicular a aquélla, desde el Portal de Elche, principal via de acceso desde la vila nova al recinto de la vila vella. En Alicante hay dos símbolos que la caracterizan a lo largo de su historia que son, el castillo y su puerto. El castillo con una importancia militar estratégica, y el puerto unido a la vida económica de la ciudad desde sus orígenes.

En el barrio de Santa Cruz hay una cerámica que dice:

 “Si usted sigue la flecha tendrá que subir a pié, 

pero verá un lindo barrio moro y cristiano a la vez, 

Santa Cruz lleva por nombre y es digno de recorrer”.

REA nº 2 | Publicado en Noviembre de 2013

Fotografias: 

http://puertadelmarkioskorafael.blogspot.com.es/

http://www.alicantevivo.org/

Origen del Artículo: 

http://www.alicantecultura.org/medina-laquant-entre-moros-y-cristianos-i/

http://www.alicantecultura.org/medina-laquant-entre-moros-y-cristianos-ii/

ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR Y SON SOLO A TITULO INFORMATIVO MAS TIENEN LA OBLIGACION DE CONSULTARLO COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.

Anuncios

Publicado el 30/11/2015 en HISTORIA y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: