Archivo de la categoría: EDIFICIOS

Plaza de Toros de Alicante

Plaza de Toros de Alicante
http://www.alicanteturismo.com/plaza-de-toros-de-alicante/

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

CAM, Imagen para el recuerdo.

IMAGEN PARA EL RECUERDO 1875 -2011(PREAMBULO)



Parece que ya hace tiempo que se perdió nuestra caja de los alicantinos, la CAJA DE AHORROS DEL MEDITERANEO, me niego a olvidad, pero tengo que asumir la perdida de una entidad de CIENTO TREINTA Y SEIS AÑOS, que tanto ha hecho por esta provincia, pero para mi fue ayer la consumación del homicidio(si fuera con premeditación sería asesinato), 7 de Diciembre de 2011, cuando fue adjudicado al Banco Sabadell, por una módica cantidad y saneada en gran parte con fondos públicos.


Ahora resulta que nadie se acuerda de ella, que se ha finiquitado con sigilo y sin depurar unas responsabilidades claras, sin verguenzas y sin menoscabo que han desaparecido de la vida publica varios actores principales y de encausar a una directiva con una presunta actuación de enriquecimiento propio y de claramente desarrollo de una mala gestión autónoma o dirigida.
Hemos dejado muchas ilusiones truncadas entre trabajadores, ciudadanos y ahorradores que han perdido su dinero(cuotas participadas, puestos de trabajo….), por confiar en una Caja honrada hasta que llego la burbuja inmobiliaria y la excesiva intervención de la administración local y autonómica y esto ayudado con el escaso control por los organismos que tenían que velar, por la solvencia de estas entidades, y como actor principal el Banco de España, y le cabe el honor de cerrar este desmadre de gestión a nivel de todo el estado español, al gobierno anterior, con la ayuda de las comunidades varias.

Con esto hemos finiquitado la historia que crearon desde 1875, que se empezó con la Caja de Alcoy(1875) y en 1877 con la fundación de la Caja de Ahorros de Alicante, y entre sus fundadores D. ELEUTERIO MAISONNAVE, y que se crearon como entidades de crédito sin animo de lucro y como MONTES DE PIEDAD de origen(casas de empeños orientadas a los pobres y que no entregaban interés sobre los depósito.

Muchos trabajadores y directivos han pasado por la caja, haciendo la grande, me viene entre otros a D. Antonio Ramos Carratala, que dirigió la caja en la mayor expansión que tuvo desde el año 40 hasta los 70. Si levantaran la cabeza.

Ahora nos henos quedado huérfanos de tener una CAJA PROPIA DE LOS ALICANTINOS, que velara por los intereses de sus ciudadanos y empresas.

SOMOS MAS POBRES
Imagen Pepe Olivares
Articulo…. https://www.facebook.com/pages/Alicantinos-ANTE-TODO/225270130996613?fref=photo

ESTE ARTICULO  Y SUS FOTOGRAFIAS SON SOLO A TITULO INFORMATIVO Y TIENEN LA OBLIGACION DE CONSULTARLO COMENTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

Edificio | Colegio Diocesano Santo Domingo

FACHADA PRINCIPAL

El edificio visto desde el exterior, presenta su fachada principal al Sur, con un lienzo de unos 110 metros, yendo desde la Iglesia a la Puerta de la Olma. En esa longitud, está comprendida, la Iglesia, el convento y la universidad. Toda la fachada es de sillería y debía estar finalizada la portada del Colegio, hacia 1555 ya que se colocan las puertas de madera en ese año. En ella se aprecian los tres pisos, con el bajo marcado por la cornisa o moldura, que separa los dos superiores con sus ventanas y las puertas de acceso a la iglesia, convento y universidad.

Por el lateral de levante, recientemente puesto al descubierto en una acertada labor de restauración del entorno al quitar las casas y parte de los patios del colegio, nos encontramos en la fachada con un gran escudo de armas de Loazes y, así mismo, una efigie del fundador, en la parte superior, con las insignias de arzobispo y una leyenda que, en latín, dice: “Dominus Ferdinadvs Loases erexit hoc Collegivm anno 1562”. Esto nos da la pista acerca de la finalización de la fachada del colegio.


PUERTA DEL TEMPLO

Terminada en 1561, es de diseño renacentista, con decoración plateresca y de dos cuerpos. Destaca en el entablamiento del primer cuerpo, un friso decorado con motivos vegetales. En las enjutas aparecen los escudos de Loazes y de la Orden de Predicadores. El cuerpo superior, tiene tres calles con hornacinas y está rematado por un frontón triangular clásico. En las hornacinas, se encuentran tallas de San José y de la Virgen del Socorro. (Esta última, gótica y de madera de olivo, recientemente bajada para su restauración, que ya ha sido efectuada).

LA TORRE

La TORRE, que vemos actualmente se comienza en 1693 y sustituyó al campanario primitivo, renacentista. Se culmina en 1738. Es de planta cuadrada y de ladrillo lo que contrasta con el resto de la fachada toda ella de piedra. Culminaba con aletones curvos radiales que le daban un aspecto bulboso. Está fuertemente ornamentada con figuras humanoides, angelotes y escudos. Con motivo de la magna exposición de la “Luz de las imágenes” del 2003 ha sido restaurada volviendo a lucir los colores originales.

PUERTA DEL COLEGIO

La entrada actual al edificio se hace normalmente, salvo contadas excepciones por la PUERTA DELCONVENTO, que es de tres cuerpos adintelados en las que se observan los tres órdenes clásicos. En el primer cuerpo, dos semicolumnas de fuste estriado y capitel dórico, que sostienen el friso con triglifos y metopas con bucráneos (cráneos de toros). En el segundo cuerpo, nos encontramos con columnas de fuste toscano y capitel jónico que enmarcan a tres hornacinas con forma de venra o concha vacías y el tercer cuerpo, hay unas pilastras corintias, que enmarcan una ventana.

PUERTA DE LA UNIVERSIDAD

La PUERTA DE LA UNIVERSIDAD,es la tercera de las portadas y la de más reciente factura. Aunque debía existir una puerta desde el siglo XVI, es en el XVIII cuando se construye la actual portada barroca, terminada en 1723. Su diseño se debe a Pedro Juan Codoñer y al fraile trinitario P. Francisco Raymundo. Consta de dos cuerpos, el inferior, con un arco de medio punto y flanqueada por dos columnas de capitel compuesto. En el tímpano se encuentran los escudos deLoazes, del Papa Pío V y del Rey Felipe IV.

En el segundo cuerpo, se encuentra en la hornacina, la figura de Santo Tomás de Aquino, el más importante santo de la Orden dominíca, flanqueado de dos columnas más pequeñas que las anteriores. Remata la fachada la figura alegórica de la Sabiduria. En la abundante decoración son perceptibles ya elementos rococó.

PUERTA DE CREVILLENTE

A escasos metros, nos encontramos con la PUERTA DE CREVILLENTE, llamada popularmente de LA OLMA, una de las cuatro puertas principales de acceso a la ciudad. Construida en 1548, está adosada al ángulo sureste del edificio. En ella aparece San Miguel Arcángel, con las armas de la Corona de Aragón y el Pájaro Oriol, símbolo de la Ciudad.

TEMPLO

Fue la primera parte que se construyó del conjunto monumental. La primitiva planta fue diseñada porJerónimo Quijano y debió terminarse en 1553. Pronto surgieron problemas con la cimentación por lo que hubo que suplementarse con los contrafuertes del lado izquierdo. Más tarde, en 1624 se realizaron reparaciones por Martin Chuzeta. En 1659, el arquitecto Pedro Quintana realiza la actual planta. Posteriormente intervendrían Francisco Verde y Aniceto de Ayra.

La Iglesia consta de una nave que mide aproximadamente unos 50 metros con bóveda de 21 metros de cañón semicilíndrica y capillas entre los contrafuertes. Por encima de éstas discurre una tribuna con balcones que en las iglesias jesuíticas servían para que la comunidad asistiera a los oficios. No en vano responde al modelo italiano de iglesia que realizó Giacomo Barozzi (Vignola) (1507-1573) en Roma durante el Renacimiento: “Il Gesú”. (Esta iglesia es la sede de la Orden de los Jesuitas y en 1985 celebró su IV Centenario).

El crucero se culmina con una cúpula semiesférica, apoyada sobre cuatro arcos torales y rematada por una linterna de iluminación. Termina la Iglesia con un Altar Mayor de ábside semicircular con una enorme pechina como techo y un retablo con unas tallas sobre ocho peanas en gran parte destruidas durante la Guerra Civil (1936-1939), de las cuales quedan las del cuerpo superior y algunas en mal estado.

Actualmente preside este altar el retablo de “Los Misterios del Rosario”, atribuido al discípulo de Juan de Juanes, Fray Nicolás Borrás, pintor de Cocentaina que debió pintarlo hacia 1565-75. Éste, igual que su maestro, sigue el modelo italiano, especialmente de Rafael. Se trata de una pintura al óleo sobre tabla y es uno de los más bellos retablos del Renacimiento y debió ser un encargo del mismo Loazes. Consta de 14 misterios (falta el cuarto de los gloriosos, que corresponde a la Asunción de la Virgen) distribuidos en tres calles, presidida por la talla de la Virgen del Rosario situada en una hornacina en la calle central, que correspondería al misterio que falta, y, 6 frailes dominicos –entre los cuales destaca S. Vicente Ferrer-, situados en los guardapolvos laterales.

En 1690 comienza la decoración de la iglesia por el pintor dorador Francisco Heredia que pinta parte del Presbiterio. Entre 1692 y 1695 el pintor valenciano Bartolomé Albert, realiza la pintura, al fresco, de la bóveda de la nave principal con escenas de la Gloria y con escenas de la vida de la Virgen, la bóveda del Coro.

En 1700 se pintan los dos grandes cuadros, de más de 4 metros de largo, que ocupan los muros laterales del Altar Mayor, por el lorquino Pedro Camacho Felices. En el lado del evangelio nos encontramos “La Confirmación de la Orden de Predicadores por el Papa Honorio III ” en él podemos ver a Santo Domingo arrodillado frente al Papa, ante la mirada de cinco cardenales, dos de espaldas al espectador y tres de frente. En el ángulo inferior de la derecha aparece una cartela en donde, en términos latinos, se nos recuerda el hecho de la aprobación de la orden de Predicadores el 22 de Diciembre de 1216, (hacia 1223, el mismo Papa confirmaría la Orden de los Franciscanos).

En el lado de la epístola nos encontramos “La aparición de la Virgen del Rosario y Jesús niño a Santo Domingo”, en la cual podemos ver a la Virgen con el niño Jesús en una nube rodeada de santos de la Orden dominica y entre los cuales se destaca Santo Tomás de Aquino con un libro y el Beato Reginaldo de Orleáns propagador del Rosario. Santo Domingo aparece de rodillas, orando y a su lado sus símbolos el perro con la antorcha que también vemos en el claustro de la universidad.

Al mismo tiempo se realizan los retablos del Altar Mayor por Laureano Villanueva, padre del famoso fray Antonio de Villanueva, Bartolomé Perales y José Caro (este último trabajó en el taller de Nicolás Salzillo). Hoy, este retablo, lamentablemente, está bastante destruido como consecuencia del bandalismo ejercido en la Guerra Civil, en donde desapareció el primer cuerpo y quedo parte del segundo cuerpo.

Así mismo a los pies del Altar Mayor, en el lado del evangelio, se encontraba según nos cuenta D. Josef Montesinos en su “Compendio Histórico Oriolano” un “mausoleo de piedras preciosas, con su busto vestido de Pontifical”. Fue erigido, en 1726, siendo rector el Reverendo P. Mro. Fray Domingo Terol. Este túmulo fue destruido durante la Guerra Civil.

Entre 1680 y 1687, se levantó la Capilla del Rosario en el lado izquierdo del crucero, cuya cúpula decorarían Senén Vila y Bartolomé Albert y el retablo, que es posterior, es de Antonio Perales.

El órgano fue lo último que se hizo. Su autor fue Fulgencio Llop, que lo realizó en un tiempo récord, desde marzo a julio de 1701. La iglesia fue bendecida el 30 de julio de 1701 y en octubre de 1706 sufrió un bárbaro saqueo por los partidarios de Felipe V, al mando del Cardenal Belluga.

Posteriormente, se procede al dorado del retablo del altar mayor, en 1727, por Julián Martínez. Y en 1737 se sustituye el primitivo órgano por otro más grande realizado por Martín Usarralde. La iglesia debido a su decoración, se ha considerado como un templo barroco, pero en realidad es una obra renacentista, profusamente decorada en la época barroca, siendo un excelente ejemplo del ambiente triunfal y exaltado de la Contrarreforma, en donde la iglesia no sólo debe acoger a los fieles, sino, sobre todo emocionar, lo cual logra con creces.

CLAUSTRO DEL CONVENTO

Es una gran obra cuadrada, algo irregular, de unos 40 metros de lado, diseñado por Agustín Bernardino, arquitecto francés de formación herreriana, lo que se pone de manifiesto por las bolas de la culminación y el chapitel de la cubierta sobre la bóveda. Comenzado en 1602 y terminado en 1614, cada lateral está formado por 7 grandes arcos sostenidos por pilastras dóricas y entablamiento del mismo orden, que sostienen otros tantos arcos sobre columnas jónicas del cuerpo superior. 

Las galerÍas superiores están cerradas por ventanas y óvalos, desde 1787 y se utilizaron para albergar laBiblioteca de la Universidad, con gran parte de los fondos bibliográficos suministrados por Loazes, sita hoy en día en el nuevo edificio que ocupaba el Palacio de Pinohermoso, formando la Biblioteca Pública de la ciudad. Contrasta con su severidad, el jardín que hoy día se encuentra entre sus arcadas. Actualmente se encuentran aulas y en el ala colindante con la Iglesia, la biblioteca del actual Colegio, con parte de las estanterías originales restauradas. En uno de los ángulos de este Claustro, nos encontramos con la Portada de la Sacristía.

PORTADA DE LA SACRISTÍA

Responde a un esquema de arco de triunfo muy decorado con motivos del plateresco y con el tema principal desarrollado en las enjutas, que es el de la Anunciación. Su traza se debe a Juan Inglés, hacia 1570, con diseño muy próximo al estilo de Jerónimo Quijano y a su Portada de la Sacristía de la Catedral de Murcia.

TRÁNSITO ENTRE CLAUSTROS

En el lateral de levante se encuentra la zona de tránsito con el Claustro de la Universidad, con un magnífico artesonado, realizado por el maestro Juan Piquer similares a los que veremos en otras estancias del Colegio. Desde aquí arranca la Escalera Principal

ESCALERA PRINCIPAL

Se debió realizar hacia 1567-68, bajo la dirección de Juan Inglés, que acababa de llegar de Tortosa. Es una magnífica construcción abovedada que nos lleva a la primera planta del edificio y que tiene como remate una cúpula con lucernario y un espléndido artesonado. En ella nos encontramos, en la planta baja, la Puerta de acceso a la bodega y en la mitad de la escalera la Puerta de acceso al Archivo.

CLAUSTRO UNIVERSIDAD

Fue diseñado por el trinitario P. Francisco Raymundo, y se realizó entre 1727 y 1737. En su construcción intervinieron Alfonso Ortiz, Pedro Juan Codoñer y Jacinto Perales.

Es un precioso claustro barroco, encuadrado en un edificio renacentista de unos 33 metros de lado (unos 7 m. más pequeño que el Claustro Mayor) pero mucho más ágil ornamentado. Las columnas de fuste liso toscano y capiteles corintios sostienen siete arcos. En las enjutas de los arcos se encuentran labrados los escudos de Loazes, los Reyes de la Casa de los Borbones, el Papa, la figura emblemática de Santo Domingo (el perro con la antorcha), el Oriol (símbolo de la ciudad), las barras del reino de Aragón, etc. En la galería superior, las columnas se apoyan sobre una magnífica balaustrada, que les sirve de basamento.

En el ángulo noroeste, nos encontramos con la Puerta de entrada al Salón de Actos, enorme estancia recientemente restaurada y donde tienen lugar las ceremonias más significativas del año escolar.

REFECTORIO

Es rectangular cubierto de nervaduras góticas muy evolucionadas de finales del siglo XVI. En el fondo, enmarcado por un arco de medio punto, nos encontramos con un gran lienzo del pintor valencianoSenén Vila pintado en 1683; se trata del “Milagro de Santo Domingo”. Rodeando toda la estancia hay un magnífico zócalo de azulejos valencianos del siglo XVIII, recientemente restaurado, sin lugar a dudas uno de los más bellos de toda la Comunidad Valenciana. Viene firmado por sus autores: diseño de Luis Domingo, pintura de Luciano Calado y fechado en 1775. Representan diversas escenas de caza, vendimia, desembarco en puertos de mercancías, etc.

Posted by Alicante en la Mochila on Martes, 23 de junio de 2015

ORIGEN DE PUBLICACION..  http://colegio.cdsantodomingo.com

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Nuevos usos de las casas señoriales en Alicante

LOS PALACIOS DEL CIUDADANO


Algunas de las residencias más lujosas del siglo XIX están destinadas a prestar servicio al ciudadano.
Alicante cuenta con un interesante conjunto de casas señoriales que levantó la burguesía más pudiente de la ciudad en época contemporánea. En esta fecha la población estaba económicamente controlada por una élite de propietarios y comerciantes, por lo que sufría una transformación irreversible en la que dejaba de ser una pequeña villa amurallada y se convertía en una ciudad gracias a la reactivación de la economía y del comercio. 

Los palacetes que las familias más acomodadas construyeron como viviendas, son en la actualidad emblemas de la ciudad con una relevante significación histórico-artística. Muchos de ellos continúan siendo en la actualidad edificios residenciales, pero otros se han puesto al servicio de la comunidad, es decir, ofrecen a la misma algún tipo de prestación socio-cultural.

LOS PALACIOS DEL CIUDADANO
LA RESIDENCIA DEL CONDE LUMIARES, MUSEO DE BELLAS ARTES GRAVINA

El palacio Gravina, una construcción de finales del siglo XVIII, está ubicado en el centro histórico de la ciudad, entre la muralla del Postiguet y la escalinata de Santa María. El edificio, de cuatro plantas, fue propiedad del conde Lumiares, quien además de noble fue un gran estudioso de las antigüedades del Reino de Valencia y escritorde varias obras históricas. La familia llegó a Alicante en plena pujanza económica de la ciudad, a mediados del siglo XVIII.

Considerado una de la mayores casa-palacio de la ciudad, con 1.200 metros cuadrados de salas, en la actualidad el inmueble se emplea como museo desde 2001. Su fondo lo componen obras que abarcan el periodo artístico del siglo XVI a principios del siglo XX y que son propiedad de la Diputación Provincial de Alicante. Además de cuadros y esculturas, en esta exposición pueden verse otros elementos como mobiliarios o piezas textiles. Su acopio artístico puede dividirse en cuatro grandes series, “Galería principal”, “Arte en los siglos XVI a XVIII”, “Siglo XX” y “Gabinete de Grabados, dibujos y acuarelas” cuya colección de grabados y acuarelas es considerada de las mejores de España y Europa.

“CASA DE LAS BRUJAS”, SEDE DE LA GENERALITAT VALENCIANA

Es uno de los edificios más insólitos de la arquitectura modernista alicantina, cuyo arquitecto fue Sánchez Sedeño, el pionero de las construcciones del hierro en España. Eregido en 1931 con una estética puramente decimonónica, mantiene un trazado clásico en la estructura pero incorpora conceptos del Art-Nouveau en la forma, visibles sobre todo en la fachada. El torreón, rematado con una cubierta fuertemente inclinada, está inspirado en el gótico nórdico. La edificación de tres plantas claramente diferenciadas ha asimilado decoración contemporánea, sobre todo en la planta inferior. El edificio, que está declarado Bien de Interés Cultural, es en la actualidad la sede de la Presidencia de la Generalitat en Alicante. Los ciudadanos pueden realizar una visita guiada a sus instalaciones, cuya superficie construida es de 1.556 metros cuadrados.

EL PALACIO MAISONNAVE, ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE

Es una gran residencia de arquitectura palaciega levantada durante el siglo XVIII en el corazón histórico de la ciudad, concretamente en la calle Labradores. El edificio en origen perteneció a la familia O’Gorman, oriunda de Irlanda. Posteriormente fue propiedad de los O’ Connor y más tarde de los LLorca-O’Connor, hasta que en 1980 fue comprado por el Ayuntamiento de Alicante. El consistorio realizó obras de rehabilitación y acondicionamiento para su uso como archivo en la ciudad en 1984.

Eva María Galán Sempere, historiadora y técnico superior en biblioteconomía, archivística y documentación indica que la parte perteneciente al palacio (entrada de carruajes y escalera) se amplió con la compra de la casa contigua que era una antigua colchonería del siglo XIX. En este nuevo espacio se ubicaron los nuevos depósitos, la biblioteca auxiliar y los servicios municipales. Esto hace que el resultado sea un cuerpo compuesto por un anexo a diferentes alturas: uno de dos plantas que resuelve la esquina entre la calle Labradores y San Isidro, y otro de tres plantas construido a posteriori y ubicado en la calle Labradores que es por donde se accede al edificio. 

El palacio, que desde 1992 alberga la colección del A.M.A (Archivo municipal de Alicante), tiene en la actualidad tres zonas diferenciadas: el palacio del siglo XVIII, las salas de lectura e investigación y el anexo formado por los depósitos, servicios municipales y biblioteca auxiliar. Galán explica que la zona dedicada a depósitos reúne una serie de medidas de seguridad y constructivas especiales para el mantenimiento y conservación de los fondos bibliográficos.

RESIDENCIAS AL ALCANCE DE POCOS

César Sampedro, doctor en historia por la Universidad de Alicante, explica que la burguesía contemporánea en Alicante fue muy escasa y como tal son muy escasos los edificios del siglo XX significativos que corresponden a ella. Sampedro destaca la Casa Carbonell, ubicada en la Explanada, la casa Lagmaniere (en frente de Carbonell, ya que por lo vistoambas edificaciones son el resultado de un “pique” entre dos empresarios foráneos) y la casa Alberola, en el paseo de Canalejas. “La casa Alberola dividida, por cierto, por una aberración urbanística del siglo XIX”, apunta Sampedro. Todas estas edificaciones tienen en la actualidad un uso residencial.

NUEVAS MEDIDAS PARA VIEJAS JOYAS ARQUITECTÓNICAS

Hasta hace poco más de un año, los edificios históricos ubicados en el casco antiguo de Alicante y que estaban catalogados como Bienes de protección Integral sólo podían tener una función exclusivamente cultural, como el caso del archivo municipal sito en la calle Labradores. Sin embargo, en diciembre de 2012, el Patronato Municipal de la Vivienda cambió la normativa referente al Plan Especial del Casco Antiguo (PECA). Este cambio en la normativa implica que los edificios también puedan destinarse a otras actividades terciarias como por ejemplo oficinas, hoteles o zonas recreativas. 

IMAGEN PROPIEDAD DE:http://www.alicanteturismo.com

Con esta modificación puntual se pretende extinguir la situación de irreversible deterioro y abandono que vienen sufriendo algunas casas señoriales y palacetes del casco histórico cuyas edificaciones datan del siglo XVIII: los dueños acababan incumpliendo la obligación de conservación del bien debido al alto coste que ésta suponía y al nulo beneficio cero que obtenían a cambio. Los dueños continúan obligados a preservar todos los elementos del edificio que convierten al mismo en un inmueble particular y no podrán emprender reformas que atenten contra los elementos estructurales. Sin embargo, la permisividad para emplearlos en usos terciarios puede cambiar el destino de muchas casas señoriales que estaban abocadas a convertirse en palacetes ruinosos, como el de la calle Miguel Soler.

IMAGEN PROPIEDAD DE:http://alicantepress.com

Alicante esconde entre sus calles construcciones extraordinarias, edificios que constituyen auténticos regalos históricos para el observador. Plantas y fachadas reflejan el sentir de un siglo concreto, el XIX, y están cuajadas de curiosidades, memoria y genio. Diseminados en el corazón de la ciudad, es tentador no levantar la vista y admirar estos palacetes mientras se toma algo en una terracita o simplemente se disfruta de un paseo bajo el acogedor sol alicantino. Si aún no los habíais descubierto o simplemente nunca os habíais fijado con detalle en ellos, ahora además del deleite estético, también podéis disfrutar de su historia y de su uso. Os animamos a que un día los visitéis y disfrutéis en la ruta haciendo un alto en otros lugares alicantinos con encanto como la Plaza Gabriel Miró o el Portal de Elche.

 /                                                 Ana Belén Marín Cuevas
ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
©RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Antiguo Reformatorio de Adultos

Antiguo Reformatorio de Adultos

Coincidiendo con el momento en que se demolieron las murallas y se planificó el necesitado crecimiento ordenado de Alicante, se planteó por parte de numerosos ilustres liberales la necesidad urgente de crear una nueva cárcel y dejar de utilizar para tal efecto la conocida como “Casa del Rey” o Alfolí de la Sal (construido en 1591 y usado como prisión desde 1849) en la plaza de Gabriel Miró, ya que sus instalaciones no eran suficientes ni adecuadas por lo lúgubre e insalubre de las mismas (además de por estar en plena zona burguesa de la ciudad).

Antes de que comenzaran los movimientos de tierras y las obras de urbanización del Ensanche, nuestro barrio de Benalúa ya había comenzado su andadura en la periferia, al borde del camino a Elche y Madrid (actual Avenida de Aguilera). Aprovechando que se ubicaba en un lugar lejano pero de fácil acceso y bien conectado tanto con la ciudad como con las comarcas cercanas, se promovió la idea de ubicar aquí un conjunto de instalaciones necesarias para la ciudad: primero llegaría el Asilo, las cocheras de Tranvías y el Chalet del Ingeniero, el Cuartel de San Fernando y después, la nueva cárcel: el Reformatorio de Adultos. Posteriormente, llegaría el campo de fútbol de Bardín… pero esto ya es otra historia.

Se decidió ubicar en el extremo noroeste del barrio, en la zona que inicialmente aún no se construirían casas, dentro de una parcela donada por la “Sociedad los Diez Amigos” al Ayuntamiento de la ciudad con el fin de proceder a la construcción de este nuevo establecimiento carcelario. El proyecto, inspirado en el Panopticón de Bentham, lo firmó el redactor del Ensanche de la ciudad: José González Altés, y la construcción de la nueva cárcel ocupó un dilatado período de tiempo: en 1887 se redactó el proyecto, y en 1892 comenzaron las obras. Se sucedieron varias paradas en el transcurso de las mismas, y en 1897 Manuel Chápuli Guardiola y Enrique Sánchez Sedeñotomaron provisionalmente las riendas y actuó como director de las obras. Sin embargo, no fue hasta 1910 cuando se dio un nuevo impulso para terminar el edificio.

Esta nueva cárcel se planeó con arreglo a la moderna legislación penitenciaria española del momento, siguiendo las características de las denominadas “cárceles modelo” (como las coetáneas de Barcelona y Valencia). Sobre una parcela de alrededor de una hectárea, de perímetro cuadrangular. Su esquema y construcción respondían a la idea de severidad de la justicia, con gruesos muros de mampostería, huecos con grandes enrejados y garitones en los muros.

El edificio tenía en la fachada norte los pabellones para dependencias administrativas y de funcionarios, y al sur se encontraban las dependencias de los reclusos en cuatro naves dispuestas radialmente de modo que se pudiera garantizar un perfecto control, y que tenían en su interior un pasillo central y celdas a ambos lados. Estos cuerpos estaban aislados del exterior por los correspondientes sistemas de seguridad a base de caminos de ronda y altos muros, y los espacios intermedios entre las diversas naves fueron previstos como paseos celulares donde poder vigilar a los reclusos cuando salían al patio.

La restauración y reconversión a Palacio de Justicia conllevó un tratamiento superficial de todos los muros de la prisión con una capa de mortero pintado, que ocultó la piedra pero resaltó los sillares y las piedras de cantera talladas que sirvieron para perfilar todas las aperturas en los muros de carga para las ventanas así como para las aristas de los volúmenes.

Las construcciones se realizaron de fábrica de mampostería vista, con las llagas resaltadas por el mortero de agarre, las esquinas y los recercados de los huecos se resolvieron a base de sillería, y las cubieras se crearon inclinadas a dos aguas.

La sobriedad de la construcción original, estéticamente se encuadra dentro del racionalismo constructivo decimonónico: jugando con las posibilidades de la piedra desnuda.

Fachada principal del Palacio de Justicia, con la entrada creada con motivo de la reconversión del edificio.

Los nuevos pabellones tratan de convivir con un ritmo de huecos similar, pero no logran pasar desapercibidos. El muro fue sustituido por una reja de líneas rectas, que irónicamente no deja de recordar a los barrotes de una cárcel.

Desde ciertos ángulos de la acera opuesta se puede observar bastante bien cómo resalta sobre el conjunto la parte central donde confluían todos los pabellones de presos, y desde la que se controlaba todo el centro.
Los nuevos volúmenes de las posteriores ampliaciones tratan de convivir con el edificio original de la mejor manera posible sin restarle valor histórico ni protagonismo a los pabellones de celdas.

Desconocemos cuándo dejó de prestar sus funciones como cárcel, y si mientras funcionó simultáneamente con la conocida como “Prisión de José Antonio”, inaugurada en 1925 y ubicada en plena Carretera de Madrid junto al barrio de La Florida, qué tipos de presos iban destinados a una y a otra. Tampoco sabemos con exactitud si la creación del Penal de Fontcalent fue lo que conllevó el cierre de éstas dos prisiones sustituyéndolas.

A finales de los años 80, con motivo de una resolución por parte del entonces Ministerio de la Vivienda de cambio de uso para la manzana ocupada por el edificio del reformatorio de adultos, en la Guía de Arquitectura de Alicante se pronunciaban así:

Volviendo al reformatorio de Benalúa, cuando está próximo su cambio de uso por traslado ya que no desaparición del centro, parece indicado plantearse qué hacer con el edificio antes de proceder a su demolición, ya que desde el punto de vista exclusivamente arquitectónico estamos ante uno de los conjuntos más interesantes de finales del Siglo XIX. Un proyecto de reutilización adoptando nuevos usos a las edificaciones ya existentes, haciendo dentro de ese proyecto una crítica a la institución que alberga actualmente y el sistema que lo sostiene, puede formar parte de los objetivos que figuren en ese posible proyecto.

1992, acceso al Palacio de Justicia de Benalúa. La vegetación aún no había crecido tras las reformas que conviertieron a la cárcel en juzgados, y las farolas dominaban la escena (hoy unos espléndidos ficus dan una espléndida sombra en este acceso).

Fue entonces cuando se decidió concentrar en este edificio un Palacio de Justicia que liberara el edificio de la Audiencia Provincial frente al Ayuntamiento y el pequeño (y trágicamente desaparecido) edificio junto a Tabacalera. La transformación que sufrió la prisión, se dividió en varias fases: una primera a finales de los 80 que camufló la arquitectura penitenciaria con formas triviales de un “posmodenismo provinciano” y que adaptó todas las dependencias a su nuevo uso de Juzgados y Registro Civil.

El estudio encargado de la reforma fue el del Arquitecto Alfonso Navarro Guzmán, que trabajó junto con Marcelo Franco Bedoya y Arturo López Fernández.

Posteriormente hubo una segunda fase de modernización de las instalciones a finales de los 90 que acabó con los muros decorados por murales desmontados y numerados pieza a pieza en busca de un lugar mejor donde ubicarlos (y actualmente en paradero desconocido), en la que además se reformó la plaza de acceso desde Pardo Gimeno, ubicando unas esculturas de acero en homenaje a Miguel Hernández, que llegó aquí en 1941 procedente del Penal de Ocaña (Toledo) y murió entre sus muros débil (alimentado a base de pan y cebolla) y enfermo de tuberculosis.

Según el expediente penitenciario de Miguel Hernández, la capilla del Reformatorio de Adultos de Alicante fue el lugar donde contrajo matrimonio religioso con Josefina Manresa el 4 de marzo de 1942. sólo 4 días antes de la muerte del poeta.

Imagen de uno de los murales pintados sobre el antiguo muro de la prisión, en homenaje a los Poetas del Sacrificio. Hoy desaparecido y en paradero desconocido. La primera foto pertenece al Archivo de la Democracia de la UA, fue tomada en 1977 y pertenece a José Gutiérrez Carbonell. Fue realizado por sus alumnos de la Escuela de Bellas Artes de Alicante.

El monumento a Miguel Hernández, levantado en 1998 sobre el lugar en el que anteriormente estuvo la Enfermería de la cárcel, lugar donde murió de tuberculosis el día 28 de Marzo de 1942 a las 5:30 de la mañana con 31 años de edad. En este monumento se han realizado numerosos actos de homenaje y ofrendas florales en su recuerdo.

En la actualidad, se encuentra en un destino incierto, inmerso en un macroproyecto que provocó la demolición del Cuartel de San Fernando para ubicar en él la Ciudad de la Justicia de Alicante, y crear tantos juzgados y dependencias como fueran necesarios para acelerar nuestra maltrecha justicia. Sin embargo, fue muy rápida la demolición del cuartel, y como no fue así el inicio del proyecto, se decidió utilizar este solar para ubicar un aparcamiento de pago hasta que se iniciara el proceso.

La puerta de acceso norte se utiliza para acceso y salida directa de los implicados en juicios, asi como para eventos importanes, mientras que el acceso sur, más urbano y con una pequeña plaza, es el que se usa para el acceso diario de trabajadores y personas que tienen que acudir al juzgado. Dadas las pocas zonas verdes del barrio y la frondosidad de sus árboles, el patio de la antigua prisión se ha convertido en una zona muy apreciada por los vecinos para sentarse a leer o a descansar en los bancos.

Puerta para furgones de la policía y vehículos de mantenimiento que entra a la cota inferior de los juzgados, y en la que al fondo se puede ver el muro de los edificios originales de piedra y el suelo del patio original.

Sobre la puerta y encima del rótulo de “Palacio de Justicia” se apila irónicamente una montaña de expedientes y documentos. Una clara imagen del funcionamiento de nuestra justicia actual.

En el futuro, la Ciudad de la Justicia de Alicante la compondrán el conjunto de los nuevos edificios, la antigua cárcel y el moderno edificio de los nuevos Juzgados ubicados en la esquina de Pardo Gimeno con Los Doscientos.

Publicado por: Rubén Bodewig Belmonte
Fuente del Articulo: http://www.barriodebenalua.es/2007/12/los-juzgados-de-benala-antiguo.html

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
©RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Finca La Font (Alicante)

Esa tarde teníamos la intención de visitar algunas fincas abandonadas de Alicante, dispersas aquí y allá, de los más diversos estilos, a la vista y ocultas de la civilización… De todo un poco y cada cual más interesante. Recorrimos varias de ellas, en busca de la que mejores oportunidades nos brindara: nada de curiosos, nada de visitas inesperadas y, a ser posible, alejada del tumulto. No todas cumplían todos los requisitos, de modo que, tras observar sus posibilidades, nos decantamos por la que he decidido denominar Finca La Font. Su ubicación ha favorecido su peculiar bautismo, y no es para menos: emplazada en una urbanización pudiente, a esta enorme finca no le falta detalle… Si bien es cierto que se trata de un caserón inacabado, tiene una serie de detalles que ha valido la pena inmortalizar. ¿Estáis preparados? 


No se trata de una finca oculta de la mirada de curiosos pues, además, el resto de caserones colindantes, cada cual más vistoso, están todos ocupados. En este caso, varios arbustos moribundos nos dan la bienvenida, siendo los únicos restos en un jardín que nunca fue acabado… Tampoco las vallas ni las puertas: no hay nada que impida el paso. Además, si somos capaces de mirar hacia arriba, tan sólo veremos ventanas y puertas abiertas e inacabadas en un total de tres plantas, con sótano, cochera y terraza. 


Nos introdujimos por el hueco de la cochera, dándonos de bruces con la entrada al antiguo sótano… Por lo visto, los propietarios del terreno decidieron levantar la nueva vivienda conservando el antiguo sótano bajo ese gran habitáculo que serviría para guardar vehículos, y no hay señales de que éstos tuviesen intención de sellar las oberturas. De todos modos, no descendimos debido a los peligros que pudiese suscitar… Tampoco en un primer momento quisimos adentrarnos en el nuevo sótano, a pesar de que las escaleras eran mucho más amplias… 


Poco a poco, fuimos descubriendo estancias… No sin pensar que la distribución de la futura vivienda era más bien complicada: diversas alturas en una misma planta, escalones donde no deberían estar, una rampa para mejorar la accesibilidad donde no tiene sentido que esté, además de montones de ventanas en lo que creíamos la cochera… ¿Nos estaríamos equivocando y se trataría de una especie de porche cerrado? En la misma planta baja, una enorme estancia repleta de vigas también nos daba la bienvenida… ¿Utilidad? La desconozco, al igual que la de todos esos montones de pintadas obscenas que se amontonan por todas las paredes… Una pena. 


Curiosamente, y muy en relación con lo de la rampa para mejorar la accesibilidad, encontramos un ascensor… O lo que quedaba de él. Al menos en la planta baja, carecía de puerta, pero sí podíamos ver el profundo hueco repleto de basuras. ¿Se trataría de la vivienda de una persona con movilidad reducida? Desde ahí, tomamos las escaleras para ascender a la planta intermedia, muy cuidadosamente debido a su pésimo estado, pero con todas las ganas del mundo de encontrar tesoros… Y no fue el único, pues además del hueco del ascensor con su respectiva puerta, encontramos los restos de un enorme salón con chimenea… Seguramente utilizada:

En esta planta, encontramos alguna estancia más… Curiosamente, ni un sólo baño ni habitáculo que lo pudiese parecer: nada de tuberías, nada de saneamiento. Puede que ni siquiera esos futuros baños estuviesen previstos pero, como poco, resultaba extraño… Por ese motivo, tomamos las escaleras hasta la última planta, con sumo cuidado debido a que estaban peor conservadas que el resto. Teníamos muchas ganas de encontrar lo que allí nos esperaba…

Tras atravesar diversas estancias, entre las que se encontraba aquella que albergaba los restos de la maquinaria de ese ascensor que nunca llegó a funcionar y que, ahora, recoge todas las basuras de aquellos que han decidido utilizar la finca para sus fiestas particulares, alcanzamos esa enorme y maravillosa terraza. Sus vistas son inigualables: carretera, coches, vegetación y, sobre todo, atardecer… La verdadera furia de Dios dio lugar a instantáneas como la que hoy quiero mostraros:

Disfrutamos un buen rato de las vistas… Queríamos obtener las mejores fotos posibles, y casi lo conseguimos. Sin embargo, ya era hora de descender… No sin antes, por supuesto, dirigirnos hacia el nuevo sótano, que al principio de la visita había quedado pendiente. Allí encontramos un oscuro taller de trabajo, con mesas cascos y restos de madera…

Una muy valiosa propiedad que está siendo echada a perder por el paso del tiempo y, sobre todo, los vándalos, que se podría decir que ya han hecho su labor y se han llevado todo lo que se podían llevar… Sin embargo, continuaremos volviendo cada vez que tengamos oportunidad pues, como habéis podido comprobar, desde allí  pueden disfrutarse unos atardeceres maravillosos… ¿Cómo serán los amaneceres?

Villa Marco, finca rústica del s. XIX

 

La finca rústica Villa Marco data de mediados del s. XIX y tuvo gran importancia en la zona agrícola conocida como Huerta de Alicante. A principios del s.XX, adquirió carácter residencial y su entonces propietario, René Bardin, la dotó de un estilo modernista con curiosas influencias del arte colonial francés que la diferencian del resto de fincas que aún se conservan en la comarca.

Sus bellos jardines de inspiración versallesca fueron creados a principios del siglo XX bajo los auspicios de René Bardin, padre del que sería consul honorario de Francia en Alicante, dueño de la finca en aquel entonces.

Convenientemente cuidados a lo largo de su historia, han sufrido algunas modificaciones respetando sin embargo su morfología original.

La zona ajardinada rodea la casa surcada por varios paseos flanqueados por copas y jarrones de estilo clasicista.

El jardín puede dividirse en cinco zonas: el “jardín árabe” (utilizado como huerta originariamente), el denominado “jardín histórico”, donde se encuentran los ejemplares de mayor envergadura, el “jardín de acceso” que enmarcaba la entrada de carruajes, un pequeño “jardín mediterráneo” (con plantas autóctonas) y una gran pinada que representa un “bosque mediterráneo”.
Los jardines albergan dos esculturas del célebre artista alicantino Vicente Bañuls: “La Noche” y “La Marsellesa”.

Visitas a los jardines: Coincidiendo con las visitas guiadas ofrecidas por la Oficina de Turismo -Consultar programación- Tel. 965634606

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Alicante y el Genesis del Mercado Central.

Con la expropiación, a primeros de siglo, del antiguo mercado de  Alicante situado en  un lugar un tanto destacado como providencial de  esta ciudad y sobre todo para la gente de principios de siglo.

Los mercados, pues así se les llamaba estaban, en la calle de San Fernando, por lo cual surgió la gran necesidad de construir un nuevo mercado par la cuidad de Alicante.

Al parecer, la urgencia de resolver el problema unido a la escasez de recursos municipales, así como la falta de previsión para dotaciones publicas del plan de ensanche de Alicante, explica el hecho de su implantación en la antigua plaza de Balmes, una de las tres plazas destinadas a ser ajardinadas que contemplaba el citado plan, junto a las de Benalúa y Séneca.

            Las obras empezaron en 1911 y no concluirían hasta once años después de la puesta en marcha de las citadas obras. Un periodo de tiempo que da idea, aunque entonces e proceso era mucho más lento por los condicionamientos de la técnica, de la magnitud del proyecto.

            El proyecto inicial del mercado central había sido obra de Próspero Lafarga, un ingeniero que realizo varias obras de mejora y ampliación en Alicante a comienzos de siglo sobre 1914, y de F. Fajardo. No obstante, concluiría el proyecto de enorme prestigio, Juan Vidal Ramos, el que concluiría el proyecto definitivo y de las propias obras.
            El mencionado arquitecto, Juan Vidal Ramos (1888-1975) fue autor también, entre otros monumentos de relieve, el de la Casa Lamaignere, de la Casa Carbonelly el del edificio de la Diputación Provincial.
            No se tienen datos exactos respecto de las obras, aunque se sabe que finalizaron en el año 1921 bajo la dirección de Juan Vidal Ramos, pero este fue redactado por encargo del  Ayuntamiento de Alicantepor el entonces arquitecto  municipal Francisco Fajardo, en colaboración con el ingeniero de caminos, Próspero Lafarga, en el año 1914.


            El edificio del mercado es propio de las tendencias modernistas artísticas de la época y se caracteriza por un modernismo tardío con pináculos herrerianos.
            Su estructura tiene forma basilical con rotonda lateral, apoyándose en una estructura metálica y de ladrillo. Los problemas de aireación y de iluminación los resuelve con huecos en vertical que se reproducen en la fachada. En la duración excesiva de las obras influyó, asimismo, un grave problema financiero, que no se resolvió hasta que intervino con un importante préstamo la Cajade Ahorros y Monte de Piedad. De esta forma se pudo llegar a ese noviembre 12del 1922, inaugural que fue revestido de notable alegría y boato por parte de los alicantinos de la época. Y por fin y después de muchos desalientos y sudores por parte de los contribuyentes, se procedió a la inauguración en la citada fecha de todas las instalaciones del (Mercado Central de Abastos de Alicante), el cual era un viejo sueño de la ciudad y para la ciudad, que por fin se hacia realidad y sobre todo para los alicantinos que se habían quedado sin mercado.

A la ceremonia de inauguración, que presidio el por aquel entonces alcalde de la época, Antonio Bono Ñique, y acudió claro esta el por entonces ministro de Gracia y Justicia,  José Fancos Rodríguezque dirigió unas palabras a los presentes.
En la memoria del proyecto se describen hasta tres soluciones distintas en función de donde se ubicaría la venta al por mayor. Se opta finalmente, por construir una planta de 3.421 m2para la venta al publico y semisótano de solo 1.760 m2para dicha venta al por mayor, aunque posteriormente se destino a albergar los servicios municipales de Bomberos. Se preveía entonces un máximo de 350 puestos de venta y el presupuesto de las obras se cifro en 438.917.08 de pesetas.

            Es de destacar el cuidado puesto por los autores del proyecto para lograr su impecable implantación urbana en un solar bastante irregular, utilizando recursos como la adición a un cuerpo de 3 naves de una rotonda cubierta con una cúpula, en su extremo suroeste así como una nave lateral mas corta para adsorber la irregularidades del solar.

            Si bien la primera parte de la memoria del proyecto hace referencia a los aspectos constructivos, funcionales y urbanos, ya comentados, la segunda parte haría seguramente las delicias de cualquier ingeniero actual por la estructura de acero del edificio, cuchillos y argos de la rotonda incluidas, estructura de una magnitud y ligereza que la hacen extraordinariamente importante para la época de su construcción.
            La rotundidad del volumen y composición del edificio, unido a la cuidada utilización de los materiales constructivos (piedra caliza, ladrillo, acero, carpintería de madera y elementos ornamentales de piedra artificial), han logrado crear esa imagen tan conocida del patrimonio arquitectónico de la cuidad de Alicante.
            Es un edificio que forma parte de los que se ha llamado la edad de oro de la arquitectura alicantina, que puede situarse entre 1910 y 1930, una época que se construye en nuestra ciudad tan grandiosos edificios de gran envergadura y que van desde el Hospital Provincial y la gran Diputación Provincial de Alicante hasta el Cine Monumental.
           


Los muros del Mercado Central son testigos de la historia más despiadada de la ciudad de Alicante,   pues corría la fatídica fecha del 25 de Mayo del 1938, en plena Guerra Civil Española, cuando trascurrió uno de los días más amargos y trágicos para la ciudad y que no se borrara de la mente del alicantino de a pie, generación tras generación, pues siendo un día de gran bullicio de gente y el mercado como escenario fueron protagonistas de la historia más callada de Alicante. Siendo las 11 de la mañana del 25 de Mayo y sin previo aviso se oyeron motores de aviones a lo lejos, la gente se quedo inmóvil de lo aterrados que estaban pues no sonó la sirena antiaérea puesta en el mismo mercado para tal evento, cuando un gran estruendo empezó a sonar y de pronto empezaron a volar cascotes para todos lados y la gente empezó a huir despavorida hacia ningún sitio, sin dar aliento a mujeres y niños, cayeron 90 Bombas de 9 aviones que penetraron por la playa y de dichas bombas varias cayeron sobre la lonja de frutas y verduras de la Plaza de Balmes. Las bombas lanzadas des los aviones sembraron la muerte y la destrucción en todo el edifico, fue un trágico bombardeo que acuso mas victimas, incluso que el Guernica, y que desgraciadamente los políticos y militares de entonces quitaron gran importancia al suceso porque solo cayeron por desgracia tenderos, mujeres y sus pequeños.
            Mas de dos centenares de personas, la mayoría mujeres y niños, eran victimas de una acción criminal dirigida a la población más indefensa y desvalida. Todo parecía premeditado, se había elegido el lugar mas concurrido la hora de mas afluencia del mercado, para el acto más criminal mas bien callado y ocultado en la historia de Alicante, pues en cuestión de segundos centenares de cuerpos quedaron destrozados y calcinados, mientas otros yacían moribundos o mal heridos en medio de un amasijo de cascotes, hierro y trozos de personas mutiladas y todo en medio de la más desoladora confusión del momento.
            Durante varias horas las fuerzas de seguridad y numerosos vecinos de la capital cooperaron en el desescombro y desalojo de las victimas de tan terrible suceso y que colapsaron los hospitales del momento.
            Los informes sobre la catástrofe varían en torno a la cifra de victimas mortales. Para la comisión inglesa que visito Alicante a raíz de las denuncias internacionales, la cifra fue de 236 victimas mortales. El diario socialista “AVANCE” dio al día siguiente la cifra de 250 victimas mortales. El informe de la junta pasiva de Julio del 1938 cifraba en 273 las victimas del bombardeo. Curiosamente, después de la guerra fuentes municipales elevaban  a 313 las victimas mortales del 25 de Mayo.
            El periódico “LIBERACIÓN” de inspiración anarcosindicalista, situaba el fatídico numero de 300 victimasmortales en total. Sea como fuere, lo cierto es que la tragedia tenia unas dimensiones dantescas y exageradas a la vez que no contaba con precedentes en nuestra cuidad de Alicante. El propio alcalde de entonces, Santiago Martí, expresa el sentimiento de indignación popular con unas elocuentes palabras:
(….tengo la seguridad que este pueblo de limpia historia republicana y obrerista no se acordara jamás; mientras quede uno en pie, lucharemos sin descanso defendiendo la Republica y la independencia de España…)
            El señor Alcalde don Santiago Martí deja de ser poco elocuente cuando afirma en su discurso que el alicantino no se acordara jamás de aquel horror y si hay alicantino que vivió aquel horror no creo que se le olvidara aquel fatídico día igual que a los alicantinos que no lo vivimos en primera persona pero oímos como gritan desde sus tumbas aquellos que murieron en aquel horroroso día y que gracias a las personas ya muy mayores que nos contaron el suceso en primera persona no se nos olvidará jamás esa fecha negra de Alicante y sus alicantinos.
            Los aviones, que formaban parte de la guarnición germano-italiana con base en Mallorca, lanzaron su mortífera carga a sabiendas de lo que ello suponía, de echo una comisión de investigación del parlamento que estudio el tema llego a la conclusión tras comprobar que en la cuidad no había ningún (objetivo bélico) ni fabrica de armas ni tropas, que el bombardeo fue un ataque deliberado a  una zona civil e indefensa.
            Las dudas como en todo lo concerniente a lo militar o político se centran en que si la sirena del mercado central sonó o no sonó ese día con la suficiente antelación como para que a la población civil le diera tiempo a llegar a los refugios habilitados para tal situación. Los testimonios son contradictorios y no se puede asegurar que con certeza lo que realmente sucedió aquel día a aquella hora.

            El jueves 14 de febrero del 1991, la citada sirena queda en poder del ayuntamiento de Alicante, que no tenia decidida su ubicación. El concejal de mercados se inclinaba por guardarla en una vitrina que seria colocada en el propio mercado a abastos para que sirva de recuerdo y testimonio de la citada tragedia. Otros en cambio preferían que se colocase en el mismo lugar donde estaba, para que se mantuviese la mayor fidelidad al original.

            Hoy día un suceso de estas dimensiones, no forma parte de la memoria colectiva de una ciudad, que parece haber olvidado por completo aquel día, pues la sirena si que esta en una urna en el propio mercado pero lo más importante, la tumba que a modo de fosa común enterraron a las victimas esta deteriorada y hundida en él más triste olvido por parte de todos, victimas de momentos de terror indescriptible enterrados junto a los fusilados en aquel día y testigo silencioso de la historia de esta nuestra tierra que viéndonos nacer y morir sigue silencioso el paso de los días sin culparnos a dios gracias de aquellas fechas negras en su leyenda.
            Mas de sesenta años después de su construcción, y al amparo de las tendencias conservacionistas que durante la década de los setenta alcanzan un gran auge en el cultura arquitectónica, se aprueba por el ayuntamiento el 21 de diciembre de 1982 el plan especial de edificios protegibles, que entre otros, establece la protección del actual edifico. Este hecho unido al interés municipal por dinamizar la actividad comercial que en el se desarrollaba, hace plantearse la posibilidad de una rehabilitación integral que recupere como espacio para la ciudad la perdida asta entonces Plaza de Balmes, ocupada por las instalaciones de los puestos de frutas y verduras y amplia la superficie de venta mediante  la prolongación de semisótano inicial del mercado por el subsuelo de la citada plaza.
            Con el fin de viabilizar dicha operación se construye un mercado provisional en el solar de la antigua lonja que se abre al público el 1 de diciembre de 1987. tres años después se cierra el ciclo de la citada actuación con la reinaguaracion del remodelado Mercado Central de Abastos de Alicante, operación en la que se han invertido 1.008.000.000 de pesetas y 3 años de  obras y que recupera para la ciudad un edificio de indudable interés en el patrimonio arquitectónico y histórico de la ciudad y para los alicantinos un edifico que ocupa un pequeño lugar en el corazón de todos.
REDACTADO POR: R. G. N.
FECHA : 14 – 02 – 1991
DOCUMENTADO POR: Periódico Información de Alicante
SECCIÓN : Especial Mercado Central.
Mi agradecimiento a cuantas personas y publicaciones, que me aportaron sus conocimientos desinteresadamente.

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Mucho más que un sanatorio republicano

El edificio protegido junto al hospital cuya rehabilitación le exige el Ayuntamiento de Dénia a Marina Salud existía ya antes de la Guerra Civil como sede de un innovador centro naturista de las provincias de Valencia y Alicante

A sólo unos metros de la puerta de Urgencias el hospital comarcal, y amenazado de ruina, se levanta un pequeño edificio. Un inmueble sin grandes alardes arquitectónicos que, según recuerdan los vecinos de La Xara, fue un sanatorio del bando republicano durante la Guerra Civil. Pero es a partir de 2006, cuando se puso en marcha el plan urbanístico para la construcción del hospital en esta partida de Beniadlà, cuando el llamado sanatorio republicano de Beniadlà comenzó a librar la más dura de sus batallas: la de la supervivencia.
El antiguo sanatorio republicano junto al actual hospital de Dénia.
Pese a que el plan urbanístico advertía de la necesidad de conservar el inmueble, protegido por el catálogo municipal de bienes a preservar, la UTE Marina Salud, concesionaria de la sanidad en la comarca y encargada de la construcción del hospital, nunca se tomó en serio esa advertencia. De hecho, no hizo nada al respecto. El hospital abrió sus puertas en 2009 y cinco años después ahí sigue el viejo sanatorio luchando por mantenerse en pie.
La semana pasada, el pleno del Ayuntamiento de Dénia aprobó instar a Marina Salud a cumplir con lo previsto en el plan urbanístico y rehabilitar el inmueble. Un edificio que, dado el papel que ejerció en el pasado, podría encajar perfectamente integrado en el proyecto sanitario.
Ahora bien, el viejo sanatorio republicano de Beniadlà es mucho más que un hospital de la Guerra Civil para el socorro de heridos del bando republicano. Aunque así permanezca en la memoria colectiva de los más mayores del lugar, en realidad el edificio existía ya bastante antes de la contienda que arrancó en 1936. Y tiene una historia anterior igual o más apasionante incluso.
De hecho, no existe constancia documental de que efectivamente el edificio jugara el papel de sanatorio en la Guerra Civil, aunque es muy probable que la memoria colectiva no erre en este caso. De hecho, en aquellos tres años de contienda, un buen número de inmuebles de la partida de Beniadlà fueron reconvertidos para servir a diferentes fines del bando republicano.
Lo que sí que está documentado es que, antes, era ya un sanatorio. Un centro, eso sí, bastante peculiar y muy innovador para la época. Allí tenía su sede el Sanatorio-Escuela Naturista de Dénia, que durante las primeras décadas del siglo XX editaba una publicación: “Helios. Revista vegetariano-naturista”.
El centro editaba en las primeras décadas del siglo XX la revista Helios, que difundía la actividad de las sociedades vegetariano-naturistas de Valencia y Alicante
Así está acreditado en el Arxiu Municipal de Dénia, que guarda una copia de un ejemplar del número 118 de la revista, del año 1926. Fundada y dirigida por Juan García Giner, la publicación tenía al sanatorio de Beniadlà como sede de dirección y administración, aunque se imprimía en Valencia, en los talleres tipográficos “La Gutemberg”.

La portada de la publicación es toda una carta de presentación en toda regla en la que el centro se da a conocer como el “órgano de las sociedades vegetariano-naturistas de Valencia y Alicante, del sanatorio-escuela naturista de Dénia, del Grupo Krisol, de León, y de la Confederación Nacional Naturista Española”.

En uno de los artículos que incorpora la publicación se comunica la dimisión de sus cargos del director del sanatorio, Enrique Jaramillo, y del de la revista, Juan García Giner tras el “leal ejercicio que estos señores prestaron al sanatorio”, del que fue “prueba patentísima la despedida que dieron los enfermos a estos fieles funcionarios al abandonar aquella casa donde tan cariñosamente prestaron sus servicios”.

Otro de los textos relata una excursión realizada por los huéspedes del sanatorio al Montgó. “Entre los montaraces excursionistas descollaron por su incansable voluntad el esforzado Sr. Gutiérrez, las simpáticas y encantadoras Irenita Sánchez y Paquita Taberner, Sres. C. Barrio, J. Sancho, Ruiz Sánchez y los camaradas Rafael Moruno y Julián Díaz, nuestro experto guía Tío Pepe y el humilde cronista”, afirmaba el artículo.

BENIADLÀ, EN LA RETAGUARDIA REPUBLICANA DE LA GUERRA

No resultaría nada extraño que, efectivamente, el viejo sanatorio que a duras penas pervive junto al actual hospital sirviera, durante la Guerra Civil, para auxiliar a los heridos del bando republicano. La partida de Beniadlà, no en vano, jugó un importante papel en la retaguardia republicana durante la contienda.
Numerosas casas de la burguesía allí ubicadas fueron incautadas en la guerra para atender a heridos y desamparados, o para otros fines útiles al bando republicano.

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Clínica Maternal e Infantil Vistahermosa

Constituida el 12 de diciembre del año 1960 como Clínica Maternal e Infantil Vistahermosa, e inaugurada en noviembre de 1963 como CLÍNICA VISTAHERMOSA fue un proyecto liderado por un grupo de médicos, fundamentalmente ginecólogos, para dar respuesta al aumento de la natalidad de los años 60. Es por ello que el centro guarda un lugar muy especial en el recuerdo de miles de alicantinos.

Invitación a la inauguración de la Clínica Vistahermosa en noviembre de 1963

Su imagen era la de un hospital privado Materno-Infantil y se desconocía el resto de servicios que ofertaba. Hasta ese momento el centro estaba dirigido por inversores particulares y el trabajo lo realizaba la orden religiosa “Siervas de Jesús”.

Alzado de la fachada principal de la Clínica Vistahermosa

La clínica fue diseñada por el arquitecto D. Juan Antonio García Solera, entre cuyas obras se encuentran el complejo Vistahermosa o más recientemente el Auditorio de la Diputación de Alicante. Solera concibió la clínica como un “nítido prisma que, aunque de pequeña escala, destacó en la arquitectura alicantina por la coherencia de su lenguaje”. Una arriesgada apuesta por una nueva arquitectura alejada de los planteamientos de la época. El edificio demostró una gran soltura en el diseño de escala media en los que el usuario llegaba a sentirse “como en casa”· pese al uso público.

Hall y Escalera de la Clínica Vistahermosa

Este planteamiento fue básico a la hora de realizar la remodelación en los años 90. A cargo de D. Enrique Bardají Álvarez, D. Francisco Ramón-Borja Badías y D. Luis Guillén Barona, la clínica queda finalmente compuesta por 6 plantas: plantas inferior, baja, primera, segunda, tercera y cuarta.

Fachada principal de la Clínica Vistahermosa

Las obras de ampliación supusieron un incremento de 3850 m2 sobre el total de la superficie construida pasando de tener 66 habitaciones a 96 hábiles. A pesar de la ampliación, sigue conservando el espíritu acogedor y la cercanía por su atención personalizada superando la prueba más difícil: mantener altos los niveles de fidelidad.

Clínica Vistahermosa

Es evidente que la Clínica Vistahermosa ha sabido adaptarse a cada etapa en estos 50 años de vida, sobre todo desde que la compañía aseguradora ASISA se hizo cargo de su gestión en el año 1989. Ese mismo año comienza el proceso de modernización y de cambio de imagen para pasar de “clínica maternal” a un gran complejo hospitalario. Proceso que finaliza 12 años después.

Quirófano

Entre los cambios podemos mencionar una mejor dotación tecnológica orientada a la innovación, creación de áreas de especialización, unidades específicas con equipos integrados, incremento de la capacidad hospitalaria o convenios de colaboración con entidades y programas de formación e investigación, entre otros muchos. Todo ello con un objetivo claro: convertir a la Clínica Vistahermosa en un referente de medicina de calidad para la provincia y alrededores.

Quirófano

Ya en el año 2000 comenzaron a funcionar unidades de referencia que se han expandido a lo largo y ancho de toda la geografía española: Oftalmología, Unidad de Reproducción Asistida y en el año 2002 Traumatología.

Clínica Vistahermosa

En 2003, se inaugura el nuevo complejo con áreas reformadas e innovadoras como los quirófanos, la Unidad de Cuidados Intensivos, el servicio de Hemodiálisis, Nidos, Radiología, Farmacia, Cafetería, Restaurante o el Parking subterráneo. En el 2005 se amplía toda la zona de consultas externas y urgencias con servicio 24 horas de Urgencias Médicas y Pediatría, incluyendo laboratorio y Anatomía Patológica.

Clínica Vistahermosa

Al comenzar 2010 las consultas externas crecen exponencialmente y el hospital comienza a quedarse pequeño. Por ello, se decide buscar otro enclave donde ubicarlas. De esta manera nace Vistahermosa76, un edificio de especialidades muy cerca del hospital donde atender a los pacientes en primera persona con unas instalaciones modernas, espaciosas y dedicadas íntegramente a las consultas ambulatorias.

Vistahermosa 76

La Clínica Vistahermosa ha venido desarrollando desde el año 2001 una política de cambio y modernización mediante el desarrollo de un sistema de gestión de la calidad centrado en una certificación mediante la Norma ISO 9001:2000, que en una primera fase abarcó el proceso de admisión y hospitalización del paciente, así como el laboratorio de la clínica.

Posteriormente, se certificó el área de Nefrología, tanto en Clínica Vistahermosa, como en las instalaciones en Dénia (Clínica San Carlos). En el año 2.004 se certificó la unidad de Reproducción Asistida, con la misma norma ISO y la Unidad de Genética. Actualmente el centro posee una nueva certificación en control medioambiental con la norma ISO 14.001.

Vistahermosa 76

El objeto último de estas iniciativas es prestar una asistencia de la más alta calidad en todas sus dimensiones a los pacientes de la clínica y dotar a la organización de los mecanismos más adecuados para que profesionales que desarrollan su trabajo en la misma se sientan plenamente satisfechos.
Tras muchos años de inversión ininterrumpida, la Clínica Vistahermosa es, hoy por hoy, la clínica de vanguardia de la Costa Blanca.

http://www.yonaciahi.com/historia/

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
©RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR
A %d blogueros les gusta esto: