Archivo del sitio

De buitres y riscos en la Penya Migjorn (Xixona)

No solo en el barranco del Cint, en Alcoy, es posible observar buitres en la provincia de Alicante, pues estas aves carroñeras han encontrado en Xixona un lugar escarpado y tranquilo donde reposar.

Al oeste de la villa turronera de Xixona (Alicante) se erige la rocosa Penya Migjorn (Peña del Mediodía), con 1226 metros de altitud. Junto con el macizo del Maigmó (1296 msnm), constituye una de las atalayas naturales —ambas de forma cónica— que flanquean el acceso, desde el sureste, a la amplia hoya de Castalla. Es también conocida como Peña Roja (o Peñarroya), tal vez por la coloración rojiza de las cautivadoras paredes rocosas de su cúspide. Las mismas que, tal vez, atraen a decenas de buitres llegados desde otros puntos.

Penya Migjorn, vista desde el noreste.

Según indican desde el cercano Parc Natural de la Font Roja y desde el Centre Excursionista de Xixona, los buitres que se observan, casi a diario, sobrevolando la majestuosa Penya Migjorn pueden proceder de la colonia establecida en la sierra de Mariola y, más concretamente, en el barranco del Cint, a poca distancia de la ciudad de Alcoy.

En tal paraje cuentan con un comedero que, entre los años 2000 y 2017, ha gestionado de forma altruista el grupo conservacionista del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS-Alcoy). Mediante el Projecte Canyet, esta entidad se propuso reintroducir el buitre leonado en la sierra de Mariola, lo cual tuvo tanto éxito que, desde la primera suelta de ocho ejemplares en noviembre del año 2000 —más otras posteriores— se ha consolidado una numerosa colonia reproductora de varias decenas de ejemplares.

El Ayuntamiento de Alcoy aseguró en enero de 2017 que se haría cargo del mantenimiento de la colonia, cuyas tareas consisten, principalmente, en subir grandes piezas de carne al comedero controlado del paraje.

Esto es debido a las peticiones que FAPAS venía realizando desde hacía tiempo, pues carecían de fondos y de voluntarios suficientes para continuar con el proyecto. Afortunadamente, todo parece indicar que la colonia de buitres se mantendrá y seguirá visitando la cercana Penya Migjorn de Xixona.

Los buitres pueden superar grandes distancias aprovechando las corrientes térmicas, por lo que no sería extraño que, tanto en Alcoy como en Xixona, hubiera ejemplares procedentes de otras regiones. Además, aunque en la Penya Migjorn no existe un comedero controlado por el hombre, se pudo comprobar que, al menos desde el año 2015, el buitre leonado nidifica en los vertiginosos riscos del paraje.

Buitre leonado sobrevolando la Peña Migjorn.

Pero esta sierra no es solo interesante por la posibilidad de observar a estas grandes aves carroñeras, pues el entorno más cercano a la cumbre presenta increíbles paisajes dominados por escarpados riscos y barrancos.

Existe un itinerario circular señalizado como PR-CV 212, de 12,4 kilómetros de longitud y unas 5 horas de duración, que permite visitar y conocer el lugar. La ruta parte del núcleo urbano de Xixona, en el barranco de la Font, y pasa junto a los restos del castillo islámico de la población, el cual se erige sobre una atalaya desde la que se observa una perfecta panorámica del municipio. El castillo fue erigido en el siglo XII y, más tarde, fue ocupado por los cristianos.

La Torre Grossa, de 16 metros de altura, es la parte que más destaca actualmente del castillo, aunque aún se observan los vestigios de su doble recinto amurallado. Desde la maltrecha fortaleza, tan solo hay que seguir las indicaciones del PR correspondiente (212), que no hay que confundir con las de las fuentes del Roset y de Vivens (112), las cuales enlazan con esta en algunos puntos.

Durante el ascenso a la Penya Migjorn, ya casi en la cumbre encontramos la interesante Paret del Cantil, en el entorno geológico más sorprendente de la ruta y donde, además, hay que trepar un poco. El vértice geodésico ofrece una espectacular panorámica del entorno y, si hay suerte, es el mejor punto de la ruta para observar detenidamente a los buitres.

Durante el descenso, uno de los rincones más sorprendentes lo encontramos en la cueva dels Corrals (en el barranco del mismo nombre), lugar abrigado por increíbles paredes rocosas donde, además, hay un aljibe.

Riscos junto a la Paret del Cantil, a poca distancia de la cumbre.

Si la ruta sin buitres ya sorprende, encontrarlos allí arriba, volando a más de 1200 metros de altitud, es todo un regalo. En nuestro caso ascendimos un día soleado en diciembre de 2016 y, tras comprobarlo en diferentes ocasiones, llegamos a contar 11 ejemplares. Aquellos excursionistas que se animen a coronar la fascinante Penya Migjorn no deben hacerlo creyendo a ciencia cierta que observarán buitres, pues nunca se sabe dónde estarán. En cualquier caso, esta cumbre es, sin lugar a dudas, una de las esenciales de la provincia de Alicante.

De buitres y riscos en la Penya Migjorn (Xixona)                                                © Web del Autor →

REDACCIÓN: 26 enero, 2017 Adán Agulló

ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.

Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.

Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.

Anuncios

EL DÍA QUE TOCARON LAS NARICES A FIGUERAS PACHECO… CON EL TURRÓN

 “Por aquellos tiempos, el Rey contrajo matrimonio con una princesa escandinava, por lo cual ésta tuvo que venir a estas tierras dejando atrás su frío país de origen. La princesa se sintió muy triste al no poder disfrutar de los bellos paisajes de su país llenos de nieves perpétuas. El rey, desesperado por ver a la nueva reina decaída, para evitar su tristeza, tuvo la idea de plantar por todos sus territorios, alrededor del castillo, miles de almendros. De este modo, cuando los almendros florecieron, sembraron el paisaje de tonalidades blancas, de tal modo que todo parecía nevado, y la princesa volvió a recuperar su felicidad. Los habitantes de Jijona, a partir de ese momento, aprendieron a recoger los frutos de los almendros y a tratarlos, elaborando así las primeras muestras de turrón y derivados”

(Leyenda extraída de la web Turrones y Dulces)

La historia del turrón, aunque clara y conocida por todos los alicantinos, no está exenta de leyendas negras o falsedades.

Una de ellas, la que sitúa su origen en Barcelona ,durante la Peste Negra, tocó (y mucho) las narices al bueno de D. Francisco Figueras Pacheco.

Y mira que tenía que ser dificil enfadar a este ilustre Cronista.

Os lo contamos, tal y como lo relató Emilio Soler en su sección Pretérito Imperfecto, del Diario Información de Alicante, el 6 de abril de 2003.

Antes de nada, debemos fijarnos de nuevo en la figura de Francisco Figueras Pacheco, Cronista Oficial de Alicante desde 1908 hasta 1960, fecha de su fallecimiento en su vivienda del barrio de Benalúa. Su repentina ceguera a una edad muy temprana no le impidió ser uno de los precursores de la arqueología alicantina y autor de múltiples obras históricas. Entre ellas, una titulada “La sabrosa historia del Turrón primacía de los de Jijona y Alicante”.

Pacheco comenzó su relato con mucho humor, citando a uno de los personajes más famosos de la literatura de Gabriel Miró: Sigüenza. Recordó cuando entró el propio Sigüenza (Miró) en una pastelería de Barcelona, y vio “los muros de turrón, ya en cajas, ya en su dorada desnudez con sus lunares de canela”. Una conversación con el dueño de la pastelería llevó a nuestro personaje a conocer que el origen del turrón se remontaba, según los barceloneses, al año 1703, cuando hubo una terrible epidemia de peste negra en la Ciudad Condal , que fue una ruina para el gremio.

Los dulceros catalanes decidieron entonces abrir un concurso de pasteles “ofreciéndose recompensa a los de gusto más regalado que puedan resistir un mes sin malearse y que tengan la semejanza de piedra”; y claro, como eran catalanes, también dijeron en las bases “que vendido al precio de todos los pasteles, dejen un beneficio del cincuenta por ciento”.

Poderoso Caballero Don Dinero.

Sigüenza escuchó incrédulo el final de la historia: “participaron trece gremios; y triunfó Pablo Turrons. El pastel tiene una cabal semejanza con un pedazo de piedra de granito, está hecho de miel, de avellanas y de piñones…”

En ese punto retomó Figueras Pacheco la historia, proponiéndose demostrar que la cuna del turrón era Xixona y Alicante, y no Barcelona.

Vamos…., en otras palabras, que la explicación del pastelero barcelonés le toca las narices

“Su prestigio no data de cuatro días, sino que es ya varias veces centenario. La fama de nuestro sabroso compañero del pavo, peina canas tan abundantes y tan blancas,como la nieve de Mariola y de la Carrasqueta, en cuyo torno se elabora por miles de quintales, nuestro dulce más típico de Navidad”.

Figueras Pacheco recordaba la composición de los antiguos turrones, citando la obra del Déan Bendicho “Crónica de la Muy Ilustre, Noble y Leal Ciudad de Alicante”, escrita en el siglo XVII y que permaneció inédita hasta 1960: “el turrón que comúnmente dicen de Alicante, fabrícase sólo de miel y almendras, parecen sus trozos jaspes blancos”.

El propio Figueras remachó su aseveración: “hubo un tiempo que llamaríamos la edad de oro de los turrones, en que estos no estuvieron compuestos más que de almendras y miel. Cuando las primeras entraban machacadas en la pasta, el turron se llamaba de Jijona; y cuando sólo se reducían a trozos, se le llamaba de Alicante. El primero blando; el segundo duro. Se les sigue llamando así a los típicos de una u otra clase”. 

No contento, Figueras Pacheco hizo un repaso a todos los documentos que encontró en el Archivo Municipal de Alicante y que nos hablaban maravillas de la industria turronera alicantina en el siglo XVII, incluido un pleito contra el Colegio de la Cera de Valencia, que pretendía incorporar a los confiteros alicantinos a su organización y someterlos a sus estatutos.

Pero había más.

Mostrándonos sus conocimientos, don Francisco rescató una obra teatral de Lope de Rueda (1505-1565), “Los lacayos ladrones”, en la que el protagonista se pasaba el día repartiendo golpes entre sus criados porque “se le habían comido el turrón de Alicante que tenía guardado en su escritorio”.

Así pues, que no nos toquen nuestro producto más característico.

Parece más que evidente que durante el reinado de Carlos V el turrón ya era famoso por estos lares.

Así fue.

Y así erá siempre

(CC) Asociación Cultural Alicante Vivo | www.alicantevivo.org

PARA CONTINUAR LEYENDO ESTE Y OTROS ARTICULOS DIRIGIRSE A:

REDACCION: alicantevivotest Just another WordPress.com site

ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.

Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.

Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.

Los orígenes del helado en Jijona.

Jijona es la cuna del turrón y del helado. Ambas industrias están ligadas por sus orígenes y han evolucionado a la par, en el transcurso del tiempo.


Jijona es la cuna del turrón y del helado. Ambas industrias están ligadas por sus orígenes y han evolucionado a la par, en el transcurso del tiempo. Su diferencia es que la primera es sedentaria y localizada en Jijona, y la segunda es nómada y andante. La elaboración del helado es un arte que viene promovido por el carácter impulsivo y la inquietud aventurera de los jijonencos.

Allá por el siglo XV, empezaron a construirse las Cavas o Pous de Neu, como el que aún conservamos en lo alto de la Sierra de La Carrasqueta, donde se almacenaba y se conservaba la nieve para luego utilizarla en la producción del helado. Ahí es dónde se empezó a fraguar esta industria.

Pero no fue hasta 1914, año en el que estalló la I Guerra Mundial, cuando los jijonencos iniciaron su dedicación plena a la industria heladera debido al éxodo rural, la aparición del hielo artificial, los campos amenazados por la filoxera. También, por la posibilidad de compatibilidad de la venta del turrón en invierno y de helado en verano, y sobre todo, a la estacionalidad de la campaña turronera.

Esta situación la describe a la perfección Teodoro Llorente, en su libro “Valencia”, escrito a mediados del siglo XIX:“Los industriosos jijonencos, se esparcen por toda la península, pasan algunos los Pirineos, llegando hasta Marsella y hasta París, y aún más allá, mientras otros cruzan el mediterráneo y venden sus mercancías en Argel y Orán a moros y cristianos”.

El sector del helado es un sector muy dinámico y se encuentra siempre en constante renovación. Como muestra de ello, nos encontramos desde 1980, a la Asociación Nacional de Heladeros (ANCHCEA) que tiene su sede en Jijona y, la cual se encarga de organizar la Feria Intergelat, Feria Internacional del Helado Artesano.

La industria del helado ha ido incorporando mejoras y nuevas tecnologías en su proceso de producción. Sin embargo, siempre conservará el espíritu de artesanía, recordando a aquellos jijonencos madrugadores que elaboraban los helados con sus propias manos, ayudados de rudimentarias y delicadas maquinarias, para luego salir a las calles españolas a venderlos con el típico carro de los helados.

Hoy en día, existe el título de experto en elaboración artesanal de helados, que expide la Universidad de Alicante, y que patrocinan e imparten clases en su mayoría, miembros de la ANCHEA y embajadores de Jijona, a su vez.

Ahora ya conoces los orígenes del helado. ¡Anímate a venir a Jijona a probarlo!

5 OCTUBRE, 2015 POR TURISMO                                                                © Web del Autor →

ORIGEN DEL ARTICULO: http://www.jijonaturismo.com/los-origenes-del-helado-en-jijona/

ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.

Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.

Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.

24 de julio de 1600. Milagro de San Sebastián al Raval

Llegada de los molineros al Raval. Dibujo Marga Galiana.

En el verano de 1600 la peste, que procedía de Castilla y que había atacado una amplia zona situada entre Játiva y Alcoy,  rondaba Xixona. Las noticias que llegaban eran alarmantes.


Lee el resto de esta entrada

Consejo Regulador del Turrón de Xixona.

La almendra y la miel ya fueron utilizadas en Al-Ándalus para la fabricación de numerosos dulces. 


Lee el resto de esta entrada

La almendra y el turrón de Jijona

 Vamos a intentar que conozcas un poquito más la tradición de la almendra en Jijona.

Lee el resto de esta entrada

El turrón más caro del mundo nació en París.

“Hoy vender con el lema ‘lo más caro’ es poco motivador”
El eslogan más famoso en el mundo de este dulce surgió de una visita del dueño de 1880 a una corbatería de la capital gala.
La marca catapultó el producto en el siglo pasado, pero los expertos en publicidad ven improbable que triunfara en la época actual.
A %d blogueros les gusta esto: